Skip to content

Por Cierto, Malas Noticias – Playboy Abrió la Compuertas y Ahora la Cultura se Está Ahogando

14 octubre 2015

clip_image002

Por Cierto, Malas Noticias – Playboy Abrió la Compuertas y Ahora la Cultura se Está Ahogando

Por Albert Mohler

Una parábola venerable de un Chino Confuciano decía de un hombre anciano que había visto a los emperadores y los acontecimientos yendo y viniendo, y observado desde su cosmovisión confuciana que las buenas noticias y malas noticias eran a menudo difíciles de distinguir. “¿Buenas noticias? ¿Malas noticias? ¿Quién puede decir ?,” él respondía a cualquier noticia de sus vecinos.

Pensé en esa parábola cuando leí los titulares que anunciaban la noticia de que Playboy cesaría la publicación de fotografías de mujeres desnuda en su revista. Desde cualquier punto de vista moral, esto debe parecer como una buena noticia. Los titulares podrían sugerir que Playboy ha tenido un cambio de corazón. Una mirada más cercana a la historia, sin embargo, revela una realidad moral muy diferente. Playboy reconoció que su decisión no tenía nada que ver con ninguna admisión de que la pornografía es moralmente incorrecta. En cambio, los editores de la revista estaban reconociendo que su producto ya no era viable comercialmente como pornografía explícita, porque la pornografía es tan penetrante en la era de Internet que nadie tiene que comprar su producto.

Scott Flanders, CEO de Playboy, dijo a los medios que su producto había sido superado por la cultura en general. “Estás a un clic de distancia de todo acto sexual imaginable de forma gratuita. Y es sólo cosa del pasado en esta coyuntura.”

Esa es una de las declaraciones moralmente más reveladoras de los últimos tiempos. Playboy ha sobrevivido a su capacidad de transgredir y presionar los límites morales. De hecho, fue una víctima de su propio triste éxito. La pornografía es una parte tan generalizada de la sociedad moderna que Playboy es ahora víctima comercial de la misma revolución moral que simbolizaba y promovió durante décadas.

Al informar sobre la historia, Ravi Somaiya de The New York Times comentó: "Ahora, cada adolescente tiene un teléfono con conexión a Internet en su lugar. Las revistas pornográficas, incluso aquellas tan famosas como Playboy, han perdido su valor de impacto, su valor comercial y su relevancia cultural.”

Esa es una evaluación impresionante y tristemente precisa en los tres frentes. Las revistas emblemáticas de la revolución sexual, las mismas revistas que promovieron la revolución sexual y abrieron las compuertas a la pornografía más explícita y gráfica, han perdido su capacidad de sorprender, su capacidad para venderse al público, así como su relevancia cultural – y es precisamente porque la cultura se ha convertido en Playboy y lo que fue una vez impactante ahora es una característica de la cultura estadounidense.

Playboy una vez tuvo una circulación pagada de cerca de 8 millones. Según el Times, sólo tiene 800.000 suscriptores ahora. El mercado es mucho más grande que nunca, pero el mercado es ahora la perversidad polimorfa de la era digital.

“Esa Batalla se ha Luchado y se ha Ganado”

Otro comentario muy revelador de Flanders fue más ambicioso. “Esa batalla se ha luchado y se ha ganado", dijo. “Esa batalla,” debemos tener en cuenta, fue la batalla declarada para derrocar todo un sistema de moralidad sexual que una vez había definido la pornografía como pecado y afirmó la responsabilidad de una sociedad civilizada por defender la dignidad del sexo y la santidad del matrimonio.

Como Elizabeth Fraterrigo, autor de Playboy y la Creacion de la Buena Vida en la América Moderna, señaló: "la revista Playboy desempeñó un papel importante en la definición de una alternativa, a menudo controvertida, y la versión altamente resonante de la buena vida."

Ese era el objetivo del fundador de Playboy Hugh Hefner. Hefner se vio a sí mismo como un revolucionario moral, aun presumiendo que Playboy "sin duda ha permitido abrir las compuertas" a la avalancha de libertinaje sexual que alentó, comercializó y simbolizó.

Flanders dijo al Times que el mundo ha adoptado la cosmovisión Hefner hasta el punto en que sus puntos de vista libertarios sobre toda una serie de cuestiones morales y sociales están ahora tan ampliamente compartidos que la capacidad de la revista para empaquetar la pornografía es anticuada.

Por casi cualquier medida, esas declaraciones resuenan como verdad.. La pornografía es ahora la corriente principal de entretenimiento y disponible 24/7 a sólo un clic de distancia.. La visión de la sexualidad glorificada por Playboy ya no está a la vanguardia del cambio moral. Playboy ganó la batalla y ahora puede dejar el campo de batalla herido comercialmente pero culturalmente victorioso.

La Filosofía Playboy y su Teología Subyacente

Hugh Hefner nunca fue menos ambicioso y nunca ocultó sus metas. Quería transformar la moral sexual americana y romper la moral sexual judeocristiana que una vez fue dominante en la cultura. Él presentó lo que él identifica como la filosofía de Playboy de la vida, y empaquetó el producto como una forma de vender a los hombres sobre la objetivación sexual de las mujeres – a la vez afirmando presentar un retrato de sofisticada sexualidad masculina que era a la vez atractiva y libre de las ataduras de la moral tradicional.

Detrás de toda filosofía moral yace una teología. En el caso de Hefner, esa teología estaba también a la vista del público. El dijo a la periodista Cathleen Falsani que era una "persona espiritual, pero no quiero decir que creo en lo sobrenatural." Él dijo que él cree en un creador, pero no en el Dios de la Biblia.

Según ha explicado: "Yo no creo en el Dios bíblico, no en el sentido de que no existe, sólo en el sentido de que yo sé racionalmente que el hombre creó la Biblia y que inventó nuestra percepción de lo que no conocemos ".

Además: "Insto a todos a vivir esta vida como si no hubiese recompensa en el más allá y que lo hagan de una manera moral que le ssea mejor para usted y los que le rodean, y que dejen este mundo un poco mejor que cuando lo encontraron.”

Como lo entiende Falsani, hubo un " Teología Playboy " que explicaba la filosofía Playboy:

“Hef no cree en un" Dios bíblico, ‘pero él es bastante inflexible acerca de la existencia de un "Creador". Él no ha estado en un servicio de la iglesia que no fuese una boda, funeral, o bautismo desde que era estudiante en la Universidad de Illinois en la década de 1940, pero dice que adora en forma regular mientras camina por el terreno de su propio patio trasero. Y él sigue un sistema de moral, pero no los que extrae del metodismo de su infancia, o al menos no los que pertenecen a la sexualidad ".

Una teología que rechaza el "Dios de la Biblia" y cualquier noción de juicio divino o la otra vida es esencial para la Filosofía Playboy, y el derrocamiento del cristianismo como un sistema de creencias que precede al rechazo de la moral sexual cristiana. Y todo esto vino cuando Hugh Hefner hizo millones explotando a la mujer e incorporó la pornografía.

¿Buenas Noticias? ¿Malas noticias? ¿Quién puede decir?"

Los titulares anunciando que Playboy ya no cuenta con fotografías de desnudos de mujeres parecían buenas noticias, pero la historia de fondo es horrible en términos morales. Playboy abrió las compuertas y la pornografía ahora impregna toda la cultura. La filosofía moral de Hefner y su teología subyacente son ahora la corriente principal en América, y el actual CEO de Playboy pueden afirmar “la batalla se ha luchado y se ha ganado.”

Lo que usted debe saber en esa afirmación de victoria es la caída de una civilización entera y el consenso moral que hizo que esa civilización fuese posible. Por cierto, cualquier persona moralmente sana debe reconocer eso como horriblemente una mala noticia.

***

Ravi Somaiya, “Playboy to Drop Nudity as Internet Fills Demand,” The New York Times, Tuesday, October 12, 2015.

Cathleen Falsani, The God Factor (New York: Sarah Critchton Books, Farrar, Straus and Giroux, 2006). Quotations from pages 23 & 25.

Elizabeth Fraterrigo, Playboy and the Making of the Good Life in Modern America (New York: Oxford University Press, 2009), page 3.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: