Skip to content

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Te prometió Dios Prosperidad?

27 septiembre 2015

clip_image002

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Prometió Dios Prosperidad?

Jeremías 29:11

Por Cameron Buettel

¿Qué significa este versículo para usted?

La mayoría de nosotros hemos escuchado esa pregunta antes -que se esconde en el interior de un sinnúmero de estudios bíblicos y clases de escuela dominical. Es una mentalidad posmoderna que se ha vuelto omnipresente en la iglesia.

Al leer un libro, un artículo, o una entrada de blog, entendemos implícitamente que su significado está ligado a la intención del autor. Lo mismo debería ser cierto para la Escritura, – solo Dios es el árbitro de lo que quiere decir a través de lo que Él ha revelado en su Palabra. Sin embargo, las Escrituras ahora están sujetas a los caprichos del lector, que es propenso a leer la experiencia personal en el texto en lugar de descubrir -y venir bajo – su verdad objetiva. Las peores formas de esto son cuando la gente piensa que están ayudando Dios a mejorar en Su perfección, higienizar Su historia, y suavizar los bordes agudos de Su verdad.

La vida no es tan subjetiva como nos gustaría pensar. No logramos decidir qué significa una luz roja cuando nos acercamos a una señal de tráfico. Los gerentes de los bancos no pueden determinar arbitrariamente el saldo de su cuenta. Y, por suerte, las aerolíneas no contratan pilotos que toman la libertad de decidir qué "pista de aterrizaje" significa para ellos. Es absurdo pensar que podemos acercarnos a la Palabra de Dios con los estándares más bajos. Dios dice lo que quiere decir y quiere decir lo que dice, siempre habla sin error, y ha tenido la gracia de hablar con nosotros con sencillez y claridad.

El tsunami de la predicación tópica que vemos hoy ha marcado con una cicatriz el paisaje evangélico. Un mensaje tópico no es malo en sí mismo, pero los problemas son inevitables cuando eso se convierte en la dieta principal de una congregación. Los pastores que predican textos separados de su contexto siempre engendran congregaciones que interpretan los textos separados de la intención del autor. El resultado es que muchos creyentes hoy en día tienen una propensión a tratar la Palabra de Dios según su propia mezcla heterogénea privada de teología.

Otro lugar donde ve esta tendencia – interpretando versículos fuera de contexto – en acción es al escoger un “versículo para la vida.” Muchos cristianos gustan de tomar un versículo que hable a ellos y tratan de hacerlo el tema para sus vidas. No es ninguna sorpresa que ninguno de los pasajes relativos al juicio de Dios están a su altura. En cambio, las promesas espectaculares de bendición y éxito imperan.

Y sentado en la cima de la montaña de los versículos evangélicos que con frecuencia malversan y mal aplican es Jeremías 29:11, “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”

Todo es Acerca de Ti

Como era de esperar, Jeremías 29:11 es versículo común al que acude el pastor celebridad, Joel Osteen. Su comida rápida es que "Dios quiere verte florecer en esta vida. Él quiere verte salir más fuerte, más sabio, enaltecido y promovidos de las complicaciones. Quiere darte esperanza en tu ingreso final y verte llegar a un final floreciente.” [1] Joel Osteen, Today’s Word with Joel Osteen— May 29, 2012 (Devotional).

Andy Stanley, pastor de la congregación más grande de Estados Unidos, dice: “Puede que no sepamos a ciencia cierta todo lo que nuestro futuro nos depara, pero sabemos que Dios piensa buenos pensamientos para con nosotros, para darnos un futuro y una esperanza.” [2] https://thekingdomcorner.wordpress.com/2009/08/10/andy-stanley-life-may-be-uncertain-but-god-isnt/

Rick Warren también tipifica este enfoque centrado en uno, en su libro, La Vida Con Propósito:

Si se ha sentido sin esperanza, ¡espérese! Cambios maravillosos ocurrirán en su vida cuando comience a vivirla con propósito. Dios dice, "Yo sé lo que estoy planeando para ustedes…’Tengo buenos planes para ustedes, no son planes para hacerles daño. Les daré esperanza y un buen futuro.” [3] Rick Warren, The Purpose Driven Life (Grand Rapids: Zondervan, 2012) 35..

Uno tiene que preguntarse si Osteen, Stanley, o Warren entienden cuan mal han mal interpretado y aplicado erróneamente la Palabra de Dios, y cómo han engañado a sus seguidores. Le dan cero reconocimiento de a la intención original del autor o de su audiencia original cuando despojan este versículo de su entorno bíblico. Leyendo Jeremías 29:11 en contexto pinta un cuadro totalmente diferente y ofrece una verdad mucho más profunda.

No Es Sobre Usted

La nación de Israel había sido tomada por los babilonios en cautiverio. El templo, así como toda la ciudad de Jerusalén, estaba en ruinas. Su rey estaba en cadenas con los ojos arrancados. La gloria de Israel como nación había terminado. Pero en medio de esa terrible situación, Dios habló a través de Su profeta Jeremías:

4 Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel, a todos los desterrados que envié al destierro de Jerusalén a Babilonia: 5 “Edificad casas y habitad las, plantad huertos y comed su fruto. 6 “Tomad mujeres y engendrad hijos e hijas, tomad mujeres para vuestros hijos y dad vuestras hijas a maridos para que den a luz hijos e hijas, y multiplicaos allí y no disminuyáis. 7 “Y buscad el bienestar de la ciudad adonde os he desterrado, y rogad al Señor por ella; porque en su bienestar tendréis bienestar.” 8 Porque así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: “No os engañen vuestros profetas que están en medio de vosotros, ni vuestros adivinos, ni escuchéis los sueños que sueñan.9 “Porque os profetizan falsamente en mi nombre; no los he enviado” —declara el Señor. 10 Pues así dice el Señor: “Cuando se le hayan cumplido a Babilonia setenta años, yo os visitaré y cumpliré mi buena palabra de haceros volver a este lugar. 11 Porque yo sé los planes que tengo[f] para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza. 12 “Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. 13 “Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón. 14 “Me dejaré hallar de vosotros” —declara el Señor— “y restauraré vuestro bienestar y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os expulsé” —declara el Señor— “y os traeré de nuevo al lugar de donde os envié al destierro.”

15 Por cuanto habéis dicho: “El Señor nos ha levantado profetas en Babilonia” 16 (pues así dice el Señor acerca del rey que se sienta sobre el trono de David, y acerca de todo el pueblo que habita en esta ciudad, vuestros hermanos que no fueron con vosotros al destierro), 17 así dice el Señor de los ejércitos: “He aquí, yo envío contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia, y los pondré como higos reventados que de podridos no se pueden comer. 18 “Los perseguiré con la espada, con el hambre y con la pestilencia, y los haré motivo de espanto para todos los reinos de la tierra, para que sean maldición, horror, burla y oprobio entre todas las naciones adonde los he arrojado, 19 porque no han escuchado mis palabras” —declara el Señor— “que les envié repetidas veces por medio de mis siervos los profetas; pero no escuchasteis” —declara el Señor. 20 Oíd, pues, la palabra del Señor, vosotros todos los desterrados, a quienes he enviado de Jerusalén a Babilonia. (Jeremías 29:4-20)

En contexto, el versículo 11 no está claramente pensado como una carta de amor o una promesa de bendición para los creyentes individuales en el siglo veintiuno.

Y aquí hay algunos otros puntos a considerar: ¿Cómo Joel Osteen, Andy Stanley, y Rick Warren saben que Dios está hablando directamente a sus feligreses en el versículo 11, pero no en Jeremías 29:17-19, donde Dios promete enviar "la espada, el hambre y la pestilencia "? ¿Han considerado que las promesas tranquilizadoras de Dios en el versículo 11 se dieron a Israel, mientras que Él tiene el pie sobre su cuello para juicio (Jeremías 29: 4)? ¿Qué pasa con el hecho de que los que recibieron la promesa en el versículo 11 probablemente no vivieron para experimentar su cumplimiento setenta años más tarde (Jeremías 29:10). Y en su exégesis egoísta, ¿pueden captar la ironía de que Israel estaba en la esclavitud de Babilonia porque escucharon a los profetas que hacían cosquillas a sus oídos (Jeremías 29: 8-9)?

Hay algo mucho más grande y eternamente significativo que podemos aprender de esta historia en su verdadero contexto. ¡Dios no abandona a Su pueblo! A pesar de su pecado, Dios fue implacablemente fiel a Sus pactos en relación con el futuro de Israel y su Mesías prometido. Ni siquiera el cautiverio babilónico podría evitar que Sus promesas se cumplieran.

Igualmente Sus promesas a nosotros como creyentes del Nuevo Testamento referentes a nuestro llamado y elección son también inquebrantables (Juan 10:27-29). Y proporcionan un consuelo mucho más duradero que los versículos del Antiguo Testamento arrancados fuera de contexto y malversados ​​para las audiencias modernas.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150925
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: