Skip to content

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Por Qué Orar en el Nombre de Jesús?

23 septiembre 2015

clip_image002

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Por Qué Orar en el Nombre de Jesús?

Juan 14:14; Mateo 21:22; Marcos 11:24; 1 Juan 5:15

Por Jeremiah Johnson

¿Cómo se parecen sus oraciones a la de otras personas?¿Está expresando sumisión al Señor y Su voluntad para su vida? ¿O se acercas ante Su trono con una lista exhaustiva de cosas deseadas?

Si somos honestos, todos somos en ocasiones culpables de tratar a Dios como un genio místico o Santa Claus, como si Él existiese sólo para cumplir con nuestras peticiones. A menudo, tal impertinencia es el resultado de una fe inmadura, una falta de visión espiritual, y de prioridades no bíblicas. No debe ser la norma.

Sin embargo, hay algunos que dicen conocer y amar al Señor, que habitualmente se acercan a El con ese tipo de presunción, y descaradamente lo defienden con las Escrituras, específicamente, Juan 14:14, "Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré "(otros versículos son similarmente abusados, incluyendo Mateo 21:22, Marcos 11:24, y 1 Juan 5:15).

Ese versículo es uno de los favoritos dentro del movimiento de la Palabra de Fe –un subconjunto de la iglesia carismática que alberga a la mayoría de los predicadores extravagantes de la prosperidad que se ven en TBN, junto con todos los demás defensores de la teología carismática de "salud y riqueza". En su libro Caos Carismático, John MacArthur define el movimiento de esta manera:

Como el nombre de "Palabra de Fe" implica, este movimiento enseña que la fe es una cuestión de lo que decimos más de en quien confiamos o qué verdades abrazamos y afirmamos en nuestros corazones. Un término favorito en el movimiento de Palabra de Fe es la "confesión positiva". Se refiere a la enseñanza de Palabra de Fe que las palabras tienen poder creativo. Lo que usted dice, dicen los maestros de Palabra de Fe, determina todo lo que te sucede. Sus "confesiones", es decir, las cosas que dices -especialmente los favores que usted demanda de Dios, todos deben indicarse de forma positiva y sin vacilar. Entonces Dios está obligado a contestar [1] John MacArthur, Charismatic Chaos , (Grand Rapids: Zondervan, 1992) 281.

Mientras que sólo hay diferencias microscópicas entre esa teología y el psico-balbuceo centrado en el hombre como el poder del pensamiento positivo, el movimiento de Palabra de Fe legitima sus mentiras con un montón de lenguaje doble que suena bíblico, y el texto de prueba ocasional arrancado de su contexto y torcido dejándolo irreconocible. He aquí un ejemplo señalado en Caos Carismático:

La confesión positiva enseña a la gente que sus palabras son determinantes. Dios ya no es el objeto de la fe; los devotos de Palabra de Fe aprenden a poner su fe en sus propias palabras, o como [Kenneth] Hagin sin rodeos lo pone, "la fe en [tu] propia fe." Trate de seguir su lógica en su intento de fundamentar ese concepto:

¿Alguna vez te detienes para pensar en tener fe en tu propia fe? Evidentemente Dios tenía fe en Su fe, porque Él dijo las palabras de la fe y aconteció. Evidentemente Jesús tenía fe en su fe, porque Él habló a la higuera, y lo que El dijo aconteció.

En otras palabras, tener fe en tus palabras es tener fe en tu fe.

Eso es lo que tienes que aprender a hacer para obtener cosas de Dios: Tened fe en tu fe. . . . . . .

Los creyentes de Palabra de Fe ven sus confesiones positivas como un conjuro por el cual pueden conjurar cualquier cosa que deseen. “Lo creas en tu corazón; decirlo con la boca. Ese es el principio de la fe. Usted puede tener lo que usted declare, "Kenneth Hagin afirma. Citando a Juan 14:14 ("Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré."), haciendo caso omiso de las claras implicaciones de la frase "en mi nombre", ellos consideran ese versículo como una promesa incondicional que pueden utilizar para obligar a Dios a concederles cualquier cosa que se imaginen. [2] Charismatic Chaos , 284-285.

Peor aún, los maestros de Palabra de Fe rechazan el mandato bíblico de presentar sus peticiones conforme a la voluntad de Dios, afirmando que tal sumisión no es bíblica. En su libro, John MacArthur cita dos ejemplos de predicadores de la prosperidad (Fred Price y Robert Tilton) que guiaron a sus seguidores a orar por las bendiciones y sembrar semillas monetarias que excedían a sus medios financieros. A continuación, explica:

Tenga en cuenta que tanto Price como Tilton declinan la oración: "Si es tu voluntad." Esa es una característica común de los maestros de Palabra de Fe. Como hemos señalado, les gusta citar a Juan 14:14, “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.” Pero 1 Juan 5:14 esta notablemente perdido de su base de datos: "Esta es la confianza que tenemos delante de él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye "(énfasis añadido). Hagin va tan lejos como para afirmar que tal verdad no se enseña en el Nuevo Testamento:

Debido a que no entendíamos lo que dijo Jesús, y porque hemos estado religiosamente lavados del cerebro en lugar de ser enseñados por el Testamento hemos diluido las promesas de Dios y vamos en pos de algo que Jesús no dijo, y le añadimos otra: "Bueno, El estará bien si es Su voluntad, pero puede que no sea Su voluntad," la gente ha dicho. Y, sin embargo, usted no encontrará ese tipo de palabras en el Nuevo Testamento.

Hagin también ha escrito, "No es bíblico orar: ‘Si es la voluntad de Dios.’ Cuando se pone un "si" en su oración, usted está orando en duda.” [3] Charismatic Chaos, 287.

Tal flagrante desprecio por la voluntad de Dios debe activar las alarmas espirituales y ofender la conciencia de todos los que verdaderamente conocen y aman al Señor.

Ciertamente esa no fue la actitud que Cristo encomendó a Sus discípulos cuando habló por primera vez las palabras en Juan 14:14. De hecho, como explica John MacArthur, la presunción de la confesión positiva es una contradicción directa de la instrucción de Cristo en el aposento alto.

Los discípulos de Jesús habían dejado todo y estaban completamente sin recursos. Sin su Maestro, estarían solos en un mundo hostil. Sin embargo, les aseguró, no necesitan preocuparse acerca de cualquiera de sus necesidades. La brecha entre El y ellos se cerraría al instante cada vez que orasen. A pesar de que Él estaría ausente, tendrían acceso a todos Sus provisiones.

Eso no es carta blanca para todos los caprichos de la carne. Hay una aclaración repetida dos veces. No dice, “Te daré cualquier cosa que pidan,” sino más bien, “voy a hacer lo que le pidan en mi nombre.” Eso no significa que simplemente podemos desviar las palabras “en el nombre de –Amén” al final de nuestras oraciones y esperar las respuestas cada vez que queramos. Tampoco es una fórmula especial o abracadabra que mágicamente garantice la concesión de cada uno de nuestros deseos.

El nombre de Jesús significa todo lo que Él es. A lo largo de las Escrituras, los nombres de Dios son los mismos que Sus atributos. Cuando Isaías profetizó que el Mesías sería llamado “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz” (Isaías 9:6), no estaba enumerando nombres reales, en cambio, dando una visión general del carácter de Mesías. “Yo soy el que soy,” el nombre revelado a Moisés en Éxodo 3:14, es tanto una afirmación de la naturaleza eterna de Dios, ya que es un nombre con el cual El debe ser llamado.

Por lo tanto, la oración en el nombre de Jesús es más que simplemente mencionar Su nombre al final de nuestras oraciones. Si realmente estamos orando en nombre de Jesús, vamos a orar sólo por lo que es coherente con Su carácter perfecto, y para que ello le de gloria a Él. Implica un reconocimiento de todo lo que Él ha hecho y una sumisión a Su voluntad [4] John MacArthur, The Upper Room (The Woodlands, TX: Kress Biblical Resources, 2014) 95-96.

Dios no quiere que Su pueblo use el nombre de Su Hijo como un conjuro para bendiciones materiales, eso es nada más que una blasfemia. El punto de orar en el nombre de Jesús es someternos –y nuestras peticiones – a Él y Su voluntad.

En todo caso, siguiendo las instrucciones de Cristo en Juan 14:14 nos debe hacer romper el tipo de materialismo que conduce a tales abusos blasfemos de Su promesa. Como John MacArthur explica:

Lo significa realmente que orar en el nombre de Jesús es que debemos orar como si nuestro Señor mismo estuviese haciendo la petición. Nos acercamos al trono del Padre en plena identificación con el Hijo, buscando sólo lo que Él buscaría. Cuando oramos con esa perspectiva, comenzamos a orar por las cosas que realmente importan, y eliminamos las peticiones egoístas. [5] The Upper Room , 96.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150923
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: