Skip to content

Versiculos Frecuentemente Abusados: ¿Cuan Fácil es la Salvación?

21 septiembre 2015

clip_image002

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Cuan Fácil es la Salvación?

Romanos 10: 9

Por Cameron Buettel

Pocas cosas son más destructivas que malinterpretar la Palabra de Dios. Una interpretación equivocada puede conducir a un daño físico (por ejemplo, el manejo de serpientes basado en Marcos 16:18) o un daño espiritual (por ejemplo, una consternación por la salvación propia por la no hablar en lenguas).

Aparte de la mala interpretación del texto como está escrito, una interpretación errónea a menudo sucede cuando dejamos de lado, o ignoramos, los antecedentes históricos del texto. Podemos olvidar fácilmente que las divinas palabras que leemos en cada relato bíblico emergen del entorno del contexto cultural de cada autor humano. Y cuando lo hacemos, corremos el riesgo de asumir erróneamente por qué los autores escribieron ciertas cosas, y lo que quería decir, y cómo se aplica a nosotros. Por otro lado, la Escritura se vuelve mucho más clara y más profunda cuando se entiende en su contexto original.

La advertencia de Cristo a la iglesia tibia de Laodicea adquiere un nuevo sabor cuando entendemos cómo la ciudad de Laodicea se asentaba en un acueducto de agua podrida que no era ni caliente ni fría (Apocalipsis 3: 14-16). Exhortaciones a los sufrientes Filipenses llevan una fuerza mayor una vez que nos damos cuenta de que Pablo les escribió desde su celda de la prisión (Filipenses 1: 28-30). Y los enfrentamientos de Cristo con los fariseos son tanto más condenables cuando entendemos la blasfemia y la hipocresía de sus obras de justicia (cf. Lucas 20; Juan 8: 12-59).

La tendencia moderna de la contextualización Cristiana es la antítesis de una interpretación histórica. En lugar de llevar a la audiencia al trasfondo original del texto en cuestión, muchos de los predicadores de hoy se esfuerzan por cortar el texto bíblico de sus amarras históricas y transportarlo dentro de un entorno contemporáneo. De ahí la explosión de sermones basados ​​en la cultura pop, el tema de la democracia y la justicia social. Incluso el gigante WWJD (What Would Jesus Do [Que haría Jesus]) es un síntoma de este problema, especulando sobre lo que Jesús podría hacer, en lugar de examinar lo que Él hizo.

Por otra parte, este enfoque relega el texto bíblico a un papel secundario en la producción impulsada por el consumidor del predicador. Y cuando la Escritura ya no tiene primacía, la capacidad de jugar libremente con el texto bíblico crece. En ninguna parte es más evidente esta tendencia que en las iglesias donde el crecimiento se mide numéricamente más que espiritualmente. Al ampliar la puerta estrecha, las iglesias sensibles al buscador han llenado vastos auditorios con gente que no entiende el coto de la fe y el arrepentimiento. En lugar de ser sensibles a al único verdadero Buscador, ellos han agradado a las preferencias de los incrédulos.

Recientemente hablamos de los peligros de una teología de la salvación centrada en el hombre. Pastores sensibles al buscador proporcionan rutinariamente un camino de menor resistencia bíblica al no creyente para poder entrar en el reino de Dios. Y para muchos, Romanos 10:9 es el atajo que han estado buscando: "Si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo."

Pablo nunca podría haber imaginado que su gloriosa promesa, llena de esperanza sería explotado 2.000 años más tarde como una fórmula de llamado al altar de dos pasos – simplemente confesar y creer. Se ha convertido en un cómodo Pase Rapido espiritual para personas que no tienen interés en someterse al señorío de Cristo.

Joseph Prince, un pastor de mega-iglesia, autor de best-seller, y habitual en TBN, ofrece esta invitación barata para aquellos que visitan su sitio web:

La Biblia nos dice cómo ser salvo y tener vida eterna: Creer en nuestros corazones que Jesús murió por nuestros pecados y resucitó de la tumba, y confesar con nuestra boca que Él es nuestro Señor y Salvador. . . . . . . Para ser salvo y recibir todo lo que Jesús ha hecho por usted, usted puede hacerlo hoy su Señor y Salvador haciendo esta oración: "Señor Jesús, gracias por amarme y morir por mí en la cruz. Tu preciosa sangre me limpia de todo pecado. Tu eres mi Señor y mi Salvador, ahora y para siempre. Yo creo que Tú resucitaste de entre los muertos y que Tu estás vivo hoy. Debido a Tu obra terminada, ahora soy un hijo amado de Dios y el cielo es mi hogar. Gracias por darme la vida eterna, y llenar mi corazón con tu paz y gozo. Amen” (subrayado añadido). [1] http://support.josephprince.org/index.php?/Knowledgebase/Article/View/124/22/a-is-jesus-christ-the-only-way-to-heaven-what-must-i-do-to-be-saved-and-have-eternal-life

Desafortunadamente, el abuso del texto de Joseph Prince es nada inusual en el clima evangélico actual. En cualquier caso, la lectura del resto de Romanos sería mucho más beneficioso que sintonizar la próxima emisión de Prince. Pablo dejó claro en otro lugar que nuestra confesión y fe han demostrado ser falsas si no hay fruto de arrepentimiento en nuestras vidas (Romanos 6:1-18).

Así que con eso en mente, ¿qué es lo que hacemos de la sencilla confesión de fe de Pablo? ¿Es realmente todo lo que se requiere para la salvación? Es por esto que el contexto original es vital.

Pablo escribió su obra magna teológica a los cristianos cuyas vidas estaban bajo amenaza constante del gobierno romano. El dios complejo llevado por los emperadores ilusos se desarrollo en un culto a César entre los residentes de Roma. Los ciudadanos necesitaban expresar su lealtad primaria a su gobernante auto-deificado confesando "César es Señor". De no hacerlo, se encontrarían por lo general con una muerte gris.

Los lectores de Pablo necesitaban ser alentados a permanecer firmes en su fidelidad a Cristo bajo la amenaza de ejecución. La promesa de la salvación a través de la confesión y la fe nunca fue pensado para proporcionar un boleto al cielo saltando a través de dos aros fáciles. Fue la promesa de la vida eterna a los cristianos que bien podrían perder su vida física porque confesaron a Jesús-y no-a-César como Señor.

La mayor tragedia de mal uso de Romanos 10: 9 po Prince es que él ha tomado una profesión de fe que le costó a muchos cristianos su vida y la convirtió en una profesión de fe que evita cualquier costo personal. Puede crear más convertidos, pero ¿a qué se están convirtiendo?

John MacArthur advierte enérgicamente contra el tratamiento de Romanos 10: 9 como requisito mínimo para la salvación. Señala que palabras como "Señor" y "creer" están cargados de significado implícito que sobrepasa en mucho la ruta de menor resistencia en el reino de Dios:

Muchas personas reconocen que Jesús es el Hijo de Dios y Señor del universo. Pero Pablo está hablando de la profundidad de convicción personal permanente que, sin reserva ni condición alguna, va a confesar. . . . . Jesús es el Señor, es decir, confesar que Jesús es el Señor soberano y gobernante del creyente, en quien sólo confía para la salvación y al quien se somete.

Santiago enseña que incluso los demonios reconocen la verdad acerca de Dios. En un sentido puramente fáctico, son completamente ortodoxos en su teología. El escribe: “Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan.” (Santiago 2:19). En otras palabras, los demonios son monoteístas. Satanás y sus ángeles caídos también son creacionistas firmes, después de haber visto a Dios formar los cielos y la tierra, simplemente llamándolos a la existencia. . . . . . .

El punto de Santiago es que los hombres pueden sostener tal fe de los demonios, la fe que es teológicamente correcta pero que no incluye la recepción de Jesús como Señor. La gente puede ser muy consciente de su pecado, estar bajo profunda convicción al respecto, e incluso tener un gran sentido emocional de la culpa de los que anhelan ser entregados. Pero ellos no se arrepienten y abandonan el pecado que les hace culpables, ni tampoco confían en el Salvador que puede perdonar y quitar el pecado. Hablando de estas personas, el autor de Hebreos da una de las advertencias más aleccionadoras que se encuentran en las Escrituras: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio."(Hebreos 6: 4-6). [2] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Romans 9–16 (Chicago: Moody Press, 1994) 73.

En otras palabras, una persona puede confesar verbalmente el señorío de Cristo y afirmar su resurrección, y todavía ir al infierno. La confesión y la fe no son aros para saltar a través de ellos. Son señales que afirman un arrepentimiento genuino del pecado, la verdadera fe salvadora en el Salvador resucitado, y la obediencia auténtica a sus mandamientos.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150921
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: