Skip to content

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (2ª. Parte)

4 septiembre 2015

clip_image002

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (2ª. Parte)

Por Paul M. Henebury

El tema de este artículo tiene que ver con cómo los pactos aclaran y subrayan términos específicos sobre ciertos temas teológicos importantes (de hecho centrales). Si todos hablamos la verdad y todos podríamos escucharlo sin obstáculos por los efectos del pecado, no habría necesidad de pactos. Los pactos presuponen sujetos (al menos uno) que tienen una propensión a divergir de una verdad importante.. (Es por esta razón que los pactos pre-caída, que son exegéticamente débiles y vacíos, primeramente, parecen superfluos).

Los pactos también asumen que las partes al pacto (como mínimo) entienden y reconocen los términos del pacto.

Premeditación

Los recientes trabajos de Paul Williamson sobre los pactos, Sellado Con Un Juramento: Pacto en el Desarrollo del Propósito de Dios, hace hincapié en el papel central de los juramentos en los pactos de la Escritura. En su análisis del uso de berit en la Biblia hebrea que expresa su convicción de que la realización de un juramento solemne, “bien podría ser descrito como el sine qua non de un pacto.” (39).

Juramentos requieren previsión y una cuidadosa composición. No pensar en las palabras utilizadas podría conducir a consecuencias trágicas, como la historia de Jefté lo amplia a nosotros. Junto con la solemnidad, la premeditación de modo persuasivo aboga por la claridad. Porque un pacto que no está claro es apenas competente para hacer su trabajo, sobre todo después de que pasa un tiempo.

Es cierto que no todo juramento indica la presencia del pacto, como Williamson es cuidadoso en señalar (36), pero cuando se trata de la Biblia, y especialmente los pactos de Dios con los hombres, él escribe,

un berit Divino-humano puede definirse como la ratificación solemne de una relación electiva existente relacionada con promesas u obligaciones que se sellan con un juramento. – Ibid, 43.

Puesto que los pactos incluyen tomar juramento, no se juntan de manera indiscriminada. Así que quizás la cosa más importante en que trabajar es el problema de la ambigüedad. A veces uno encuentra ambigüedad deliberada en los documentos. Un ejemplo es la redacción de expiación en los Cánones de Dort, que tuvo que ser redactado para dar cabida a tanto los redencionistas particulares como los universales. Pero los pactos no pueden admitir ambigüedades sin autodestruirse. El pensamiento anticipado es obligatorio.

Expectativa

Los pactos prescriben obligaciones y levantan ciertas expectativas. Si cualquiera de las partes es llevada a esperar cosas identificadas específicamente incluidas en el pacto y que la expectativa es errónea, entonces ha ocurrido una de dos cosas. O las palabras del pacto no fueron lo suficientemente claras, o la otra parte pactada estaba usando una terminología premeditada para inducir al error. Es decir, las palabras del pacto inevitablemente crean una expectativa.

Los profetas entendieron el solemne deber bajo el cual estaban de comunicar las intenciones de Dios. Uno piensa en Miqueas que respondió de nuevo a aquellos que lo tentaron para hablar palabras de acuerdo con los falsos adivinos,

Pero Micaías dijo: Vive el Señor que lo que el Señor me diga, eso hablaré.— 1 Reyes 22:14

Las palabras de Dios entusiasman las expectativas de las criaturas. Y cuando Dios promete algo fervientemente en pactos para realizarlo Él pone su propio carácter en la línea para hacer lo que El ha guiado a la gente a esperar, El lo hará por las palabras de Su juramento. A Dios no le agrada mucho los quebrantadores de pactos. Sedequías encontró eso de acuerdo a Jeremías 34:8-22. Mediante el profeta Ezequiel Dios le preguntó,

¿Tendrá éxito? ¿Escapará el que hace tales cosas? ¿Puede romper el pacto y escapar? – Ezequiel 17:15c

El que rompe el pacto a medio camino después de confirmarlo durante una héptada (Dan. 9:27) tradicionalmente ha sido pensado ser una mala persona, ya que la gente mala no logra cumplir con sus obligaciones del pacto.

El Evangelio cristiano contiene promesas específicas que han creado expectativas claras y bien definidas selladas por el Nuevo Pacto en la sangre de Jesús (1 Cor. 11:25). Los Pactos crean expectativas y cuando el Dios de la Verdad; Aquel "en quien no hay cambio ni sombra de variación" (. Jam 01:17), se obliga a Sí mismo mediante un juramento de pacto, no hay palabra más segura o más clara sobre la cual confiar.

¿Qué Sucede si las Palabras Son Ambiguas?

En su pequeño libro influyente De Acuerdo al Plan: Revelando El Apocalipsis de Dios en la Biblia, Graeme Goldsworthy nos asegura,

Las promesas de Dios a Israel, expresadas por primera vez como el pacto con Abraham, son irrevocables. Dios no puede faltar a su palabra. – 146.

Todo esto suena muy reconfortante (¿Qué significaría para Dios (o cualquier otra persona) retractarse de Su palabra?) El pacto de Dios con Abraham involucró a dos aspectos principales: en primer lugar la provisión de un país determinado a los descendientes físicos de Abraham, de Isaac y Jacob (por ejemplo, Génesis 12:7; 15; Amós 9:13-15.; Ezequiel 36:22-35). La segunda parte de este pacto es la promesa de que "a través de ti serán benditas todas las familias de la tierra" (Gn. 12: 3; Gálatas 3: 8).

La concesión de la tierra dentro del pacto se repite una y otra vez en el Antiguo Testamento, a menudo en contextos de pacto. El hecho de que el Nuevo Testamento en realidad no menciona (al menos directamente) la tierra no abroga todas estas expectativas. Simplemente significa que los escritores del Nuevo Testamento no abordan el tema. Eso está bien, porque los escritores del Antiguo Testamento lo hacen! El Nuevo Testamento, por lo que yo sé, no mencionó el hecho de que Dios nunca volverá a traer un diluvio para destruir la tierra. No tiene por qué, ya que las estipulaciones del Pacto con Noé son lo suficientemente claras y podemos, sobre esa base, no esperar ningún futuro diluvio global como aquel en los días de Noé.

Pero, ¿qué pasaría con todas estas expectativas si los juramentos del pacto que Dios tomó no fuesen claras, sino que eran ambiguas? De hecho, no sólo ambiguas sino francamente engañosas, para que, en base a las palabras repetidas de Dios en el Antiguo Testamento la expectativa del pueblo de Dios estuviese lejos de la realidad?

De acuerdo con cualquier diccionario, una ambigüedad presagia incertidumbre o incluso vacilación de significado e intención. Como tal, los pactos ambiguos son cosas poco fiables e inseguras. La ambigüedad es el enemigo de la certeza, y si algo no está claro no es razonable pedir a alguien que tenga fe en él. No serían seguro lo que se suponía que debían creer.

Como todos sabemos, Hebreos 11: 6 dice:

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan.

La fe debe descansar en palabras claras e inequívocas. No puede descansar en sombras y formas. Pactos refuerzan hechos claros y seguros. Son ayudas a la fe sólo en la medida que ellos se permiten decir lo que dicen.

Fuente

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: