Skip to content

Los Dones de Sanidad

3 septiembre 2015

clip_image001

Los Dones de Sanidad

Por RICHARD MAYHUE

Larry y Alice Parker querían lo mejor de Dios para su familia de seis personas. Sin embargo, su hijo mayor sufría de diabetes y regularmente recibió inyecciones de insulina. Cuando Daniel Badilla tuvo servicios especiales en su iglesia en Barstow, California, los Parkers "caminaron por el pasillo" llevando a Wesley de 11 años de edad. Buscaron sinceramente un milagro de sanidad. El predicador declaró sano a Wesley. Larry escribió con alegría: “¡Gloria a Dios nuestro hijo está sanado!” en el registro de insulina de Wesley. Pero la próxima prueba de insulina de Wesley indicó lo contrario. Sin embargo, por la fe, los Parker declararon la sanidad y culparon a Satanás por los resultados inesperados de insulina.

Poco después, Wesley comenzó a sufrir náuseas y calambres estomacales severos que previsiblemente indicaban baja insulina. Larry y Alice pospusieron el tratamiento médico y buscaron el poder curativo continuo de Dios mediante la oración. A pesar de su fe sincera, Wesley entró en coma y murió tres días después. La revista Newsweek informó la tragedia a nivel nacional (cf. “The Exorcist,” Newsweek [September 10, 1973], 31)..

Un abogado en Indiana después compartió una carta conmigo que él recibió de Larry Parker (con el permiso de Larry). Años habían pasado desde la muerte de Wesley. Durante ese tiempo, Larry luchó por la verdad y la encontró sólo cuando él buscó todo el consejo bíblico. El escribio:

Le escribo esta carta con la esperanza y la oración que de alguna manera puedo compartir con ustedes una lección que he aprendido a un gran costo. Es sólo por la gracia de Dios, y el el amor de Jesucristo nuestro Señor que nunca falla, que lo abarca todo, que mi esposa y yo hemos sido capaces de pasar por esta prueba. . . . . . . Queríamos ver a nuestro hijo sano, pero nos fuimos por el camino equivocado. Fue durante nuestra prueba por homicidio involuntario y maltrato infantil serio que mi esposa sintió que me podía decir lo que el Señor le había mostrado. Ella me dijo que debido a que nuestro amor estaba ausente, fallamos a Wesley, y que la palabra de Dios dice: "El amor nunca deja de ser" (1 Corintios 13: 8).

Entonces supe que habíamos permitido que lo que pensábamos que era fe nis hizo olvidar el amor. Cuando oramos por Wesley y lo vimos en un dolor obvio, nuestro amor por él quería darle la insulina que sabíamos que detendría su sufrimiento. Sin embargo, sentimos que fue una falta de fe, y le costó su sanidad. Aprendimos que nuestras acciones fueron contrarias a lo que dicen las Escrituras. La Palabra de Dios dice que el amor es mas grande que la fe (1 Corintios 13: 8).

El problema reside en el hecho de que confundimos la fe y la creencia. Pensamos que si creemos lo suficiente, la sanidad se llevará a cabo. Atamos la curación con alguna habilidad de nuestra parte para creer lo suficiente, es decir, tener la fe suficiente. Retener la medicina, la medicina especial que da la vida, es un acto muy presuntuoso por nuestra parte que realmente obstaculiza al Espíritu de Dios de Su obra. Mi oración es que usted considere estos pensamientos detalladamente, porque han llegado a un precio incomprensible que nadie pagaría voluntariamente. (Cf. Larry and Alice Parker, We Let Our Son Die [Irvine, CA: Harvest House Publishers, 1980]).

Estoy profundamente conmovido por la honestidad de Larry, sin mencionar el terrible dolor que sufrió. La cuestión no podría ser más real, porque las vidas de sus seres queridos están en juego. Dios puede, tiene, y hace sanar, pero siempre para Sus propios propósitos, a Su manera, y en Su tiempo señalado. No podemos obligar a Dios sanar ni podemos humanamente fabricar una experiencia de sanidad genuina.

Trágicamente, nuestro mundo ofrece falsificaciones muy convincentes de lo real. Aún más trágico, en nuestro afán de ver la obra de Dios, nosotros como cristianos a veces acudimos a cualquiera que declare sanidad milagrosa. Al hacerlo, trivializamos la sanidad genuina –aceptamos las ilusiones engañosas del hombre en el lugar de la intervención divina de Dios.

Un examen honesto y completo definido por las Escrituras (Isaías 53: 4-12; 1 Corintios 12: 9, 28, 30; Santiago 5: 13-20; 1 Pedro 2: 24-25) demuestra que no hay ninguna base bíblica para un ministerio de sanidad milagrosa directamente a través de un sanador humana hoy. Eso cesó con la epoca apostólica. Los ministerios de sanidad de fe contemporáneos quedan vergonzosamente cortos del patrón la bíblico – en propósito, tiempo, alcance e intensidad.

Por otro lado, Dios a veces puede actuar en tales maneras que solamente Su intervención directa es una explicación adecuada para la sanidad física. Aun así, la sanidad por la intervención directa de Dios no es instantánea, ni siempre es completa. El toque inconfundible de Nuestro Señor no se produce por ninguna demanda, truco, método o súplica de un curandero aspirante. Es la respuesta de Dios a la oración ferviente de un creyente que cura a un hijo del Rey para la gloria de nuestro Señor.

El post de hoy es una adaptación de un artículo más amplio del Dr. Mayhue sobre la sanidad que se puede leer aquí: Los dones de sanidad.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: