Skip to content

Vigilando el Púlpito

31 agosto 2015

 image

Vigilando el Púlpito

2 Crónicas 18: 1-3; 2 Crónicas 19:2; 2 Crónicas 21: 4-6; Oseas 4: 9; Efesios 4:14; 2 Timoteo 2:15

Por Cameron Buettel

El número de los púlpitos descuidados que vemos hoy en las iglesias bíblicas sólidas es bastante chocante. No descuidado en un sentido físico sino espiritual. Descuidado contra los que pretenden ofrecer la Palabra de Dios, pero que entregan error.

Incluso en mis propias experiencias con la predicación itinerante, me ha sorprendido por la falta de un cuidadoso escrutinio. Como un estudiante de seminario desconocido, soy exactamente el tipo de persona que un pastor principal debe examinar a fondo antes de entrar en el púlpito. Y aun cuando el resultado final sea una exposición sana, no es una excusa la negligencia en el punto de entrada.

También he perdido la cuenta de las veces que he escuchado a predicadores invitados ofreciendo sermones que violaban las declaraciones doctrinales de las iglesias que estaban predicando. Es doloroso ver un pastor tener que hacer control de daños porque se cometió el simple error pero evidente de no revisar el tema del sermón, o de obtener una referencia del carácter de la iglesia de donde proviene el orador invitado.

Es obvio que se necesitan hacer preguntas importantes al momento de elegir un médico, abogado, profesor, o contador. No hacemos rodar los dados cuando necesitamos a alguien para realizar la cirugía o defendernos en los tribunales. Sin embargo, muchos pastores principales felizmente se la juegan con un itinerante. Por otra parte, muchos en la congregación se tragan ciegamente todo lo que se le sirve desde el púlpito.

No hay nada nuevo con este fenómeno que desempeñó un papel importante en la disminución del puritanismo hace más de 350 años.

Charles Spurgeon estaba profundamente preocupado por la trayectoria teológica de las iglesias bautistas Inglesas en el siglo XIX. En marzo de 1887, alistó a su íntimo amigo, Robert Schindler, para ayudarle a investigar la historia evangélica de las primeras etapas de la caída del puritanismo (1662) hasta su día.

Mucho de lo que Spurgeon descubrió fue sorprendente. La deriva protestante hacia el liberalismo, el aumento del escepticismo racionalista, el esnobismo académico, y el alejamiento popular del calvinismo (específicamente la soberanía de Dios en la salvación) hacia el Arminianismo (voluntad humana como el factor decisivo en la salvación) contribuyeron a la decadencia. El sorprendente descubrimiento de la investigación de Shindler fue el punto de entrada discreto que la herejía había ganado en iglesias sólidas pastoreadas por pastores piadosos y creyentes en la Biblia. Como John MacArthur explica en su libro Avergonzados del Evangelio,

Muchos de los que permanecieron fieles a la fe eran, eran reacios a luchar por lo que ellos creían. La predicación evangélica era a menudo fría y sin vida, e incluso aquellos que afirmaban la sana doctrina eran descuidados acerca de dónde trazar la línea en sus asociaciones con los demás: “Los que eran muy ortodoxos en sus sentimientos eran demasiado a menudo eran negligentes e infieles en cuanto a la introducción de los ministros heréticos en sus púlpitos, ya sea como asistentes o como predicadores ocasionales. De esta manera las herejías arrianas y socinianos se introdujeron en las congregaciones presbiterianas en la ciudad de Exeter.”

Así, dentro de sólo unas décadas, el fervor puritano que había capturado el alma de Inglaterra dio paso a una enseñanza apática, seca y, apóstata. Las Iglesias se volvieron negligentes en la concesión de privilegios de membresía a los no regenerados. Las personas que eran, en palabras de Shindler, “ajenos a la obra de la gracia renovadora,” sin embargo, afirmaban ser cristianos y fueron admitidos como miembros, incluso el liderazgo en las iglesias. [1] John MacArthur, Ashamed of the Gospel , 3rd ed. (Wheaton: Crossway, 2010), 235.

Si la historia revela una grieta común en la armadura de hombres piadosos, tendría que ser su vulnerabilidad a la corrupción a través de las malas compañías. Durante el tiempo de la división de Israel en dos reinos (Judá e Israel), el rey piadoso Josafat trajo un desastre sobre Judá a causa de su alianza matrimonial necia con el malvado rey Acab de Israel (2 Crónicas 18: 1-3; 19: 2). Al permitir que su hijo mayor, Joram, se casara con la hija de Acab, Josafat no pudo proteger a su familia y la monarquía de la mala influencia de Acab (2 Crónicas 21:6). Al sembrar caridad hacia Acab, Josafat cosechó una catástrofe sobre Judá. Por el momento en que Joram ascendió al trono en la sucesión a su padre, él instigó el asesinato en masa de todos sus hermanos (2 Crónicas 21: 4) y provocó una larga caída de Judá dentro de la apostasía.

La investigación de Spurgeon y de Shindler era como una re-narración de ese relato bíblico, cuando las iglesias bautistas una vez sanas descuidadamente se deslizaron en el abismo de la apostasía. Muchos de ellas fueron guiadas por pastores que alimentaban a las ovejas bien pero eran ingenuas en relación con los lobos que merodeaban. Vivieron vidas piadosas, proclamaron un mensaje divino, pero instigados desastres a través de alianzas con hombres impíos necios. En abril de 1887, Schindler publicó más de su investigación. MacArthur relata sus hallazgos:

Él echó la culpa de la cuesta abajo a los pies de los líderes de la iglesia. Incluso los que eran ortodoxos en su enseñanza no estaban seriamente contendiendo (Judas 3), sino que eran débiles en la defensa de la fe, dijo Shindler. Como ejemplo, citó Philip Doddridge (1702-51), más conocido hoy como el escritor de himnos que escribió: “Oh Dia Feliz” y “Gracia, ¡Este Sonido Encantador.” Doddridge, según Shindler, “él era tan sólido como amable; pero tal vez no siempre era acertado; o más probablemente aún, era demasiado prudente, y no lo suficientemente valiente y decidido. "

Doddridge había sido director de la academia, donde acudían la mayoría de los ministros no conformistas para recibir capacitación a mediados de la década de 1700. El juicio de Shindler fue que “el temperamento amable [de Doddridge] le permitió hacer lo que los hombres más estrictos nunca podrían hacer. A veces fraternizaba, incluso intercambiaba púlpitos, con hombres cuya ortodoxia era cuestionable. Tuvo su efecto en muchos de los hombres más jóvenes, y sirvió para disminuir en la estimación de la población generalmente la creciente divergencia de sentimientos.”

En otras palabras, Shindler sintió que la tolerancia de Doddridge de maestros poco ortodoxos privó a sus estudiantes ministeriales de la terrible realidad de que estos hombres eran culpables de un grave error, y dejó a los estudiantes expuestos a los efectos mortales de su herejía. Pero, Shindler apresuró a añadir, que nadie podía "insinuar siquiera una sospecha de herejía” contra el mismo Doddridge.

Debido a la actitud de tolerancia implantado por Doddridge, la academia, al fin sucumbió al socinianismo, luego, se disolvió en la generación posterior a la muerte de Doddridge.

Shindler parafraseó Oseas 4: 9: “Como el sacerdote, así el pueblo,” y escribió, “Poco bueno se puede esperar de tales ministros, y poco se espera de los oyentes que aprueban sus sentimientos.” Advirtió contra tal tolerancia, sugiriendo que es mejor errar en el lado de la precaución:

“En demasiados casos lo escéptico atrevido parece haber tomado el lugar del celo evangélico, y las cáscaras de especulaciones teológicas fueron preferidas en lugar del pan saludable de la verdad del Evangelio. Con algunos el esfuerzo parece ser no cómo se puede caminar de manera constante y fielmente en la verdad, sino que tan lejos se puede ir de ella. Para ellos la verdad divina es como un león o un tigre, y le “dan la vuelta.” Nuestro consejo es –No vaya demasiado cerca del precipicio; usted puede resbalar o caer. Mantenga donde el suelo este firme; no se aventure al hielo quebrazdizo.” [2] Ashamed of the Gospel , 235–36.

Afortunadamente, Spurgeon y Shindler también pudieron identificar algunas raras excepciones a lo que ellos llamaban “El Declive”: “Esas iglesias dispuestas a luchar por la fe y defender las doctrinas de la gracia y de la soberanía de Dios habían logrado evitar el destino de aquellos en el Declive.” [3] Ashamed of the Gospel , 237.

Si nuestro afán de "contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos" (Judas 3) no se extiende para asegurar el perímetro de nuestros púlpitos, entonces nos volveremos tan vulnerables a la apostasía como los numerosos naufragios que han pasado antes que nosotros.

El mismo principio se aplica también a nosotros como laicos individuales si vamos a evitar las palabras venenosas de los infiltrados –falsos maestros que ganan acceso engañosamente en los corazones y las mentes de una congregación por demás saludable. Los feligreses que han pasado un tiempo bajo el liderazgo pastoral negligente pueden no tener los medios para asegurar las fronteras del púlpito de su iglesia.

Pero usted puede y debe asegurar las fronteras alrededor de su propio corazón. Cada uno de nosotros es responsable de evaluar cuidadosamente a los oradores, escritores y profesores que seguimos, y no ser “sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error” ( Efesios 4:14, énfasis añadido). Nosotros nunca estamos absueltos de la responsabilidad de emular a los nobles de Berea que “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

Qué tonto sería para nosotros ignorar los descubrimientos de la investigación de Spurgeon y de Shindler? Su trabajo proporciona una poderosa lección para las iglesias modernas que todavía remolcan la línea bíblica. Además, recuerda a los miembros de esas iglesias que un pastor que predica con un alto concepto de la Escritura (2 Timoteo 2:15) también necesita tener una voluntad firme para decidir quién puede –y quien no puede – estar en su ausencia.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150826
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: