Skip to content

La Súplica de mi Esposa a los Hombres Cristianos

31 agosto 2015

La Súplica de mi Esposa a los Hombres Cristianos

Por Tim Challies

El fin de semana pude ver que Aileen tenía algo en su mente. Hablamos y me dijo sobre la lectura de las noticias, de ver a más hombres cristianos caer en el escándalo, y, ante todo, su confusión, su desesperación, el desmoronamiento de su esperanza. Le pregunté si quería escribir al respecto. Aquí está lo que dijo.

¿Cuánto tiempo de ahora hace pasó? ¿Era diez años? ¿Doce? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que lo enfrenté por primera vez? Era un susurro de rumor aquí, una sugerencia sombría allá. Luego estaba la esposa devastada llorando en mi sótano mientras trataba desesperadamente de recurrir a algo de sabiduría, alguna verdad bíblica, que le ayudaría. Yo sabía, hace tantos años, que esto era simplemente la punta del iceberg. Pero tenía la esperanza.

Hace seis años, Tim escribió Desintoxicación Sexual, y yo le seguí con Mensajes Falsos. El número de cartas que recibimos nos conmocionó – correos electrónicos desgarradores y aplastantes de los hombres y mujeres culpables casadas con maridos infieles. Luché y luché para entender todo desde una perspectiva bíblica. ¿Por qué tantos hombres, e incluso muchos hombres cristianos, tienen tal debilidad cuando se trata del pecado sexual? Pero incluso entonces todavía tenía la esperanza, la esperanza en la verdad del evangelio, la esperanza en el poder del Espíritu Santo.

En los años desde entonces, he escuchado más historias de hombres cristianos que caen, llorando con más mujeres, y orado mucho. He tratado de explicar a las mujeres cómo sus maridos piensan sobre el sexo: su marido no sólo lo desea, él le desea a usted. He tratado de decirles que el sexo es un buen don que Dios da como un medio de gracia en el matrimonio, un medio de unión entre marido y mujer. He aconsejado a las mujeres jóvenes solteras a buscar la pureza. He estado enseñando todas las cosas correctas. Y he creído todo. Yo tenía la esperanza.

Luego vino Ashley Madison y la sugerencia de que cientos de pastores tendrían que dimitir tras ser sorprendidos con las cuentas en este sitio Web que glorifica el adulterio. Y no se trata sólo de pastores –cientos de otros hombres cristianos, tanto solteros como casados, han sido atrapados en el escándalo. Ahora hay más hogares destruidos, iglesias más devastadas, más esposas llorando, más burla de Dios. Y tengo que decir, esta semana, en la actualidad, estoy luchando por encontrar la esperanza.

He luchado para entender la lucha que los hombres se enfrentan. He luchado para tener compasión. He alentado a las esposas a extender el perdón, a voluntaria y gozosamente se entreguen a sus maridos. Pero ¿sabe qué? Simplemente no sé cómo puedo seguir haciéndolo. No cuando tantos maridos están profanando engañosamente el lecho matrimonial. No cuando tantos, hombres solteros están profanando imprudentemente el futuro lecho matrimonial. No cuando tantos hombres parecen simplemente no querer cambiar.

Hombres, se supone que deben modelar la santidad ante el mundo (Tito 2: 6-8). Se supone que debes estar cuidando a vuestras mujeres como Cristo cuida su iglesia (Efesios 5:25). Se supone que deben abstenerse de toda inmoralidad sexual (1 Tesalonicenses 4: 3). Se supone que debes estar huyendo pasiones juveniles (2 Timoteo 2:22). ¿Por qué tantos de ustedes fallando en estas tareas básicas? ¿Es realmente tan difícil? Usted podría casi pensar que éste pecado está más allá del poder del Espíritu Santo.

Usted que persiste en elegir pecar, usted que sigue visitando esos sitios web, usted que tiene vidas secretas que mantiene ocultas a sus amigos y sus esposas: ¿Por qué no detenerse? Usted sabe que Dios ama a dar la victoria sobre todo pecado. Usted sabe que Dios le llama a buscar la santificación. Usted sabe que el Espíritu Santo le capacita para que tenga éxito. Dios le ha dado todo lo que necesita en el evangelio. Entonces, ¿por qué sigue fallando? La única conclusión a la que puedo llegar es que usted está tan obsesionado con la auto-gratificación que usted no está dispuesto a luchar, y me refiero a realmente dispuesto a luchar, con este pecado. Si no es que no puede, debe ser porque no quiere.

Le ruego a usted. Ruego a usted en nombre de sus esposas, en nombre de sus futuras esposas, en nombre de las mujeres cristianas de todo el mundo: Deténgase. Solo deténgase.

Deja de creer que esto es un pecado especial que las mujeres simplemente no pueden entender, nosotros entendemos el pecado. Esto no es un pecado especial, es sólo pecado: un pecado que menosprecia a Dios, de burla de Cristo, menosprecia al Espíritu. Deje de fingir como si no hubiese futuras consecuencias a sus acciones. Deje de poner sus deseos egoístas primero. Deje de participar en actividades que traen vergüenza al evangelio. Deje de hacer cosas que nos dejan recogiendo los pedazos de su esposa devastada. Deje caer en pecado, y empiece a pensar y actuar como un hombre que honra a Dios, alaba a Cristo, y glorifica al Espíritu. Por el amor de Dios y su iglesia, deténgase.

One Comment leave one →
  1. Lisbeth Carrero permalink
    1 septiembre 2015 7:37 pm

    Pero si se portan así es por que no han nacido de nuevo? o que es nacer de nuevo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: