Skip to content

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (1)

29 agosto 2015

clip_image001

Pactos: Claridad, Ambigüedad y Fe (1)

Por Paul M. Henebury

¿Por qué hacer un Pacto?

En Génesis 21 está un episodio en el que un líder filisteo Abimelec, viene a Abraham y quiere que el "juro … que no vas a tratar falsamente conmigo, con mis hijos, o con mi posteridad …" (21:23). Abraham consintió, pero hubo contiendas sobre un pozo que había sido capturado por los siervos de Abimelec (21:5-26). Para asegurarse de que hubiese acuerdo en ambos lados, Abraham y Abimelec entraron en un pacto (21:27, 32). En particular, el punto en cuestión era el pozo. Abimelec debía tomar siete ovejas de Abraham como un testimonio de que Abraham había cavado el pozo (21:30). El lugar donde los dos hicieron el juramento fue nombrado "Beerseba", que significa algo así como "el pozo del juramento de los sietes." El pacto aclaró que así era y enfatizó en el juramento y el intercambio de los corderos que ambas partes entendieron exactamente lo que significaba el juramento. El juramento obliga a las partes (en particular Abimelec, el destinatario del "testigo") a que respeten los términos del pacto.

Los Pactos se hicieron para subrayar una claridad seria y solemne sobre un asunto específico o asuntos entre las personas. Ellos describen de uno o ambos lados, las obligaciones a las que cada uno debían comprometerse a llevar a cabo. En el incidente de Génesis 21 Abraham se compromete a no maltratar a Abimelec; ese fue el juramento específico que el jefe filisteo quería establecer. Entonces Abraham se queja de maltrato de los siervos de Abimelec sobre el pozo y recibe una garantía relacionada con eso. El pacto refuerza ambos entendimientos. Este pacto no era para el establecimiento de estrechas relaciones entre las partes, sino más bien una comprensión clara.

Es inconcebible imaginar Abraham causando daño deliberado a la familia de Abimelec o de Abimelec ordenando a que sus fuerzas tomaran el pozo después de que el pacto fue "cortado". Habiendo uno hecho esto acertadamente concluiríamos que faltaron a su palabra en los términos del pacto con el que se comprometían por juramento solemne, o que tomaron el juramento de mala fe, sabiendo que no se apegaron a sus palabras.

Dios Hace Pactos

Piense de nuevo en un ejemplo más expansiva. En Ezequiel 16 Dios está ensayando la deserción de Jerusalén, y el Señor rescatándola y luego casándose con ella (16: 8) a través del pacto. Pero Jerusalén se prostituyó en exceso (16: 20-34), y sería castigada (16: 35-43). Pero al final de todo Dios la restauraría a sí mismo, limpiándola de sus pecados y haciendo un [nuevo] pacto eterno con ella (16:60-63). En otra parte el matrimonio es llamado un "pacto" (Mal. 2:14). Un pacto matrimonial, por supuesto, establece una estrecha relación, pero establece los términos de la relación dentro de sus promesas solemnes.

Cuando dos personas hacen pacto en matrimonio ante Dios están obligados a cumplir con su parte del pacto. Las únicas excepciones posibles son si el pacto se rompe a través de adulterio (Mateo 19:9), o si una de las partes no es creyente (1 Corintios 7:15.), pero aun así es preferible que haya reconciliación. Pero una vez más, lo más importante es que los pactos proporcionan claridad solemne sobre asuntos específicos entre las partes pactadas. Si cualquiera de las partes fuese tentado a ir a la deriva podrían ser llamados a volver a las palabras del pacto que habían celebrado y recordar sus obligaciones.

Eclesiastés 5:4-5 deja claro,

Cuando haces un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque El no se deleita en los necios. El voto que haces, cúmplelo. Es mejor que no hagas votos, a que hagas votos y no los cumplas.

El voto del que se hace referencia en el pasaje tiene que ver la promesa de Dios para hacer algo (Deut. 23: 21-23; Salmo 76:11.). Dios toma los votos en serio, y más aún cuando se llega a un pacto (ver el texto fundamental, Jer 34:18 Cfr Ezek.17:15b).

Claridad es fundamental

Dicho esto, no se debe requerir ninguna prueba de que en la elección de las palabras del pacto la claridad es de suma importancia. Es esencial que tanto los que hacen el pacto y aquellos a quienes se dirige tengan una comprensión clara de lo que está involucrado. Esto es lo que el Apóstol alude en Gálatas, cuando dice:

Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque sea humano, una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones. – Gal. 3:15.

Por lo tanto, cuando el Señor jura Él trae un ay sobre Jerusalén en Ezequiel 24, Él declara,

Yo, el Señor, he hablado. Esto viene y yo actuaré; no me volveré atrás, no me apiadaré y no me arrepentiré. – Ezek. 24:14a.

Y cuando Él promete redimir a Israel y lo hace como el jardín del Edén (Ez. 36:26-35), Él dice:

… yo, el Señor, he hablado y lo haré. – Ezeq. 36:36.

Y lo hace por el bien de su santo Nombre (Ez. 36:21-23), porque Él está obligado a cumplir con los términos del pacto que hizo con Abraham, Isaac y Jacob (Éxodo 32:13.).

Cuando se estudia un pacto en la Biblia es importante prestar atención a las características específicas del juramento que sella. Por lo tanto, en el primer pacto registrado en la Biblia, es fácil ver que Dios no se compromete a traer un diluvio sobre la tierra de la manera que lo hizo en los días de Noé. Cuando Dios reprende rey a Sedequías y los nobles por no realizar el juramento que tomaron con respecto a la liberación de los esclavos hebreos (que habían traído de vuelta después de darles una breve libertad), Él apunta al texto explícita de tanto el pacto mosaico, así como del pacto que Sedequías y los príncipes habían hecho (Jer. 34: 8-22). En el versículo 14 el Señor se refiere explícitamente a las disposiciones relativas a los esclavos hebreos en Éxodo 21 y Deuteronomio 15. Dios espera que los términos claros del pacto deben tomarse en serio.

Pero, ¿qué pasa si, como tantos intérpretes, nosotros no prestamos mucha atención a "las palabras del pacto"? O ¿qué pasa si nos limitamos a introducir un sistema de interpretación, como la interpretación del Antiguo Testamento a través de la lente del Evangelio, lo cual hace que sea conveniente, de alguna manera para alterar los términos de un juramento de pacto?

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: