Skip to content

3 Cosas que Debe Recordar Antes de Criticar La Teología de Alguien

24 agosto 2015

clip_image002

3 Cosas que Debe Recordar Antes de Criticar La Teología de Alguien

Por Justin Taylor

La Critica –bien hecha- es un don para el que está siendo criticado.. ("Fieles son las heridas del que ama," Prov. 27: 6a). Debemos dar la bienvenida a la oportunidad de tener nuestro pensamiento corregido y aclarado. Vemos por espejo, oscuramente y conocemos sólo en parte (1 Cor. 13:12), pero Dios ha dotado a la iglesia con maestros que a menudo ven las cosas con más claridad de lo que hacemos en la actualidad. En la providencia de Dios y a través del don de la gracia común, también puede utilizar a los incrédulos para criticar nuestros puntos de vista, mostrando nuestros errores lógicos o falta de claridad.

La crítica mal hecha, ya sea a través de la exageración, la incomprensión, la caricatura, es un caso perdido para todos. Esto socava la credibilidad de la crítica y priva al que se está criticando de la oportunidad de mejorar su posición.

Es imposible en un blog exponer una metodología integral de la crítica, si tal cosa, incluso puede ser hecha. Pero hay al menos tres exhortaciones que valen la pena recordar sobre las críticas: (1) entender antes de criticar; (2) ser autocríticos en la forma de la crítica; (3) considerar las alternativas de lo que está criticando.

1. Comprender Antes de Criticar

Mortimer Adler afirma el punto importante en Cómo leer un libro:

Cada autor ha tenido la experiencia de sufrir reseñas de libros por la crítica que no se sentía obligados a hacer el trabajo de las dos primeras etapas primero. El crítico demasiado a menudo piensa que no tiene que ser un lector, así como un juez. Cada conferenciante también ha tenido la experiencia de tener preguntas críticas planteadas que no se basan en una comprensión de lo que había dicho. Usted mismo puede recordar una ocasión en la que alguien dijo a un orador, en un suspiro o, a lo sumo dos, "No sé lo que quieres decir, pero creo que estás equivocado."

En realidad no hay punto para responder a los críticos de este tipo. La única cosa educada por hacer es pedirles que manifiesten su postura hacia usted, la posición que pretende ser un reto. Si no pueden hacerlo de manera satisfactoria, si no pueden repetir lo que ha dicho en sus propias palabras, usted sabe que no han entendido, y usted está totalmente justificada en ignorar sus críticas. Ellos son irrelevantes, ya que toda crítica debe ser que no está basada en la comprensión. Cuando encuentre la rara persona que muestra que él entiende lo que está diciendo, tan bien como usted, entonces usted puede deleitarse con su acuerdo o resultar seriamente perturbado por su disidencia. (pp. 144-145)

Yo creo que tenemos que agregar al menos una advertencia a la perspectiva de Adler aquí. Él está asumiendo la buena voluntad de la parte de la que se está criticando. En la última década más o menos he notado que los teólogos con nuevas interpretaciones o posiciones que perpetuamente protestan están siendo mal entendidos. En algún momento, podríamos juzgar que el teólogo protesta demasiado. Si ni siquiera las críticas más cuidadosas y consideradas pueden entender el punto de uno, puede ser que exista alguna incoherencia en el mismo punto. La idea de que la comprensión y la crítica de la teología de algunas personas es "como tratar de clavar gelatina a la pared" se ha convertido en un cliché, pero la metáfora es apta y existe por una razón.

Sin embargo, la perspectiva de Alder es una que tenemos que escuchar y hacer caso en la medida en que dependa de nosotros. Visto desde una perspectiva bíblica, hay imperativos morales ligados al acto de leer y criticar. Jesús me dice que trate a los demás como yo quisiera que me trataran, y él me dice que ame a mi prójimo como a mí mismo, y esto incluye cómo me relaciono y crítico.

2. Ser Autocrítico

John Frame, en un artículo sobre "Cómo escribir un Libro Teológico," hace el segundo punto:

Ser autocrítico.

Ser autocrítico. Antes y durante su escritura, anticipe objeciones. Si usted está criticando a Barth, imagine a Barth mirando sobre su hombro, leyendo de su manuscrito, dando sus reacciones. Este punto es crucial. Una verdadera actitud autocrítica puede salvarlo de la falta de claridad y argumentos poco sólidos. Le evitara también de la arrogancia y de un dogmatismo injustificado –faltas comunes a toda la teología (liberal y conservador).).

No dude en decir "probablemente" o incluso "no sé" cuando las circunstancias lo justifiquen. La autocrítica también le hará más "profundo". Por frecuencia, tal vez por lo general, son las objeciones las que nos obligan a volver a pensar nuestras posiciones, para ir más allá de nuestras ideas superficiales, que luchan con las cuestiones teológicas muy profundas.

Mientras usted anticipa las objeciones a sus respuestas a las objeciones a sus respuestas, y así sucesivamente, usted se encontrará siendo impulsado irresistiblemente hacia el reino de las "preguntas difíciles", las profundidades teológicas..

En la autocrítica es tremendamente importante el uso creativo de la imaginación teológica. Continúe haciendo preguntas como éstas.

(a) ¿Puedo tomar la idea de mi fuente en un sentido más favorable? ¿Al menos uno favorable?

(b) ¿Mi idea proporciona el único escape de la dificultad, o hay otros?

(c) Al tratar de escapar de un mal extremo, ¿estoy en peligro de caer en un mal diferente en el otro lado?

(d)¿Puedo pensar en algunos contraejemplos a mis generalizaciones?

(e)¿Debo aclarar mis conceptos, para que no sean mal interpretados?

(f)¿Mi conclusión es controvertida y por lo tanto requiere más discusión de lo que había planeado?

3. Ofrezca Su Alternativa

Millard Erickson, en una edición anterior de la Teología Cristiana (Pág. 61, en ​​la segunda edición) hace hincapié en un punto adicional:

En la crítica no es suficiente encontrar defectos en una perspectiva determinada. Uno siempre debe preguntarse, "¿Cuál es la alternativa?" Y "¿La alternativa tiene menos dificultades?" John Baillie habla de escribir un artículo en el que criticaba severamente un punto de vista en particular. Su profesor comentó: "Toda teoría tiene sus dificultades, pero no usted no ha examinado si cualquier otra teoría tiene menos dificultades que la que ha criticado".

La buena crítica es un trabajo difícil, y es un trabajo necesario hasta que Cristo regrese. Los tres puntos anteriores no nos impiden cometer todo error, pero ayudarán a ser mejores críticos y, por tanto, mejores siervos de Dios y de la verdad.

2 comentarios leave one →
  1. 24 agosto 2015 11:19 am

    Me parece interesante el tema y pertinente para mí. Soy una persona muy crítica. De hecho aquí va una… Parece que el artículo fue sacado del inglés y se notan muchas deficiencias en la traducción… Sería bueno corregirlas para darse a entender mejor…

  2. 27 agosto 2015 9:26 am

    Aunque sólo el título del artículo me ha parecido la mar de interesante, no he entendido mucho el contenido del mismo, así que coincido con Joel Cáceres en que habría que revisar la traducción.

    A groso modo, he entendido que antes de hacer una crítica, hay que leer muy bien la posición del teólogo al que se le crítica y revisar tu crítica antes de compartirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: