Skip to content

Las Cartas Vivientes del Nuevo Pacto

19 agosto 2015

clip_image001

Las Cartas Vivientes del Nuevo Pacto

Por Mike Riccardi

“siendo manifiesto que sois carta de Cristo redactada por nosotros, no escrita con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de corazones humanos.”.
– 2 Corintios 3:3 –

Mientras los falsos apóstoles en Corinto están desafiando la credibilidad de Pablo, ellos se oponen a su autoridad y promueven la suya propia sobre la base de cartas de recomendación. Tienen cartas trucadas de alguna iglesia en Jerusalén, y están reclamando a Pablo porque él no tiene ninguna. Pablo responde diciendo que Cristo mismo le ha escrito una carta de recomendación. Y no fue escrita con mera tinta o piedra, sino por el Espíritu en los corazones humanos. La salvación de los mismos corintios era toda la mención de honor que Pablo necesitaba.

Si seguimos las imágenes de Pablo con cuidado, no habríamos esperado establecer un contraste entre los corazones humanos y tablas de piedra. Él sólo habla de cartas naturales escritas en tinta, y usted no utiliza la tinta sobre la piedra. Habríamos esperado que Pablo dijera algo así como: “No en papiros o pergaminos, que se desvanecen junto con la tinta escrita sobre ellos.” Pero él no dice eso. Contrasta “tablas de corazones humanos” –literalmente, “tablas que son corazones de carne,” — con “tablas de piedra.”

¿Por qué? Bien, los falsos apóstoles (es decir, aquellos contras los que Pablo se defendía en 2 Corintios) eran judaizantes. Ellos enseñaban que la circuncisión y la observancia de la ley ceremonial de Moisés era necesaria para la salvación. Y así, al cambiar el contraste de “escrito en papel” a “escrita en tablas de piedra,” Pablo está contrastando la impotencia de la ley en virtud del Pacto Mosaico con el poder santificador omnipotente del Espíritu bajo el nuevo pacto, que tiene ahora les ha amanecido con Cristo.

Piense en ello. ¿Qué otra cosa fue escrita en tablas de piedra? Los Diez Mandamientos (Éxodo 31:18). Pero ¿que era la promesa del Nuevo Pacto? Jeremías 31:33: “porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.” Philip Edgcumbe Hughes escribe:

“En el Sinaí la ley había sido escrita por el dedo de Dios en tablas de piedra; pero esto era una ley externa dada, mediante el cual el hombre pecador se enfrentó con su horrible incapacidad de cumplir las justas exigencias de su santo Creador. Jeremías 31:33, sin embargo, promete una ley dada que es interna, es decir, la escritura por Dios de su ley en el propio corazón.”(90).

¿Y cómo sucederá esto? Ezequiel 36:26 dice:

“Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.. "

Cuando los corintios experimentaron la realidad de su conversión a través de la predicación del Evangelio, Pablo dice esto cientos de años-de promesa que estaba llegando a su cumplimiento! Dios, por medio de Cristo, y por el Espíritu, eliminó su corazón de piedra, y les dio un corazón de carne! Carta de recomendación de Cristo en nombre de Pablo no fue escrita en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón humano vivificadas por la gracia divina!

Todo lo que los falsos apóstoles judaizantes podrían encomendar a los Corintios, era la ley grabada en tablas de piedra, que nunca podría quitar el pecado tan firmemente arraigada en los corazones de piedra. La administración mosaica tuvo sus efectos en el plan redentor de Dios, absolutamente. Pero todo lo que nunca podía hacer era informarnos de nuestro deber, y demostrar cuan impotentes son nuestros corazones de piedra de alcanzar jamás la justicia que Dios requiere de nosotros.

Cuando los maetsros insisten en que es necesario hacer algo para ser verdaderos beneficiarios de la obra de Cristo – ya sea que se trate de recibir la circuncisión, hacer penitencia, o simplemente mantener una lista de obras reglas de invención humana – ellos están simplemente delegando y retrocediendo de nuevo al ministerio de muerte (2 Cor 3:7) — el ministerio de condenación (2 Corintios 3: 9). Pero, queridos amigos, el ministerio de vida ha llegado! El día del ministerio de justicia (2 Corintios 3: 9) ha amanecido con la venida del Cristo, que es el cumplimiento de la ley de Dios, y con la venida del Espíritu Santo de la promesa que ahora es derramado en sus corazones (Rom 5 : 5).

Y Dios ha prometido a Su pueblo, que por obra del mismo Espíritu Santo, que Él quitaría su corazón de piedra espiritualmente muerto, le dará un corazón de carne, y pondría su ley en su interior y la escribirá en sus corazones -así que con el Espíritu Santo que habita dentro de usted, y la ley escrita en el corazón, los mandamientos de Dios ya no serían una presión desde fuera, solamente y siempre te informará de lo que debes hacer, pero nunca puedes hacer, sino que sería por un poder desde en el interior, lo que te permitirá vivir una vida de obediencia gozosa a Dios, con entusiasmo y gozo.

Moisés dio instrucciones para la adoración en el tabernáculo, que era una mera copia y sombra del tabernáculo celestial. Pero ahora, Jesús ha obtenido un ministerio mas excelente, por tanto como Él es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas (Hebreos 8: 5-6).

Pablo dice: "Mis Corintios, el Nuevo Pacto está aquí. Las cartas de los falsos apóstoles le encomendaban a un ministerio que nunca podría salvarle, nunca podría santificarle, y por tanto le señalaban al ministerio que estaba por venir. Este es el evangelio que les prediqué: Regeneración — el nuevo nacimiento —efectuado por el mismo Espíritu Santo habita permanentemente en usted, todo recibido por la gracia de Dios, mediante la fe en Cristo solamente.”

Querido lector, ¿ha recibido este Evangelio? ¿Ha confiado en este Jesús? Ha participado del ministerio glorioso de este Nuevo Pacto que ha venido en Cristo? ¿Se apropiado y ha confesado su culpa e injusticia ante un Dios santo. Ha reconocido que sus pecados han violado la ley de Dios, que le han separado de Él, y se ha ganado para usted el justo juicio de castigo eterno? ¿Le ha confesado a Él que no hay nada que usted podría hacer para pagar la pena de sus pecados incurridos? No la lectura de la Biblia, no la oración, no la asistencia a la iglesia, no cualquier tipo de buena obra! ¿Ha abandonado la búsqueda de una justicia propia , derivada de cualquier tipo de guardar mandamientos (cf. Flp 3: 9)?

Si no lo ha hecho, no haga otra cosa antes de hacer eso ahora. Vuélvase y ponga su confianza en Cristo solamente por su justicia. Mira a ver este Mesías prometido, crucificado y muerto y sepultado –y ¡resucitado! – conquistó el pecado y la muerte. Mire y vea en El toda la justicia que usted necesitará siempre para estar en la presencia del Dios Todopoderoso, y cuente solo con Su justicia para llegar hasta allí.

Para mis queridos hermanos y hermanas que conocen a Cristo y las dulces gracias salvadoras del nuevo pacto, ¿refleja su vida este Evangelio por el que usted es salvo?¿Es tu vida una carta de Cristo, que lleva las marcas de puño y letra de Cristo, escritas con la tinta del mismo Espíritu Santo (cf. 2 Cor 3: 3)? ¿Es su vida una carta de recomendación para las labores ministeriales de sus pastores y pastores? Y ¿es legible? ¿Se conoce y es leída por todos los hombres? ¿Puede la gente mirar la transformación de su vida en su discurso, en sus acciones, en sus actitudes y decir: “He aquí un hombre que ha participado del Nuevo Pacto! He aquí una mujer a quien la promesa de los siglos ha llegado! He aquí un corazón en el que la ley de Dios ha sido escrita, de modo que ella se deleita en obedecer sus mandamientos! He aquí un corazón en el que el Espíritu de Dios reina, de modo que él se deleita en despojarse del pecado, y caminar en el camino de la justicia!”

Ruego para usted pueda responder sí. Y en cualquier grado en el que se quede corto, buscarlo aún más, fortalecido por la gloria, belleza y deleite de ese suficiente Salvador mismo –ese mediador de un mejor pacto, promulgado sobre mejores promesas –que, por medio del Espíritu eterno, Él se ofreció sin mancha a Dios, para limpiar su conciencia de las obras muertas para servir al Dios vivo (Hebreos 9:14).

Mire a Cristo, y sea salvo. Y mire a Cristo, y sea santificado.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: