Skip to content

¿Es Para Hoy el Don de Profecía?

27 julio 2015

clip_image002

¿Es Para Hoy el Don de Profecía?

Por John Fast

La cuestión de si Dios sigue hablando a su iglesia a través de la profecía moderna es un tema que actualmente divide a muchos cristianos. Esta es una cuestión de suma importancia para cualquier creyente. Después de todo, si Dios todavía está dando revelación a su pueblo hoy, entonces no debe ignorarla. Sin embargo, si los dones proféticos terminaron con el último de los apóstoles, y el pueblo de Dios debe ser guiado exclusivamente por la palabra escrita de Dios, entonces deben rechazar cualquier afirmación de revelación adicional. ¿Cuál es la naturaleza de la profecía bíblica?¿Cómo podemos saber lo verdadero de lo falso? Y, lo más importante, ¿este don sigue operativo en la iglesia de hoy?. En este artículo se intentará responder a estas preguntas.

La Naturaleza de la Profecía

¿Son los dones proféticos afirmados por muchos hoy en día remotamente similares a los de la Biblia? Para responder a esta pregunta tenemos que examinar las principales características de la profecía bíblica. En primer lugar, un profeta era alguien que hablaba en nombre de Dios. El texto definitivo para el papel del profeta es el relato de la comisión a Moisés y Aarón en el Ex. 4:10-17; 7:1-7. En cuanto a este texto, el gran teólogo de Princeton, BB Warfield escribió:

Aquí, en las palabras más explícitas, Jehová declara que Aquel que hizo la boca puede ser con ella para enseñar lo que tiene que hablar, y anuncia la función precisa de un profeta de que él es "una boca de Dios", que no habla de sí mismo, sino las palabras de Dios … En ningún caso un profeta coloco sus palabras como sus propias palabras (The Works Of BB Warfield, Baker, 1981, vol.1, p.19).

Así que vemos que un verdadero profeta sólo hablaba las palabras de Dios. En segundo lugar, los criterios para determinar si un profeta estaba verdaderamente hablando por Dios se da en Deut. 18:15-22 . Según este texto, un verdadero profeta es conocido por el hecho de que la totalidad de su profecía se cumple, a menudo dentro de su vida (cf. Jer. 28: 9), y un falso profeta está marcado por la profecía no cumplida . Observe que no hay margen para el error, o predicciones parcialmente cumplidas. La penalidad por un falso profeta era la muerte. En tercer lugar, la fórmula del mensajero: Así dice el Señor, es utilizada cientos de veces por los profetas.

El uso de esta fórmula informó al oyente que no estaban recibiendo sólo las palabras, las impresiones u opiniones del mensajero, sino las mismas palabras de la persona que lo envió, sea Dios, o un rey pagano (Num.22:15 -17). El profeta tiene la clara intención de llevar a sus oyentes cara a cara con Dios mismo. Por último, la autoridad divina del profeta es vista en el juicio que cae sobre los que ignoran, rechazan o se oponen a las palabras de Dios habla a través de ellos. Egipto fue devastada porque Faraón rechazó el mandamiento de Dios. Acab es asesinado cuando él rechaza la advertencia de Miqueas (1 Kgs.22: 13-40). Esteban repasó la triste historia de Israel en Hechos 7. Debido a su rechazo de los profetas, y en última instancia a su Mesías, el juicio vino a Israel (Hb 3: 7-19; 12:25).

Profecía en el Nuevo Testamento

En los últimos años, muchos teólogos han tratado de afirmar que la profecía como se practicó por la iglesia del primer siglo se sometió a un cambio significativo. Uno de esos estudiosos inmanentes, Wayne Grudem, ha tratado de redefinir la profecía del Nuevo Testamento.

La profecía en las iglesias ordinarias del Nuevo Testamento no era igual a la Escritura en autoridad, pero era simplemente un informe muy humana – a veces parcialmente equivocado –de algo que el Espíritu Santo trajo a la mente de alguien (El Don de Profecía en el Nuevo Testamento y Hoy, Crossway Books, 1988, p.14-15).

¿Comparte el Nuevo Testamento esta reevaluación de los dones proféticos? Veámoslo. Las características principales de la profecía del Antiguo Testamento también se observan en los profetas del Nuevo Testamento. En primer lugar, los profetas del Nuevo Testamento, al igual que los profetas del Antiguo Testamento, recibieron revelación divina (1 Corintios 14:30; Gálatas 1:12; Efesios 3:5; Hechos 11:28; 21: 10-11; todos hasta Apocalipsis), que se consideró Escritura autoritativa, es decir, la palabra de Dios (1 Tim.5:18; 2 Pedro 1:20-21; 3:16).

En segundo lugar, el propósito para probar las predicciones de un profeta en el Nuevo Testamento, como en el Antiguo, era distinguir lo verdadero de lo falso (Mateo 7:15-20; 1 Juan 4: 1-6). No se permite ningún margen de error. En tercer lugar, el profeta del Nuevo Testamento también utiliza la fórmula del mensajero: Así dice el Espíritu Santo (Hechos 21:11). La conclusión debe ser que la profecía que se encuentra en el Nuevo Testamento es de la misma naturaleza esencial como la que se encuentra en el Antiguo Testamento. No hay ninguna base para la afirmación de que la profecía del Nuevo Testamento se mantiene a un nivel menor.

La profecía del Antiguo y del Nuevo Testamento es de inspiración divina, y por lo tanto inerrante. En ninguna parte de la Escritura la profecía es una mezcla de palabras divinas y la especulación humana que está sujeta a error. ¿Cómo se sostiene la profecía moderna de hoy cuando se compara con este estándar? No muy bien; en realidad no en absoluto. La profecía del movimiento carismático no tiene ninguna semejanza a la profecía infalible de la Palabra de Dios. Algunas citas de líderes carismáticos ilustrarán este punto:

La profecía puede ser impura – nuestros propios pensamientos o ideas pueden mezclarse en el mensaje que recibimos – si recibimos las palabras directamente o únicamente recibimos un sentido del mensaje (Bruce Yocum, Profecía, Palabra de Vida, 1976, p.79).

El contenido de muchas profecías es una mezcla de origen divino y humano (Clifford Hill, Profecía Pasado y Presente, Eagle, 1989, p.303).

No se debe dar una aceptación incondicional a las palabras del profeta … Pues, aunque el profeta es el instrumento del Espíritu de Dios él no es infalible, porque aún es humano y puede equivocarse. Por tanto, la congregación con discernimiento debe estar preparada para corregirle (Donald Bridge and David Phypers, Spiritual Gifts and the Church , Inter-Varsity, 1973, p.41).

La mayoría de los maestros carismáticos de hoy estarían de acuerdo en que la profecía contemporánea no es igual a la Escritura en autoridad … hay testimonio casi uniforme de todos los sectores del movimiento carismático que la profecía es imperfecta e impura, y contendrá elementos que no deben ser obedecidos o de confianza (Wayne Grudem, Teología Sistemática, el Inter-Varsity, 1994, P.1055).

¿Debían las profecías de los profetas del Nuevo Testamento ser tomadas con un grano de sal? La iglesia primitiva no lo creía respecto a la profecía de la hambruna de Agabo. Más bien, de inmediato trataron de proporcionar alivio (Hechos 11:29). Si la profecía moderna es tan poco fiable, ¿para qué sirve? ¿Edificará o dañará a la congregación local? Gran parte de ella es incapaz de ser probada por la Escritura porque se trata ya sea de temas de actualidad o asuntos de la congregación local. El tipo de profecía que estos autores tienen en mente es, por cualquier estándar bíblico, la falsa profecía, y los autores de tales son falsos profetas. Bajo el antiguo pacto habrían enfrentado la pena de muerte. Uno se pregunta cuánto de la profecía se estaría llevando a cabo en la iglesia de hoy, si la misma penalidad se aplicara.

Los mas grandes peligros para la iglesia que representa la idea de la profecía carismática continua es que socava la suficiencia de las Escrituras, y, como declara el mismo Dios, conduce a que las personas se alejen de la Escritura y se alejen de una dependencia de la Escritura (Jeremías 23:27). Su origen no es la boca de Dios, sino la mente del individuo (Jeremías 23:26), y no proporciona ningún beneficio para el cuerpo de Cristo (Jeremías 23:32). Niega ya sea implícita o explícitamente la sabiduría de la Biblia para satisfacer todas nuestras necesidades más profundas. La revelación de Dios es completa, "una vez dada a los santos" (Judas 3). El cristiano no necesita ninguna otra revelación. Profecía, junto con otros dones de revelación, cesaron con el cierre de la época apostólica.

4 comentarios leave one →
  1. Josuè permalink
    27 julio 2015 2:24 pm

    simple los falsos profetas deben ser apedreados

  2. Javier Samayoa permalink
    27 julio 2015 5:07 pm

    Estos artículos obedecen a los carismáticos católicos? o son cristianos evangélicos?

  3. 28 julio 2015 3:48 am

    ¿No socava la suficiencia de las escrituras que hombres falibles, humanos, imperfectos y llenos de pecado nos prediquen semana tras semana, domingo tras domingo lo que ellos creen que ha sido preparado, estudiado y guiado por el Espiritu Santo? Aplíquenlo a la profecía, ningún cristiano puede aplicar sus dones de manera perfecta, ni siquiera los maestros y pastores pueden hacerlo, se nos llama a juzgar la doctrina tanto de unos como de otros. Dios ha mandado que hayan pastores en las iglesias a pesar de sus impurezas, igualmente con los poseedores de los demás dones.

    https://cristianoscontinuistas.wordpress.com/

  4. Pablo Evangelico permalink
    28 julio 2015 10:24 pm

    ”Profecía, junto con otros dones de revelación, cesaron con el cierre de la época apostólica”. Que facil es decir algo como esto cuando no se toma en cuenta lo ocurrido en la historia de la Igleisa. Los cesacionistas son unos teologos raros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: