Skip to content

Dios Toma El Chisme Muy en Serio Y Usted También Debería

23 julio 2015

clip_image002 Dios Toma El Chisme Muy en Serio Y Usted También Debería

Por Chad Coley

Un pastor amigo mío una vez me contó una historia acerca de una señora en su iglesia viniendo hacia él después de haber terminado la predicación. Ella se deslizó hacia él y rápidamente dijo: “¿Sabía usted que los Smith tienen una problema con________?” Mi amigo miró y pronunció una línea clásica – que todos esperamos que no tenemos las agallas para decirlo. Él dijo: "¿Saben ellos que usted tiene un problema con el chisme?” Ella rápidamente salió corriendo …

Demasiado a menudo somos culpables de uno de los más atroces de los pecados. Para empeorar las cosas, ni siquiera pensamos en ello como si fuera pecado. Es el pecado del chisme. Nos reímos de nosotros mismos y decimo que lo estamos haciendo bastante bien. Después de todo, no estamos viviendo en la perversión sexual, no estamos robando, pasamos momentos de tranquilidad con el Señor, vamos a la iglesia, servimos el cuerpo de Cristo … Sin embargo, nos estamos engañando a nosotros mismos cuando se trata de los asuntos de la lengua.

1. Dios Toma el Chisme Muy en Serio

En Proverbios 6: 17-19, Dios nos da una lista de siete cosas que son una abominación para Él.

17 ojos soberbios, lengua mentirosa,
manos que derraman sangre inocente,
18 un corazón que maquina planes perversos,
pies que corren rápidamente hacia el mal,
19 un testigo falso que dice mentiras,
y el que siembra discordia entre hermanos.”

Observe que alguien que "siembra discordia entre hermanos" se incluye en esta lista. Este es un asunto serio a los ojos de Dios. Difundir discordia es "difundir controversias" en el hebreo. Tiene que ver con causar problemas entre las personas (el motivo de uno o las intenciones no importan, sólo el resultado).

Usted puede tener no pretender difundir intencionalmente contiendas, pero la realidad de la situación es que usted extendió contienda con su chisme. Los chismes en sí mismo es el ataque a la credibilidad y el carácter de otra persona por la repetición de la información negativa en relación con ese individuo.

Se inicia así: usted tiene cierta jugosa información que acaba de escuchar acerca de una persona y no puede esperar para decirle a otros acerca de ello. Tal vez usted no está incluso pensando en cómo quiere humillarle; sin embargo, eso es exactamente lo que está haciendo. Usted está asesinando a su carácter y credibilidad a los ojos de otra persona.

Dios dice que es una abominación. Así que seamos claros, el chisme es definitivamente un pecado ante Sus ojos. Para ponerlo en perspectiva, veamos otro pasaje en el que se utiliza la misma palabra.

“No te echarás con varón como con mujer; es abominación(Levítico 18:22)

Así que muchos cristianos de finales son tan rápidos para condenar la homosexualidad como una abominación ante el Señor, y sin embargo, cuántos son igual de rápidos para condenar los chismes bélicos que escuchan todos los días. Usted puede ser rápido para condenar que homosexual en protesta por la calle, pero ¿sería tan rápido para condenar a esa viejecita sentada a su lado en la iglesia haciendo comentarios groseros sobre la esposa del pastor?

Pablo también se refiere a los chismes en el Nuevo Testamento, especialmente en las epístolas pastorales. En Tito 2: 3, 1 Timoteo 3:11 y 2 Timoteo 3:31, Pablo advierte de los "chismes maliciosos" o "diabolos" en el idioma griego. Aquellos que difunden rumores maliciosos son un peligro para la comunidad cristiana en su conjunto.

Puede que no pensamos en ello en términos comparables con otros pecados como la fornicación o el adulterio, pero el pecado del chisme es tan peligroso para el cuerpo de Cristo. Nada va a destruir a un grupo de personas como los chismes corriendo salvaje a través de él como un reguero de pólvora sin control destruyendo todo a su paso. La palabra que usa Pablo aquí en estos pasajes es "diabolos." Obtenemos nuestra palabra "diablo" de esta palabra. Significa literalmente "calumniar, o para acusar falsamente".

Cuando los de la iglesia calumnian a otros y participar en chismes, son como el diablo, quien ha sido un calumniador desde el principio. Son en efecto diablillos, provocando divisiones en el cuerpo de Cristo. Usted puede ver por qué el apóstol Pablo advierte a estos dos pastores jóvenes a desconfiar de chismes maliciosos en la iglesia.

2. Formas Comunes En Que Una Persona Hace Chismes:

Dios odia la lengua mentirosa (Proverbios 06:17), otra abominación ante el Señor. La mayoría de los creyentes no luchan con la mentira manifiesta, o crear algo falso sobre otra persona. El problema para la mayoría de la gente viene cuando oyen algo que no han verificado como verdad y luego lo repiten como si ellos supieran de lo que están hablando.

No sea el que la transmite mentiras sobre otra persona. Esto se demuestra de otra manera cuando hablamos a otros acerca de una persona, pensando que sabemos lo que está pasando en sus vidas. Muy a menudo, sólo llegamos a ver una pequeña parte de la vida de una persona. Hacer juicios sobre una persona y después de hablar con otros acerca de ellos nos pone en el lugar de Dios. Nosotros blasfemamos, quitando a Dios fuera de Su trono y colocandonos nosotros allá arriba. Esto es lo que Santiago está hablando en Santiago 4: 11-12, "… hay un dador de la ley …" y no es USTED!

Otra forma de chisme es cuando usted repite algo a otra persona y lo justifica diciéndose a sí mismo: "Bueno, es la verdad." No importa si es la verdad o no, no lo repita a otros. Si te das cuenta o no, usted está fomentando la lucha entre los hermanos. He oído esto salir en la iglesia cuando los demás hablan de cosas de las que no deberían.

A menudo surge de esta manera: "¿Puedes orar por esto y esto, ellos están luchando con _____ en este momento?" Esto no es más que un intento de chisme santificado. La clave aquí es que todavía es el chisme. Ore por la persona que está pasando por pecado; no traicione confidencias. Si alguien le ha dicho un chisme, digales que lo que están haciendo es pecado y deben detenerse. Luego ore tanto por ambas personas, la que tiene el problema y la entrometida que se lo dijo.

El reto para cada uno de nosotros cuando nos enfrentamos con el chisme es ser el enlace que termina en la cadena de chismes.

3. Pasos Prácticos para Domar su Lengua

Al hablar acerca de otra persona, usted está umillandola y enalteciéndose a usted mismo. Sus chismes vienen de una posición de arrogancia y orgullo y no de amor. Si realmente pensamos sobre nosotros mismos Bíblicamente, la comprensión de las profundidades de nuestro propio pecado ante Dios, no seríamos tan rápido hablar de los pecados y faltas de los demás.

Para darle la vuelta, cuando usted se gloría en los defectos de los demás y repetirlas, usted esta básicamente diciendo que nunca haría una cosa así. ¿Cuan arrogante es eso ?! Santiago condena el arrogante en Santiago 4:7, “Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala.” La respuesta de Santiago a la arrogancia es, “Humillaos en la presencia del Señor y El os exaltará” (Santiago 4:10). La humildad es la comprensión de que Dios es grande, y tu no lo eres.

Estos son algunos puntos rápidos para ayudarle con el pecado del chisme:

  1. El amor bíblico cree lo mejor de la gente (1 Corintios 13:7) El hecho de que usted oye algo malo de una persona no significa que sea cierto. No lo repita; vaya a la persona usted mismo.
  2. Si no puede decir algo bueno de alguien, entonces no digas nada en absoluto. (Efesios 4:29) – Mi mamá me enseñó esto cuando yo era un niño. Habla sólo lo bueno de una persona.
  3. Domestique su lengua, el dominio propio es fruto del Espíritu (Gálatas 5: 22-25) – Un creyente que crece en madurez tendrá estas cualidades cada vez más en su vida!. Si usted es un verdadero creyente, entonces usted puede resistir los pecados de la lengua y practicar dominio propio.
  4. Cuidado con quien andas. “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33) – creyentes inmaduros necesitan corrección e instrucción, no un participante dispuesto a los chismes. Niéguese a escuchar y participar en chismes de cualquier tipo.

Reflexiones finales

Con el fin de hacer frente a los chismes, debemos reconocer en primer lugar que es pecado ante el Señor. Es un asunto serio, uno que no puede ser pasado por alto o ignorado. Dios lo ve como grave y nosotros debemos también. Mi lista de ejemplos de chismes hoy no pretende ser exhaustiva, sólo para hacerle pensar sobre su propio uso de la lengua.

Estoy seguro de que cada uno de ustedes puede llegar a muchos ejemplos de cómo usted fue víctima de chismes, o el autor del mismo. Ruego que cada uno de nosotros este consciente de lo que Santiago dice en Santiago 3:2: " Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice[b], es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.”

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: