Skip to content

Una Manera de Amar a Tus Hijos: Leerles la Biblia

22 julio 2015

clip_image001Una Manera de Amar a Tus Hijos: Leerles la Biblia

Por Jen Cordeiro

Tito 2:3-4 dice: “Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen lo bueno, que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos,…”

A lo largo de mis próximos tres artículos, me gustaría compartir algunas maneras prácticas para nosotras, como madres cristianas, de amar a nuestros hijos. La primera forma es la siguiente: mediante la lectura de la Biblia a nuestros hijos. (Si somos cristianos nuevos, o no conocemos bien la Biblia, esta es una gran oportunidad para nosotros de aprender junto con ellos.)

Incluso cuando nuestros hijos son muy jóvenes, son capaces de escuchar la Biblia, y esta es la mejor educación que podamos darles (y nosotros mismos), y la única que tiene la promesa tanto para esta vida y también para la vida futura .

Promesa de la Vida por Venir

En 2 Timoteo 3:15, Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, escribe a Timoteo, diciendo:

“y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.” (2 Timoteo 3:15).

Sólo Dios, a través de su Palabra, es capaz de dar a nuestros hijos “la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:15).

A través de la Biblia, Dios nos enseña la verdad acerca de quiénes somos, quién es Dios y cómo es posible que tengamos paz con Él por gracia, mediante la fe en el Señor Jesucristo solamente.

Porque Dios es Verdad, Su Palabra es Verdad

El Señor Jesús dice la verdad. El Señor Jesús es la Verdad. Él dice,

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

En el libro de Apocalipsis, Dios le da a Juan una visión de la segunda venida del Señor. En esta visión, nuestro Señor “el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios.” (Apocalipsis 19:11-13). El Señor Jesús, el Hijo de Dios, "se llama Fiel y Verdadero" y "su nombre es: La Palabra (Verbo) de Dios.”

Dios es bueno para darnos la Palabra de Dios: Jesús, el Hijo de Dios, como el "único mediador" entre Dios y el hombre (1 Timoteo 2: 5), y Él es bueno para darnos su Palabra, la Biblia – la fuente de la Verdad y la revelación de nuestro Señor.

La Biblia llama a Dios el "Dios de la verdad" (Salmo 31: 5; Isaías 65:16). También testifica que la Palabra de Dios es la verdad (2 Samuel 7:28).

Nosotros necesitamos a Dios, y también nuestros hijos. Necesitamos la verdad, y también nuestros hijos. Necesitamos la Palabra de Dios, y también nuestros hijos. Y todos necesitamos al Señor Jesucristo, con el fin de ser salvo.

Promesa de Esta Vida

“Bueno y recto es el Señor; por tanto, El muestra a los pecadores el camino. Dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino. Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad para aquellos que guardan su pacto y sus testimonios. Oh Señor, por amor de tu nombre, perdona mi iniquidad, porque es grande.”(Salmo 25: 8-11).

Dios "muestra el camino a los pecadores." Él no nos ha dejado adivinar lo que es correcto y lo incorrecto. Él no nos ha dejado pasar por esta vida apoyándonos en nuestras ideas falibles y pecadores, ni depender del mundo para enseñarnos.

No estamos condenados a hacer lo correcto en nuestros propios ojos, como la gente en el libro de Jueces lo hicieron. Necesitamos no construir nuestras casas sobre la arena.

Dios nos ha dado su Palabra, que el Salmo 119 dice: “Lámpara es a mis pies” (Salmo 119: 105). La sabiduría clama de sus páginas, "Volveos a mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras.” (Proverbios 01:23).

Con la ayuda de Dios, no tenemos que tropezar a través de esta vida en la oscuridad, ni dejamos a nuestros hijos a hacerlo. Volvámonos a Él, volviendo a Su Palabra – leyéndola, y, por Su poder, hacer caso a lo que dice.

Amemos a Nuestros Hijos

El mundo es nuestro enemigo. Nuestra carne es nuestro enemigo. Satanás y los demonios son nuestros enemigos. Pero Jesucristo es Fiel y Verdadero. Él es Dios, y el único que es bueno y quiere lo que es bueno para nosotros y para nuestros hijos. Él nos habla a través de Su Palabra: la Biblia.

Hagamos nuestra parte para llenar nuestras mentes y corazones – y las mentes y los corazones de nuestros hijos – con la Palabra de Dios al leerles la Biblia. Esta es una excelente manera en que usted puede amar a sus hijos.


clip_image002

Jen Cordeiro

Por la gracia de Dios, soy cristiana, esposa y una madre. My husband, Regis, works for the Master’s College. Mi marido, Regis, trabaja para el Master’s College. Hacemos vídeos de la Biblia para niños, que publicamos en línea en: www.vimeo.com/channels/bibliatv4kids .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: