Skip to content

El Mito del "Cristiano Carnal”

20 julio 2015

clip_image001El Mito del "Cristiano Carnal”

Por John Fast

En mi último post trate el auto-examen, le di una tercera razón por la que es tan necesaria esta disciplina, es decir, ver si estamos manifestando verdaderamente las características de una nueva naturaleza. En este post, quiero ampliar esta idea y proporcionar una cuarta razón para la auto-examen.

Comenzando hace poco más de cien años una nueva generación de cristianos comenzó poblar las bancas de la iglesia de América del Norte. Esta nueva clase de cristiano era, y sigue siendo, propagada por los maestros que promueven la afirmación errónea de que hay tres clases de hombres, – el hombre no convertido, el "cristiano carnal" y el "cristiano espiritual".

Antes de emprender la discusión de la teoría cristiano carnal, hay que entender lo que no se dice en este artículo. No se niega que los cristianos pueden y actuar y pensar de una manera carnal. De hecho, todo lo contrario es cierto.

Todo cristiano actúa y piensa de una manera carnal en un grado u otro en algún área (s) de su vida. No todos están en el mismo nivel de madurez espiritual, y hay muchos grados de santificación (2 Pedro 1: 8). Sin embargo, ya sea que un cristiano se comporte o no de una manera carnal en varias ocasiones en su vida no es la cuestión bajo consideracion. La cuestión es, ¿divide la Biblia a los hombres en tres categorías? O, para ser más específico, ¿Enseña la Biblia que existen dos clases de cristianos?

El Origen del Mito

La omnipresencia de la enseñanza cristiana carnal se remonta a tres grandes influencias. Durante muchos años la enseñanza de tres clases de hombre fue popularizada en las notas de la Biblia de Referencia Scofield. Luego, en 1918, Lewis Sperry Chafer publicó El Que Es Espiritual en la que promovió el concepto de que 1 Corintios 2: 15-3: 3 describe dos clases de cristianos, carnales y espirituales. Por último, durante muchos años la Cruzada Estudiantil para Cristo utilizó un tratado que representa tres círculos, cada uno representando una clase diferente de hombre, con los dos últimos siendo el cristiano carnal y el cristiano espiritual respectivamente.

Como se desprende de las notas de la Biblia Scofield y el libro de Chafer, esta doctrina se basa en una mala interpretación y aplicación errónea de 1 Corintios 3:1-3. Este pasaje se encuentra en el contexto de una pequeña riña y superioridad dentro de la iglesia de Corinto. Los problemas de esta iglesia fluyeron de una fuente, la carnalidad de sus miembros. Es importante recordar que Pablo primero aborda a los Corintios. En el capítulo uno se refiere a ellos como "santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos" (v.2), que eran los destinatarios de la gracia de Dios (v.4), que fueron enriquecidos en todo (v.5), y que "nada os falta en ningún don," (v.6).

. La confusión se basa en la interpretación del adjetivo "carnal" en 1 Cor. 3: 3. El término griego sarkikoi y su contraparte basar hebrea a menudo se refiere a la fragilidad, la falibilidad, y la naturaleza del hombre caído (Rm.7: 14), y tal es su uso en este pasaje. Nunca se usa para distinguir una clase de cristiano de otro. La vieja naturaleza carnal no se erradica cuando Dios nos lleva a la salvación (Rm.7: 16-20), es por eso que ansiosamente esperamos la redención de nuestros cuerpos (Rm.8: 23). Pablo está reprendiendo a los Corintios por su falta de madurez espiritual y conducta carnal en un área de su vida, no por no estar a la altura de una forma más elevada de la cristiandad. Más tarde, en su carta del apóstol alabó los Corintios por la celebración de las tradiciones con firmeza que él les había enseñado (1 Corintios 11: 2). Es evidente que sus vidas no se caracterizaron por una forma de carnalidad que los hizo indistinguibles de un incrédulo.

El apóstol Pablo conocía solamente dos clases de hombres que se describen en 1 Cor. 2:14-15. . El hombre natural es una persona que carece del Espíritu de Dios e incapaz de comprender la obediencia a la verdad bíblica (Rm 8: 6, 7), mientras que el hombre espiritual entiende "las cosas que son del Espíritu de Dios" (v.14) . Las "cosas del Espíritu" son muy superiores a la razón del hombre natural. Es posible que la mente de una persona pueda ser mejorada por el evangelio y tener una gran comprensión del conocimiento literal de la Escritura. Tales eran los escribas y fariseos, sin embargo, Jesús los llama ciegos guías de ciegos. Hasta que Cristo abre el corazón, no podemos conocer nada de El ni de su voluntad, como se debe saber. Es por ello que las verdades espirituales son locura al hombre natural.

Verdadero de lo Falso

Otro error importante de esta enseñanza es que no logra distinguir entre la verdadera fe salvadora y la falsa, la fe espuria. La fe falsa es una creencia, un asentimiento mental a los hechos del Evangelio, sin un corazón transformado. Este tipo de fe engañosa se ilustra en la Biblia; desde la nación de Israel, que honró a Dios con los labios, pero su corazón está lejos de Él (Isaías 29:13), hasta los fariseos hipócritas (Mt 23), y las personas que buscaron a Jesús sólo por los beneficios temporales (Juan 6:26; 8:31).

La teología del "cristiano carnal" asume que todos los que hacen profesión de fe son creyentes genuinos, independientemente de cualquier evidencia de lo contrario. Los que no viven y actúan como cristianos están relegados a la segunda posición en la clase de "cristiano carnal", cuando en realidad puede que no sean verdaderos creyentes en absoluto. De hecho, el verdadero creyente tendrá que luchar con el pecado y experimentar dolores de crecimiento en el proceso de la santificación. Si uno no experimenta estos dolores de crecimiento, es poco probable que uno posea una fe genuina.

Y esta es la verdadera tragedia de esta enseñanza; proporciona muchas personas que no son verdaderamente cristianos con una falsa sensación de seguridad de que en realidad son verdaderos creyentes. Engañar a la gente haciéndoles creer que son cristianos cuando no lo están debe encontrarse entre las acciones más crueles, malvadas y carentes de amor perpetradas por el hombre. Mientras aquellos que han sido engañados por esta enseñanza siguen creyendo esto, nunca buscaran una verdadera salvación.

La corta epístola de 1 Juan fue compuesta por el apóstol para dar a sus lectores la seguridad de que eran auténticos cristianos (1 Juan 5:13). Contrario a la enseñanza del cristianismo carnal, el apóstol Juan subraya que un verdadero creyente no vive una vida de pecado habitual (1 Juan 3: 7-10). El escritor del libro de Hebreos equipara la fe salvadora con la obediencia a Jesús (Hebreos 5: 9), y afirma que para el verdadero creyente en Jesús, la santidad no es una opción (Hebreos 12:14). Cualquier persona que no tiene un auténtico deseo sincero de ser obediente y agradable a Dios pierde cualquier derecho a una seguridad de su salvación y seriamente pone en duda la validez de su fe (2 Cor. 5:9).

Un tercer fallo en la enseñanza del "cristiano carnal" es que excluye prácticamente la necesidad de arrepentimiento en la experiencia de la conversión. Esto está implícito en la inferencia de que el cambio demostrable en la vida del convertido no es un requisito de la conversión y que uno puede seguir viviendo en el mismo estado de pecado como antes de su conversión.

En otras palabras, ningún nuevo nacimiento es necesario para la conversión. Esto va en contra de toda la enseñanza apostólica sana. El apóstol Pablo señaló al cambio radical en la vida de los corintios como prueba de su nueva naturaleza (1 Cor. 6: 9-11). El llamado al arrepentimiento genuino era una parte integral de los ministerios de Juan el Bautista (mt.3: 2), Jesucristo (Mateo 4: 17; Lk.24: 47), y la iglesia primitiva (Hechos 2:38, 20: 20-21). Cuando el arrepentimiento es presentado como opcional, o la marca de una clase superior y más espiritual de creyente, la consecuencia del pecado (es decir, la separación de Dios) ya no se ve como un obstáculo para una relación salvadora con Dios.

Esta baja perspectiva del pecado no es nuevo en la historia del cristianismo. Pablo se ocupó de este mal uso de la gracia cuando él hizo la pregunta retórica, "¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde" (Rm.6: 1)? Para los maestros del cristianismo carnal, enfático “En ninguna manera” de Pablo (Rm 6: 2) ha sido reemplazado por: “Sí, se puede. Tu eres solo un cristiano carnal.” Una visión pobre del pecado es el resultado de un desprecio de Dios. Las falsas enseñanzas siempre apelan a la carne de una manera u otra (2 Pedro 2: 18,19).

El error más grave de la enseñanza del "cristiano carnal" es que minimiza la eficacia del sacrificio de Jesús en la cruz, junto con las demandas del discipulado. El Cristianismo Carnal también separa la santificación de la justificación, algo que la Biblia contradice enfáticamente (Filip.1: 6; Judas 24;), y niega implícitamente las advertencias de la Biblia de vivir para la carne (Rm 8:12-14; Gálatas 6: 7-8).

A través de la cruz de Cristo, el creyente ha sido liberado del poder del pecado y la muerte (Rm 6: 20-22., 8: 2). La antigua levadura es purgada (1 Corintios 5: 7). El poder y el amor del pecado es quitado. El falso evangelio del cristianismo carnal pierde por completo la importancia de la cruz; es un evangelio diferente que lo sitúa y a los que lo propagan bajo el anatema pronunciado por Pablo (Gal 1: 8, 9).

El evangelio que Jesús predicó llama a la necesidad de un nuevo nacimiento (Jn 3: 3), una completa negación de sí mismo, logrado por un patrón habitual de seguir a Cristo (Lc 14,27), algo que está completamente fuera de la capacidad del hombre natural (Rm 8: 6, 7). Esta doctrina enseña que uno puede aceptar a Jesús como Salvador, y aun tratar la sumisión a Su señorío como opcional. A menudo, la apelación se hace al "cristiano carnal" a "hacer de Jesús el Señor de su vida." Lo que estos maestros no se dan cuenta es que Jesús es el Señor.

La única pregunta es si se va a someter a su señorío o no. Jesús no se puede dividir. Uno no puede tener a Jesús como Salvador y negarse a someterse a Él como Señor. La Biblia tiene fuertes advertencias para aquellos que intentan socavar el señorío de Jesús y convertir la gracia de Dios en una licencia para pecar (2 Pedro 2: 1-3; Judas 4).

Las Consecuencias Trágicas

El evangelio del "cristiano carnal" es la consecuencia de un evangelismo defectuoso, superficial, impulsado por los números y centrado en el hombre que trata de ganar conversos a cualquier precio, incluso a expensas de las almas eternas de los hombres. Este modelo moderno de evangelización ha reemplazado el genuino arrepentimiento y la fe salvadora, que se manifiesta en un cambio de vida y seguido por un discipulado consistente, con una "decisión por Cristo" (un término que en sí mismo es completamente anti-bíblico).

Como resultado, las "decisiones" son tratadas como si fueran conversiones reales, a expensas de cualquier evidencia de una obra del Espíritu Santo en la vida de la persona, lo que resulta en un número incontable de personas que se quedan con la falsa seguridad de que son auténticos cristianos. La única cura para el falso evangelio del cristianismo carnal es un retorno al modelo bíblico del evangelismo que hace hincapié en la culpabilidad de una persona ante la Ley, el arrepentimiento genuino, y la necesidad del nuevo nacimiento.

Sólo entonces la gente aprende que no es suficiente el simple hecho de profesar la creencia en Jesús (Mateo 7:21; Sant.2: 19-20), pero se darán cuenta de que cualquier profesión de fe debe ser respaldada con la evidencia bíblica de que uno ha recibido un corazón cambiado. ¿Se le ha dado una nueva naturaleza? El falso evangelio del cristianismo carnal ha barrido la cristiandad moderna, creando uno de los campos misioneros más grandes hoy en día: la iglesia local.

6 comentarios leave one →
  1. Solo escritura permalink
    20 julio 2015 5:57 pm

    Muy buen post Lumbrera gracias por compartir cosas para la edificación
    !!

  2. Solo escritura permalink
    20 julio 2015 6:01 pm

    Perdón no es Lumbrera es El evangelio según Jesucristo Gracias !!

  3. 20 julio 2015 10:09 pm

    El cristiano carnal no es un mito. El apóstol Pablo les dice a los Corintios que ellos eran cristianos carnales. I Corintios 3:1. Pero él los llama hermanos. o sea que eran cristianos. Participé en la Cruzada Estudiantil para Cristo más de 20 años. Gracias a su ministerio me convertí en cristiano. Todos los cristianos hemos pasado por etapas de carnalidad, pero no por eso dejamos de ser cristianos.Por algo, Dios en su Palabra nos ofrece la solución para salir de ese estado, que no es bueno para ningún cristiano. Hay algunas cosas que no estoy de acuerdo de su artículo, pero no las puedo exponer aquí. Descalificar a otras organizaciones cristianas es un fruto de la carnalidad, Pero siempre estamos a tiempo de arrepentirnos. Bendiciones hermano. Tengo este blog en mi lista.

  4. 21 julio 2015 9:10 am

    El punto no es si Pablo hablo a cristianos diciéndoles ‘sois carnales’, sino ¿Qué quiso decir con eso? ¿Acaso Pablo pensaba en personas que habían venido a Cristo en arrepentimiento y fe y aun su conducta no había sido tocada por el poder transformador del Espíritu? Por supuesto que no. El articulo ayuda a aclarar las palabras de Pablo en su contexto y teología. Gracias,

  5. 22 julio 2015 8:44 am

    Bendiciones en Cristo, hago parte de Cruzada Estudiantil para Cristo ( CRU) en Colombia conocida como Vida Para Colombia desde hace 12 años y me congrego en la Iglesia Cristiana Presbiteriana Reformada de mi ciudad, Excelente articulo y es uno de los temas que he tenido que aclarar al usar los folletos de Cruzada ya que desafortunademente quedo mal este concepto. En 1 corintios 3:3 dice : porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres ( no creyentes )?. OJO, Pablo NO dice: Sois Cristianos carnales y andáis como Cristianos no creyentes sino que les dice a estos cristianos que aun son carnales o naturales y les pregunta andáis como no creyentes. Vemos que Pablo en este versículo sigue manteniendo solo dos tipos de hombres: los carnales o naturales y los espirituales. Entonces la aclaración que hago con el circulo es poner un slash así: Cristiano/carnal y les digo cuando el espiritual peca se comporta como natural o incrédulo o carnal. Pero cristiano carnal es contradictorio. Mi oración es poder corregir estos conceptos erróneos en los folletos de cruzada. Obviamente los folletos de cruzada no son inspirados por Dios, por eso se deben corregir. Amo el ministerio de Cruzada y ha sido un instrumento de Dios para evangelismo universitario y profesional y como todos los demas ministerios por mas biblicos que seamos tenemos nuestros errores. Bendiciones en Cristo

  6. Juan Copa permalink
    25 noviembre 2015 4:30 pm

    El cristiano carnal es el tibio del cual La Biblia dice: Cómo me gustaria que seas frio (hombre natural ó inconverso) ó caliente (cristiano espiritual), porque si eres tibio, te vomitaré de mi boca. El carnal tiene el Espiritu Santo pero no es guiado por éste sino por su carne y le gusta pecar, acepta a Jesucristo como Salvador pero no como Señor porque no quiere obedecerle y si no se arrepiente su destino será el infierno (y no el cielo como cree que llegará a él como pasajero de segunda ó tercera clase).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: