Skip to content

La Respuesta del Cristiano al Mundo Haciendo lo que el Mundo Hace

8 julio 2015

clip_image001La Respuesta del Cristiano al Mundo Haciendo lo que el Mundo Hace

Por Eric Davis

Ahora que los cristianos hemos tenido unos días para tranquilizarnos un poco, podemos cambiar la posición y volver a calibraros. Eventos como aquellos que transcurrieron el pasado viernes proporcionan momentos oportunos para recordar al pueblo de Dios de nuestra misión. Cuando algunos de los más poderosos tribunales humanos en el mundo expresan su condición caída, y las tribunas de la cultura estallan en alabanza, los cristianos dan una ocasión para recordar lo que estamos haciendo aquí en la tierra.

La humanidad todavía está caída. Jesús todavía ha resucitado. Cristianos todavía están comisionados.

Ser galardonado con toda bendición espiritual del cielo significa que tenemos la responsabilidad de ser una bendición en la tierra. Un lugar útil de dirigirnos a la instrucción bíblica al respecto es la exhortación del apóstol Pablo a la iglesia de Colosas. Estos creyentes vivieron en una cultura que desentonaba con la cosmovisión bíblica. Cosas como la homosexualidad y las posturas políticas hostiles eran la norma. Entonces, ¿Por qué Dios, a través de la pluma del apóstol, pastorea a su pueblo para responder?

“Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.”(Colosenses 4:5-6).

En general, la idea es que cuando las personas perdidas hacen lo las personas perdidas hacen, Dios mantiene su iglesia en medio de ellos, como compañeros de los pecadores (que han sido salvados por Cristo), con el fin de interactuar con sabiduría y humildad para Su gloria y su salvación.

Aquí están algunos recordatorios para ayudar a responder con prudencia, mientras vivimos entre los perdidos:

  1. El evangelio nos transforma para una nueva vida.

clip_image003

Aunque nos hemos opuesto y hemos rechazado a Dios, hizo un plan para hacer de sus enemigos sus hijos. Eso es lo que hizo al venir del cielo a la tierra; vivir sin pecado, muriendo sacrificialmente, y resucitando victoriosamente. Él se acercó a nosotros, no con un látigo para castigar y apartarnos por ser pecadores, pero con una corona de espinas, la cruz y los clavos para retenerlo en la cruz por nosotros; traernos cerca.

Dios finalmente juzgará a todas las personas que no reciben su perdón amoroso, pero es retenido por un poco. Él perdona la ejecución de los pecadores mediante la ejecución de su Hijo en su lugar. Eso es lo que Dios hizo al enviar a su Hijo a morir en la cruz.

El Dios que aborrece el pecado es el Dios que ofrece perdón de nuestros pecados al asumir la responsabilidad de nuestros pecados con su muerte expiatoria sustitutiva.

Y cuando recibimos a Cristo por la fe, entramos en la familia de Dios; somos cambiados. Debemos poner nuestras mentes en las cosas de arriba, no en las cosas que están en la tierra (Colosenses 3:2).

La obra terminada de Cristo aplicada a nosotros por la gracia de Dios lo cambia todo, especialmente nuestra postura hacia los pecadores haciendo lo que hacen los pecadores.

  1. El evangelismo se convierte en el privilegio y el deber de todo cristiano, no cristianos de élite.

Aunque muchos de los creyentes colosenses eran probablemente nuevos cristianos y sin mucha educación de Biblia, Pablo les llamó a ser evangelística en una cultura en oposición. La forma en que sabemos que estamos llamados y calificados para hablar la buena noticia de Cristo crucificado por los pecadores es si hemos creído el mensaje nosotros mismos.

Charles Spurgeon escribió: "Usted no fue salvo para qe pueda ir al cielo solamente; usted fue salvo para que usted pueda llevar a otros con usted.”

Los embajadores nacionales se consideran a sí mismos privilegiados de representar a sus naciones en territorios extranjeros. ¿Hemos captado el privilegio colosal que tenemos de ser embajadores de Dios y portavoces en un mundo perdido?

  1. Se supone que los cristianos están con los perdidos, no se esconden de ellos.

clip_image005

Los mandamientos que existen en el NT perteneciente a la conducta entre los perdidos nos dice que el pueblo de Dios no han de ser cristianos escondidos en bunker. La salvación del pecado no es un llamado a la evacuación de los pecadores. Jesús dijo: "Vosotros sois la sal de la tierra." (Mateo 5:13). La sal no tiene la intención de permanecer en el contenedor / agitador de sal sino que sea dispersa en la materia que es diferente de si, con el propósito de ayudar. Estamos para dispersar cada semana en nuestros puestos de trabajo, aficiones, familia, amigos, barrios para llevar el valor, el condimento del carácter piadoso y la palabra de Dios.

  1. Dios asume que estamos preocupados por la conversión de los perdidos, no indiferentes.

Al dar el mandamiento con respecto a los perdidos, el apóstol supone correctamente que los verdaderos creyentes en la iglesia de Colosas se preocupaban en gran medida por los griegos perdidos, Judíos, y los romanos a su alrededor.Ser salvo crea una reacción automática en el pueblo de Dios: desean desesperadamente que otros se salven. Charles Spurgeon, “¿No desea que otros se salven? Entonces usted mismo no es salvo. Téngalo por seguro.”.

  1. Dios es el que salva, aunque somos sus instrumentos.

Que existe un mandamiento a los creyentes con respecto a sus vidas en torno a los incrédulos nos dice algo sorprendente: el Dios perfecto del universo realmente utiliza personas imperfectas para llevar a cabo su plan perfecto de salvar a los perdidos. Pero no somos más que instrumentos. Sabiendo esto nos aleja de la conducta poco útil en el evangelismo (ira, frustración, desesperación) y los métodos inútiles en la evangelización (pragmatismo, técnicas centradas en el hombre y de manipulación).

Y podemos confiar en que el Príncipe de los pastores, que se preocupa mucho por sus ovejas, no tendrá nada menos que un 100% de éxito en la búsqueda y en guardar a sus elegidos.

  1. La Estrategia de Dios para alcanzar a los perdidos son los cristianos piadosos en el mundo y no las técnicas externas siempre cambiantes.

Ahora, su estrategia final, por supuesto, es su propio plan soberano para llegar abajo y otorgar nueva vida a pecadores indignos que no lo merecen. Pero, su plan soberano incluye un medio. El apóstol presenta a la la iglesia de Colosas y nosotros: la conducta piadosa entre los perdidos (Colosenses 4:5) y las palabras piadosas con los perdidos (Colosenses 4:6). Eso es todo.

Por lo tanto, no tenemos por qué entrar en pánico y asumir que la Escritura es deficiente cuando se trata de alcanzar a los perdidos; aunque su perdición adquiere nuevas y retorcidos grados.

clip_image007

La estrategia de Dios para la vida efectiva entre los perdidos no es una cierta técnica externa. Cosas como eventos de evangelismo periódico son buenos y necesarios, pero deberían ser una excepción en medio de la norma de todos los días-sal y luz viviente. Pablo no insta a la iglesia a tener tres servicios de la iglesia para una edad específica y demografifca diferente para un alcance efectivo. Él no manda los Colosenses a alcanzar a los perdidos retumbando con megáfonos con reuniones locales en al ciudad. Tampoco consideró boicotear establecimientos no cristianos como evangelismo bíblico. El Apóstol no les ordenó, diciendo: “Está bien, la manera de llevarlos a Cristo es evitar y rechazar el expendio de yogur griego, porque el cajero practica la homosexualidad.”

Si todavía no estamos en el cielo, la responsabilidad de todo cristiano es la santidad personal en nuestra conducta ante los perdidos y la piedad personal en nuestras palabras con los perdidos. Y, no es suficiente ocultarme en mi casa y ser piadoso. De hecho, eso es impío.

Más específicamente, mi conducta en torno a los perdidos es ser sabio y redimir. Yo debo de andar en "sabiduría para con los extraños," pensar en el rasgo de piedad que se necesita en el momento, en el temor de Dios, no el hombre. Estoy para hacer “el mejor uso del tiempo.” Esa frase griega en Col. 4:5 “aprovechando bien el tiempo” tiene la idea de comprar a cada momento. Debo ver mis minutos, horas y días entre los perdidos como una oportunidad de inversión para la gloria de Cristo y su salvación.

clip_image009

Además, mi discurso con los perdidos es ser "siempre" lleno de gracia, sazonada y tener discernimiento (Colosenses 4: 6). En ningún momento necesitamos desviarmos de estos mandamientos como si fueran insuficientes para la misión. La verdad debe ser dicha, incluso y especialmente verdades sobre la depravación, el arrepentimiento, la ira de Dios, el infierno, y sin embargo siempre sazonadas. Los condimentos bíblicos incluyen cosas como una respuesta suave (Prov. 15:1 ) y un buen momento (Prov. 15: 2 ), combinada con la atención sincera por el oyente (1 Cor. 13:4, Ef 4:15). Y la buena noticia de Cristo crucificado en lugar de los pecadores deben abundar más de lo que estemos hablando.

Y el Apóstol asume que debemos ser intencionales al dialogar con los perdidos: "… para que sepáis cómo debéis responder a cada uno" (Colosenses 4: 6). Se supone que hablemos, escuchemos y pensemos a través de una respuesta. Aunque aún firmemente opuesto a la cosmovisión bíblica, muchos tienen preguntas y están dispuestos al diálogo. Tienen malentendidos que necesitan aclaración e ira que se debe soportar. La conversión es a menudo algo que lleva su tiempo mientras las verdades se discuten y se procesan. La disposición de un cristiano al diálogo de manera sazonada a menudo es ese lento cincel en la mano de Dios que con el tiempo hará de un pecador condenado a un santo justificado.

Nuestra conducta piadosa y el discurso entre los perdidos serán alimentados mientras tenemos en mente las verdades teológicas como la soberanía de Dios (que sabemos que él está en control), la depravación del hombre (los perdidos hacen lo que hacen los perdidos), la cruz de Cristo (el poder de Dios para salvar a los peores, como nosotros), la confianza en la cruz ("No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al Judio primeramente y también al griego". Rom 1:16), y la eternidad del cielo y el infierno (mucho está en juego aquí).

clip_image010

Nuestra conducta piadosa y palabras también se alimenta recordando cosas prácticas, como la humildad de una mentalidad de siervo (¿cómo puedo servir a los perdidos a mi alrededor?), El pecado en realidad trae dolor (las caras felices son solamente novocaína espiritual), comprensión (son correctas mis suposiciones sobre esta persona?), aprendizaje (los cristianos ignorantes suelen ser un testigo pobre), discusión en amor (desacuerdo sin desprecio innecesario), evitar ser innecesariamente raros (usted no está llamado a ser un imitador de Ezequiel), recibir corrección ( si nos equivocamos acerca de un tema, admitirlo), conciencia (los cristianos debe ser tácticos), seguimiento (mantener la relación y dar material de lectura), silencio (saber cuándo estamos dando perlas a los cerdos), y oración (vamos a necesitar la sabiduría y la fuerza más allá de nuestros propios recursos).

Trabajar por la piedad personal no es sólo por nosotros mismos. Es para el beneficio de las muchas, muchas personas perdidas que nos rodean. Así, cuando vemos la cultura se precipita en la forma en que la cultura ya se precipitó; cuando nos preguntamos, "¿Cómo puedo ser eficaz para Dios?", podemos ver el simple plan de Dios y tomar valor. Ya que tenemos poco tiempo para llevar la verdad sazonada a los perdidos, debemos hacer un buen uso de ello.

Tomado de un sermón reciente sobre Colosenses 4: 5-6.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: