Skip to content

Cómo Prevenir Que El Centralismo en el Evangelio se Apague

25 junio 2015

clip_image002Cómo Prevenir Que El Centralismo en el Evangelio se Apague

Por Erik Raymond

Estamos bien en esta nueva y generalizada recuperación de la centralidad del antiguo evangelio. Continuo viendo y escuchando de las luces que se enciendan para la gente. Esas preciosas verdades teológicas, robustas de ayer están cautivando corazones hoy. Mientras me regocijo en esto también hay un piedra en mi zapato de retroceso teológico: estas verdades se están recuperando debido a que una vez fueron subestimados.

La Recuperación Significa que Alguna Vez se Perdieron

La razón por la que todo esto es noticia hoy es porque estas doctrinas fueron relegados a la última página en décadas anteriores. En otras palabras, somos susceptibles de ver suceder lo mismo ante nuestros ojos. Imagine por un segundo a los jóvenes de nuevo a mediados de los 90 que escuchan a Piper o Sproul por primera vez. Su sinapsis teológica empieza a dispararse a una velocidad rápida alegre. Repentinamente obtienen un gran Dios complejo y no pueden dejar de hablar de la grandeza del evangelio. Veinte años después, miran a su alrededor en una conferencia y hay cerca de 10,000 personas que igualmente han llegado al mismo alarde de sesión del evangelio. Increíble. Mire hacia adelante 40 años después. Alguien en sus 20 de escribe un libro acerca de lo que ocurrió hace medio siglo. Se maravillan de lo rápido que se encendió y se extendió este reguero de pólvora del evangelio, pero también observan la rapidez con que se apagó.. Después de un par de generaciones es historia. Esto, en mi opinión, sería trágico.

También sería evitable.

Necesitamos Desesperadamente Hermenéutica

Mi principal preocupación hoy no es principalmente una cuestión de teología, sino de hermenéutica (el arte y la ciencia de la interpretación). Lo que el movimiento centrado en el evangelio necesita para perseverar es un compromiso de enseñar a la gente a leer, interpretar y aplicar correctamente la Biblia.

Déjenme darles un ejemplo. Cuando mi esposa y yo vamos a comer tenemos ciertas diferentes experiencias. Yo (felizmente) coma la comida, pero, además de comer la comida, ella estudia la comida. Ella es capaz de probar lo que está en el plato. Entonces, si se trata de una comida especialmente agradable, ella llega a casa y lo hace ella misma. Ella es capaz de cocinar ella misma y servirla a la familia. Yo nunca podría hacer eso. Soy un feliz consumidor de ello, pero nunca pude hacerlo yo mismo. Mi preocupación con el movimiento centrada en el Evangelio es que parece que somos muy buenos en el consumo, pero no particularmente buenos en la cocina.

Somos muy buenos en la compra de libros, leyendo blogs, escuchando sermones y twitteando citas. Nos destacamos en la captura de la pasión de John Piper por un gozo efusivo saturado por Dios, una exultación expositiva (por no hablar de su afición por los descriptores con guiones). Nos devoramos los nuevos libros de Keller tan pronto como salen. Leemos los viejos también; Calvino, Lutero, Edwards, Spurgeon, Owen y el resto. Tenemos la comprensión teológica.

Pero, ¿cómo hemos llegado hasta allí? ¿Simplemente leemos los libros correctos, escuchamos los sermones correctos o vamos a las conferencias correctas? ¿Sabemos cómo llegar a estas conclusiones por nuestra cuenta? ¿Podemos ver el Solas surgir de la Biblia antes de que sobresalgan de los Institutos de Calvino?

Es una cosa ser capaz de decir que has estado en el restaurante y comer una comida, pero, si usted no sabe cómo llegar por si mismo, entonces nunca será capaz de comer esa comida de nuevo, y mucho menos llevar a alguien más para disfrutar de las mismas experiencias. Mi preocupación es que muchos han estado acumulando en la minivan teológica de Sproul para ir a comer un banquete pero nunca aprendieron cómo encontrar realmente el camino a la comida.

El peligro aquí debería ser obvio. Sin una base hermenéutica para apuntalar nuestras conclusiones teológicas somos susceptibles a la pérdida de esto tan rápido como las hemos recuperado. Si somos sólo fanáticos entonces podemos seguir una nueva banda teológica algún día. Si somos sólo fanáticos entonces no podemos formar una nueva generación para descubrir y deleitarnos con estas mismas verdades.

Qué trágico sería perder algo que es tan gloriosamente precioso? Debemos transmitir tanto la teología y la hermenéutica que nos enseña cómo descubrir la verdad teológica. El lema The White Horse Inn es útil aquí: sabes lo que crees y por qué lo crees. Porque como la historia nos dice, si no tenemos un firme control sobre el "por qué", entonces vamos a ser menos apasionados por el "qué".

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: