Skip to content

¡Miserable Hombre de Mí!

24 junio 2015

clip_image002¡Miserable Hombre de mí!

Por Jeremiah Johnson

Cada creyente entiende la frustración, la confusión y la duda causada por nuestro pecado después de que somos salvos.. Sabemos que hemos sido transformados por el poder de la obra redentora de Dios. Ha cambiado nuestra naturaleza y nos hizo libres del dominio del pecado y de Satanás. Pero no siempre vivimos en la realidad de esa libertad. De hecho, a veces tenemos la sensación de que seguimos siendo pecadores impíos, y que nada ha cambiado en absoluto.

La Exasperación Apostólica

Esa angustia sobre el pecado restante es probablemente mejor descrito por el apóstol Pablo en Romanos 7:14-25.

14 Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal[a], vendido a la esclavitud del pecado. 15 Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. 17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18 Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19 Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. 20 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22 Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23 pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? 25 Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.

Este pasaje ha dejado perplejos a eruditos y teólogos a lo largo de la historia de la iglesia. Está Pablo describiéndose a sí mismo ante Cristo, o está hablando de otra persona, tal vez alguien con muy poca madurez espiritual, o un creyente estando atrapado en las garras del pecado? ¿O es este pasaje una indicación de que Pablo era mentalmente inestable, pareciendo estar a la deriva entre dos modos de pensar contradictorios? La mente que no ha sido iluminada por el Espíritu Santo de igual manera no puede tomar ningún sentido de la confesión de Pablo describiéndose a sí mismo.

Dos Pasos Adelante, un Paso Atrás

En su libro El Evangelio Según los Apóstoles, John MacArthur nos ayuda a responder algunas de estas preguntas y entender el conflicto interno que Pablo describe.

Este no es un cristiano carnal o alguien con un bajo grado de santificación. El uso repetido de Pablo del pronombre personal en este contexto, hace hincapié en que se trataba de su propia experiencia personal. Los tiempos verbales muestran que no se consideraba a sí mismo más allá de esta etapa. El conflicto que se describe aquí fue uno que conocía bien, incluso como un cristiano avanzado. La obra santificadora de Dios en su corazón es claramente evidente. El dice que odia su pecado (v. 15). Él ama la justicia (vv. 19, 21). Él se deleita en la ley de Dios de su corazón (v. 22). Agradece a Dios por la liberación que es suya en Cristo (v. 25). Esas son todas las respuestas de un cristiano maduro, en este caso como apóstol maduro; no alguien forcejeando en medio de un estado desesperado de carnalidad continua. De hecho, es la descripción de un hombre piadoso cuyo pecado ocasional se siente como algo constante cuando se compara con el telón de fondo de sus santos anhelos.

Romanos 7: 14-25 describe así el lado humano del proceso santificador. No hay que ponerlo en contra de Romanos 8, como hacen algunos, imaginando que estos capítulos describen dos etapas distintas de crecimiento cristiano. Simplemente dan dos perspectivas diferentes sobre la santificación. Romanos 7 es la perspectiva humana; Romanos 8 es la perspectiva divina. Romanos 7 es el propio testimonio de Pablo de cómo vivir como creyente controlado por el Espíritu y espiritualmente fundamentado. El amaba la santa ley de Dios con todo su corazón, sin embargo, se encontró envuelto en la carne y no pudiendo cumplir de la manera que su corazón quería. ¿Hay cristianos en cualquier lugar que sean tan espirituales que puedan dar testimonio de una vida vivida por encima de este nivel? [1] The Gospel According to the Apostles, 113-114 [1]

Para los creyentes, el estire y afloja que el apóstol describe es una acontecimiento común, incluso frecuente. Entendemos que odiamos el pecado, incluso mientras estamos pecando. Reconocemos la compulsión de volver a los mismos pecados de los que el Señor nos ha salvado. Y podemos apreciar cómo las manchas que quedan de nuestro pasado pecaminoso nos llevan a la pregunta de si realmente hemos sido transformados en absoluto.

Una Fuente Inesperada de Seguridad

Pero en medio de esa frustración, John MacArthur dice que debemos encontrar estímulo y seguridad.

Todos los verdaderos creyentes deben estar viviendo precisamente en este nivel, luchando con la tensión que Pablo describe entre un hambre cada vez mayor por justicia, por un lado, y una creciente sensibilidad al pecado por el otro. Aunque el grado de pecado variará dependiendo del nivel de la madurez espiritual de uno, el pecado en el creyente genuino siempre debe hacer que él o ella sienta el conflicto que Pablo describe en estos versículos. [2] 114

En un giro ligeramente irónico, la frustración del creyente sobre el pecado y la falta de crecimiento espiritual es un fuerte indicio de que él está creciendo espiritualmente. De hecho, es el creyente que no tiene esta lucha interior que debería estar preocupado.

Aunque algunos han tratado de afirmar vivir por encima de Romanos 7, sólo revelan su propia insensibilidad a los efectos generalizados del pecado en la carne. Si ellos honestamente se miden con las normas de justicia de Dios, se darían cuenta de lo lejos que se quedan cortos. Cuanto más nos acercamos a Dios, más vemos nuestro propio pecado. Sólo las personas inmaduras, carnales, y legalistas pueden vivir bajo la ilusión de medirse a la altura por las normas de Dios. El nivel de penetración espiritual, quebrantamiento, contrición y humildad que caracteriza a la persona representada en Romanos 7 son marcas de un creyente espiritual y maduro que ante Dios no tiene ninguna confianza en su propia bondad y logros.

Así que Romanos 7 no es el grito de un cristiano carnal que no se preocupa de la justicia, sino el lamento de un cristiano piadoso que, en el apogeo de la madurez espiritual, sin embargo, se encuentra incapaz de cumplir con la estándar santo. Es también la experiencia de cada creyente genuino en cada etapa del desarrollo espiritual. [3] 114

Tenemos que tomar un gran consuelo en el hecho de que la lucha contra nuestra carne es una indicación de la victoria sobre la carne. Pablo no era creyente ordinario – él se encontró a Cristo cara a cara; el fue llevado lejos para ver las glorias del cielo; fue testigo y realizó milagros a través del poder del Espíritu Santo. A pesar de todo eso, él todavía luchaba con el pecado, y anhelaba estar libre de las ataduras de la carne de su antiguo carácter, gritando, “¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Romanos 7:24).

Eso no fue una señal de exclamación indefensa – él ya sabía la respuesta, ya que de inmediato identifica a su Salvador: "Gracias a Dios por medio de Jesucristo, Señor nuestro" (Romanos 7:25). La confianza de Pablo no estaba sobre sí mismo o su justicia, sino en el triunfo de Dios sobre el pecado, la producción de una esperanza reiterada de la gloria del cielo. Él deja en claro esto en solo unos pocos párrafos más adelante en Romanos 8:18-19.

Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios.

Su seguridad se basaba en el carácter y las promesas de Dios, y él sabía que el Señor no abandonará Su obra transformadora en su pueblo antes de que esté terminada. “a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó.” (Romanos 8:30).

Hizo el mismo punto tranquilizador en sus epístolas a la iglesia de Corinto. Él escribió: "Porque esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. . . . . . . Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo "(1 Corintios 15:53, 57). “Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.” (2 Corintios 5:4).

La lucha contra el pecado es algo bueno, siempre y cuando continúe luchando. Es una batalla de toda la vida, pero como John MacArthur señala, es algo que da fruto significativo.

Sin embargo, por ahora la batalla continúa. La liberación completa aguarda glorificación. La victoria aquí y ahora sólo es posible poco a poco a medida que muramos a las obras de la carne a través del poder del Espíritu Santo: “Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría.” (Colosenses 3:5). “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Romanos 8:13).

Estamos obligados a ser frustrados por nuestra incapacidad para experimentar la santidad en la medida en que deseamos. Esa es la experiencia inevitable de todo verdadero santo de Dios. A causa de nuestra carne nunca podemos en esta vida alcanzar el nivel de la santidad al que aspiramos. “Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.” (Romanos 8:23). ero esa esperanza inflama aún más nuestras aspiraciones a la santidad. [4] 120

En El Evangelio Según los Apóstoles, John cierra su capítulo sobre Romanos 7 citando 1 Juan 3: 2-3. Es un buen recordatorio de que mientras que la santidad que anhelamos a veces se siente muy lejos, nunca está en duda.

Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando El se manifieste, seremos semejantes a El porque le veremos como El es. Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro.

La próxima vez vamos a llevar nuestra discusión sobre el pecado, la gracia y la justicia al punto de partida, al considerar la adopción del creyente en la familia de Dios.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150624
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

3 comentarios leave one →
  1. Jazmín permalink
    24 junio 2015 12:26 pm

    Grasias fue algo que muchos meses le havia pedido a Dios que me respondiera estoy agradecida con Dios por que los utilizo y nunca me cansare de vuscar la santidad y haser la obra de Dios Dios los bendiga y seguiré en la lucha

  2. Jazmin Bastidas permalink
    24 junio 2015 12:28 pm

    Muy grande está enseñanza y a muchas personas pedí respuestas y hoy Dios me la ha dado Nunca me cansare de seguir buscando la santidad de Dios es una lucha grande pero con Dios todo es posible muchas bendiciones

  3. samuelmax permalink
    24 junio 2015 1:04 pm

    Reblogueó esto en samuelmaxgty comentado:
    Mas claro no puede ser explicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: