Skip to content

Esclavos de la Justicia

22 junio 2015

clip_image002Esclavos de la Justicia

Por Jeremiah Johnson

Pocos temas pueden hacer que una persona se intimide tanto como la esclavitud. No es un tema casual de conversación despreocupada. Ya sea que uno se refiere a las injusticias del pasado o los males modernos, el tema de la esclavitud generalmente normalmente trae angustia y desprecio. Con esto en mente, la esclavitud no es la metáfora que tendemos a alcanzar para comunicar una verdad espiritual alentadora.

No es así con la Palabra de Dios. La Escritura usa repetidamente la imagen de la esclavitud para describir la conmovedora relación del hombre arrepentido con el pecado (Juan 8:34; 2 Pedro 2:19). Es una metáfora apta – el pecado nos marca como suyo, gobierna sin piedad, nos ata con cadenas, y no nos deja ir.

Pero en Romanos 6:17-18, Pablo escribe acerca de un tipo diferente de esclavitud para los creyentes. Contrastando nuestra nueva posición en Cristo en contra de nuestra antigua esclavitud del pecado, escribe,

Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, os hicisteis obedientes de corazón a aquella forma de enseñanza a la que fuisteis entregados; y habiendo sido libertados del pecado, os habéis hecho siervos de la justicia. (énfasis nuestro).

Muertos al Pecado

La clave para la comprensión de lo que significa ser siervos de la justicia es que primero hemos sido liberados de la esclavitud del pecado. Anteriormente en el capítulo, Pablo hace a sus lectores una pregunta retórica punzante: “Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6: 2).

En su libro El Evangelio según los Apóstoles, John MacArthur explica que la palabra griega traducida como “muerto al pecado”

habla de un hecho histórico en referencia a la muerte en la muerte de Cristo. Debido a que estamos “en Cristo” (Romanos 6:11; 8: 1), y murió en nuestro lugar (Romanos 5:6-8), somos contados muertos con El. Por tanto, estamos muertos a la penalización y el dominio del pecado. La muerte es permanente. La muerte y la vida son incompatibles. Así que la persona que ha muerto al pecado no puede seguir viviendo en pecado. Ciertamente podemos cometer pecados, pero no vivir más en la dimensión del pecado y bajo el dominio del pecado. El pecado es contrario a nuestra nueva disposición. “Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado”, según Juan, “porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Juan 3:9). No es simplemente que no debemos seguir viviendo en pecado ininterrumpida sino que no podemos. [1] John MacArthur, The Gospel According to the Apostles , 113-114.

John añade que “morir al pecado implica una ruptura irreversible, total y abrupta, con el poder del pecado.” [2] 114

Justificado y Santificado

En el momento de la salvación, Dios rompe el poder del pecado en nuestras vidas como parte de su obra de regeneración (Ezequiel 36:26-27; Romanos 6:6-7). Pero también somos justificados instantáneamente ante los ojos de Dios, libres de la culpa y el castigo de nuestro pecado. En efecto, la pizarra se limpia. John MacArthur lo explica de esta manera:

En su sentido teológico, la justificación es un término forense, o puramente legal. Describe lo que Dios declara sobre el creyente, no lo que El hace para cambiar al creyente. De hecho, la justificación no efectúa ningún cambio real en absoluto en la naturaleza o carácter del pecador. La justificación es un edicto judicial divino. Cambia nuestro estatus único, pero tiene ramificaciones que garantizan que otros cambios seguirán. [3] 89

Esos cambios se llaman santificación. Ya hemos definido obra santificadora de Dios , pero es importante tener en cuenta en qué se diferencia de la justificación. Como explica John:

La justificación es distinta de la santificación porque en la justificación Dios no hace justo al pecador; Él declara justo a esa persona (Romanos 3:28; Gálatas 2:16). La Justificación imputa la justicia de Cristo a la cuenta del pecador (Romanos 4:11); la santificación imparte justicia al pecador personalmente y prácticamente (Romanos 6:1-7; 8:11-14). La justificación tiene lugar fuera de los pecadores y cambia su posición (Romanos 5:1-2); la santificación es interna y cambia de estado del creyente (Romanos 6:19) La justificación es un evento, la santificación es un proceso. Los dos deben distinguirse, pero nunca se pueden separar. Dios no justifica a quien no santifica, y Él no santifica a quien Él no justifica. Ambos son elementos esenciales de la salvación. [4] 90

En pocas palabras, “La justificación nos libera de la culpa del pecado, la santificación de la contaminación del pecado.” [5] 109

Morir a nuestro pecado es entonces el primer paso en el proceso de la santificación. Es el proceso a través del cual el Espíritu nos refina, matando los restos de nuestros ex-yos – nuestros hábitos, gustos y deseos pecaminosos, y sustituyéndolos por afectos e inclinaciones piadosas. Es la transformación activa y permanente de su corazón, mente y toda su persona, que comienza en el momento de la salvación y continuando durante el resto de su vida.

Cuando nacemos de nuevo [la regeneración], Dios no sólo nos declara justos [justificación], sino que también comienza a cultivar la justicia en nuestras vidas [santificación]. Por lo tanto la salvación no es sólo una declaración forense; es un milagro de conversión y de transformación. No hay tal cosa como un verdadero convertido a Cristo, que se justifica, pero que no está siendo santificado. . . . . . . Como la persona no regenerada pecaminosa no puede dejar de manifestar su verdadero carácter, tampoco puede la persona regenerada. [6] 114

Como siervos de la justicia, es imposible permanecer esclavos del pecado. Nuestra nueva naturaleza en Cristo garantiza una vida transformada. Pablo enfatiza el cambio que debe ser manifestado en cada creyente en Romanos 6:3-5.

¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección.

Como explica John:

En Cristo no somos las mismas personas que éramos antes de la salvación. “nuestro viejo hombre fue crucificado con El, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado” (Romanos 6:6). . . . . . . Nuestra nueva vida como cristianos no es una vieja vida modificada, sino una nueva vida divinamente concedida que es de la misma naturaleza que la de Cristo. . . . . . .

Eso no significa que nuestras tendencias pecaminosas son aniquiladas. La palabra griega traducida como “destruido” significa literalmente ” dejar inoperante, invalidar.” El pecado ha perdido su control dominante sobre nosotros. Obviamente que todos luchamos con propensiones pecaminosas. La muerte a la naturaleza pecaminosa no significa la muerte de la carne y sus inclinaciones corrompidas. Debido a los placeres del pecado y la debilidad de nuestra carne restante, a menudo cedemos al pecado.

La tiranía y la pena del pecado se han anulado, pero el potencial de pecar de expresión aún no se ha eliminado totalmente. Nuestras debilidades e instintos humanos nos hacen capaces de sucumbir a la tentación. . . . . . . Somos, en pocas palabras, nuevas creaciones –santos y redimidos, pero envueltos en vendas de carne no redimida. Somos como Lázaro, que ha salido de la tumba todavía envuelto de pies a cabeza en sus prendas funerarias. [7] 116-117

Como siervos de la justicia, todo nuestro ser ha sido rescatado y reorientado bajo la autoridad de Cristo. A través de la obra del Espíritu, estamos siendo conformados en el carácter de Cristo y refinados para la obra de Su reino.

Sin embargo, todavía portamos algunas de las vendas de nuestra antigua naturaleza. La próxima vez vamos a ver en otro pasaje clave de la carta de Pablo a los Romanos que describe la constante batalla del creyente contra el pecado, y la forma en que el pecado ataca nuestra seguridad de la salvación.


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150622
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

One Comment leave one →
  1. 23 junio 2015 6:03 am

    Hay un pequeño error en el primer recuadro sombreado, linea 8: “Todo aquel que es nacido de Dios practica el pecado”, según Juan. Sería que no practica el pecado.

    Gracias por tan buen material.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: