Skip to content

Un caso para el autoexamen: Seguridad de Salvación

17 junio 2015

clip_image002 Un caso para el autoexamen: Seguridad de Salvación

Por John fast

En mi último mensaje tratamos de disipar algunas concepciones falsas sobre el auto-examen, y yo mencioné que hay al menos cinco razones de porque cada cristiano debe preocuparse por cultivar esta disciplina. En este post vamos a ver la primera de estas razones.

La primer razón de porque el autoexamen es vital para cualquier cristiano es para asegurarse de que es verdadera y genuinamente convertido. Recientemente los medios de comunicación han sido un hervidero sobre una encuesta recién publicada de Investigación mostrando una caída en picada de la cantidad de estadounidenses que se identifican como cristianos.

En contra de como los medios de comunicación lo toman, esta encuesta no indica que hay menos cristianos sino que simplemente muestra que un número significativo de personas que alguna vez afirmaron ser cristianos han abandonado la pretensión de que en realidad eran. La tendencia del hombre hacia la auto-engaño se describe gráficamente en Isaías 44:6-20. Este autoengaño se resume en el versículo 20, “el corazón engañado le ha extraviado. A sí mismo no se puede librar, ni decir: ¿No es mentira lo que tengo en mi diestra?’” En otras palabras, no sólo una persona auto-engañada es incapaz de hacer algo para salvarse a sí mismo, ni siquiera es capaz de comprender el hecho de que él es incapaz de salvarse a sí mismo.

Por lo tanto continúan siguiendo un curso de auto-salvación, constantemente engañándose a sí mismos que son de hecho los cristianos, cuando en realidad no lo son. Buscan una cura de la misma mano que los hirió. Esta es la naturaleza del engaño, presenta las cosas a la mente de una manera que no son como realmente son. Ellos elegirán soluciones que no pueden curar su enfermedad, sino sólo les harán que se olviden que están enfermos. No hay nada más común que personas haciendo frente a sus convicciones de conciencia de esta manera. Ellos ven su enfermedad y sienten sus heridas, y van a los asirios (Oseas 5:13). El autoengaño viene en muchas formas.

Algunos piensan que son cristianos, simplemente por las condiciones en las que viven. La gran mayoría de los que se llaman cristianos lo hacen porque, por la providencia de Dios, nacieron en un país y una familia donde se profesa el cristianismo. Si hubieran nacido en el Islam serían musulmanes; si en el budismo serían budistas, y así sucesivamente.

Como resultado ellos asumen que son cristianos a pesar de que nunca han experimentado ninguna convicción de pecado, nunca tuvieron un nuevo nacimiento, no tienen ningún deseo de agradar a Dios, ningún deseo de entender Su voluntad, y no hay deseo de conocer Su palabra. Esta fue la falsa seguridad de los Judios que exigió que Jesús fuese crucificado: “Somos descendientes de Abraham … Nuestro padre es Abraham.” (Juan 8:33, 39).

Algunos piensan que son cristianos porque hacen y han hecho tanto por su salvación, pero nunca han hecho lo que Jesús exige de todos los que serían Sus discípulos. Ellos piensan que están luchando por el reino de Dios, que están involucrados en muchas obras buenas, que hacen una gran demostración externa de religión, pero todas sus obras son simplemente un medio para impresionarse a sí mismos y a los demás con su propia piedad farisaica y tratando de convencerse a sí mismos y, a otros que son verdaderamente convertidos. Su esfuerzo no es una búsqueda sincera de Dios, sino más bien un esfuerzo por hacer por sí mismos lo que es obra de Dios. Muchos son engañados de esta manera. Ellos nunca se dan cuenta de que necesitan una justicia que está fuera de, y ajena a sí mismos, no una que es emanaba de ellos mismos y de su propio esfuerzo (Mat. 520).

Algunos piensan que son cristianos a causa de una decisión que tomaron en algún momento de su vida. Ellos piensan que es algo fácil ser convertido; que es algo que está dentro de su propio poder y que en cualquier momento deciden proponérselo. Ellos ven la conversión como nada más que un asentimiento mental de ciertos hechos acerca de Jesús. O tal vez en algún momento se convencieron de que estaban en camino a la condenación eterna y por un miedo al infierno y el deseo de evitar sus tormentos se convirtieron a Jesús.

Pero el carácter de su fe no es más que la fe que poseen los demonios (Sant. 2:19). Todos los demonios reconocen los hechos bíblicos acerca de Jesús, pero ellos no lo aman o le sirven con un corazón agradecido. Los demonios profesarían una creencia en Jesús si pensaran que es les evitaría los tormentos del infierno. Una fe que no es más que la que poseen los demonios no es una fe salvadora, sino una fe egoísta que nace de un amor por uno mismo y la auto-preservación, no aman a Dios ni aman a Jesús.

Algunas personas piensan que son cristianos porque se dirigieron a Jesús durante un momento de crisis en su vida. Se les dijo que si ellos entregaban su vida a Jesús Él intervendría en sus circunstancias. Sea cual sea su situación, Jesús cumpliría su necesidad sentida y mejoraría su situación temporal. Llegaron a Jesús porque se sentían atraídos por uno o más de los beneficios temporales prometidos. Pero fue esta misma "fe milagrosa" la que atrajo a las multitudes a Jesús. Ellos lo siguieron porque Él sanó sus enfermedades y les dio de comer pan (Juan 6:26). Su "fe milagrosa" no era la verdadera fe salvadora, que se demostró al abandonar a Jesús después de que Él explicó lo que significaba seguirlo de verdad (Jn 6:66).

Algunos piensan que son cristianos porque en un momento determinado fueron llevados a sentir una gran emoción y afecto por Jesús. Ellos le llaman a su amigo y hablan del amor que sienten por Dios, y la forma en que se han visto atraídos a él en momentos diferentes. Pero si ellos lo amaran tan intensamente, ¿por qué se toman más cuidado en complacer a sus propios deseos que agradar a Dios; por qué hacen tan poco esfuerzo por comprender Su Palabra; por qué le dan tan poca importancia a sus mandamientos; por qué se irritan bajo Su yugo; por qué piensan tan poco de Su honra y gloria; por qué se permiten practicar lo que saben que El odia y prohíbe? Jesús dijo: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos" (Juan 14:15, 21, 23). Cualquier profesión de amor a Dios que no se manifiesta en un patrón de confianza y obediencia a Su palabra es una profesión hueca y engañosa y no la verdadera fe salvadora.

Teniendo en cuenta que nuestra carne caída es propensa al auto-engaño, y que el autoengaño puede tomar tantas formas, y que las consecuencias eternas del autoengaño son tan muy reales y aterradoras, la disciplina del auto-examen es indispensable para cualquier persona que profesa ser cristiano. ¿Por qué es que esta disciplina es tan raramente practicada y aún más raramente destacada como una parte necesaria de la vida cristiana? Solo puede haber una razón, y esa es que la gente no ve la necesidad. Si realmente se sienten merecedores del juicio y la ira de Dios, y si creen sinceramente las amenazas terroríficas de Dios de la condenación eterna aplicadas a ellos, no invertirían ningún esfuerzo "para hacer firme vuestra vocación y elección" (2 Pedro 1:10) .

Las amenazas de Dios de la ira y el castigo eterno, interminables e incesantes en un infierno verdadero literal no son tomadas en serio por la mayoría de la gente. Ellos se han convencido a sí mismos de que tienen algún fundamento para creer que van a escapar de los juicios de Dios. Ellos hacen que su condición parezca a sus propios ojos mejor que lo que realmente es. Autoengaños como estos, mantienen a la gente de ver a su peligro y les animan a continuar seguros en su falsa seguridad, sin volver de ella hasta que la muerte los alcanza. No es hasta que sean alcanzados con su castigo que se dan cuenta de que todas sus esperanzas eran falsas.

Todo el mundo espera ir al cielo, y nadie piensa que se perderá de entrar en una especie de felicidad eterna. Si alguien tiene alguna duda de que irá al cielo, y si consideran las amenazas de Dios sobre el infierno con seriedad, serían alcanzados por el mayor de los miedos. Pero si usted está tan seguro de que usted va al cielo cuando muera, ¿por qué todavía teme a la muerte? La gente teme, naturalmente, lo desconocido, pero el hecho de la muerte no es desconocido. Todo el mundo muere, y todos saben que han de morir y deben morir. El miedo de una persona a la muerte no reside en el hecho de la muerte en sí, sino más bien en la incertidumbre de cuál será su estado después de su muerte. ¿No es el hecho de que todavía tiene miedo a la muerte razón suficiente para examinar en serio a sí mismo?

Una persona que está segura de los cielos no tiene miedo a la muerte, sino que ansiosamente busca y anticipa la muerte. Una novia no suele tener pavor del día de su boda, sino que la espera con gran expectativa; el novio ansiosamente anticipa que se unirá a su esposa; una pareja espera comenzar su vida juntos como marido y mujer. Ellos esperan con entusiasmo, la esperanza y la alegría del nacimiento de su primer hijo.

Una persona joven ansiosamente anticipa poder conducir y conseguir su primer coche. Un niño cuenta los días hasta la Navidad, sobre todo porque el día se acerca. Nadie teme o teme algo que ha mirado con interés y con nostalgia anticipada, más bien su entusiasmo crece a medida que el tiempo pasa y esperan con ansias mientras se acerca.

El apóstol Pablo dijo que “preferimos más bien estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor” (2 Corintios 5:8), y que su mayor deseo era "partir y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor "(Filipenses 1:23). Para el cristiano, la muerte ha perdido su aguijón (Juan 11:25, 26). Los riesgos son demasiado altos al no examinarse conseriedad a sí mismo para ver si está o no está viviendo en un estado de auto-engaño con respecto a su salvación. Si el pensamiento de la muerte le aterra eso es una señal de que su esperanza del cielo no es tan segura como usted se imagina que es.

Sólo hay dos tipos de personas en la iglesia visible; los verdaderos cristianos y los que dicen ser verdaderos cristianos; los que se salvan y los que esperan y se imaginan que son salvos; aquellos que han sido transformados por el Espíritu Santo y los que no lo tienen; los que aman a Dios y los que dicen que aman a Dios; aquellos en el camino estrecho y aquellos en el camino ancho que lleva a la destrucción. Dado que todos los que ya han muerto en un estado de auto-engaño y ahora están en el tormento esperando su juicio final en un lago de fuego eterno ¿no es el camino más razonable asegurarse de que su salvación es genuina y su seguridad de la salvación se basa en una realidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: