Skip to content

Regeneración e Hipergracia

16 junio 2015

clip_image002

Regeneración e Hipergracia

Por Jeremiah Johnson & Wayne de Villiers

¿De dónde viene la obediencia del creyente? ¿Cómo se despojó del vendaje de su antigua vida – hábitos antiguos, el impulso de las tentaciones persistentes y patrones corruptos de pensamiento y comportamiento – y vivir una vida justa en Cristo?

Regeneración

Como hemos visto ya , la obediencia no es algo natural para nosotros –hemos nacido en rebeldía, y es sólo por intervención de Dios en gracia que nos redime para Su gloria y para nuestro bien eterno. Así que nuestra capacidad de obedecer no es algo que llevemos a la mesa. Es una obra de gracia – una expresión de la nueva naturaleza de Dios dispensada sobre nosotros en Su obra transformadora de regeneración.

La Escritura confirma así:

aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados…. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas. (Efesios 2: 5, 10)

En el Antiguo Testamento, cuando el Señor prometió restaurar a Israel de su rebelión, Él incluyó esta vívida representación de su obra transformadora en la vida de los creyentes.

Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que anden en mis estatutos, guarden mis ordenanzas y los cumplan. Entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios. (Ezequiel 11:19-20)

La obra regeneradora de Dios nos libera de la esclavitud del pecado (Romanos 6:6). En Efesios, Pablo enfatiza el carácter integral de nuestra transformación, refiriéndose a dos identidades distintas – una dramática imagen del alma regenerada antes y después:

…que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. (Efesios 4: 22-24)

En redimirnos, el Señor no se limita a cambiar nuestro destino eterno. Él nos otorga completamente una nueva naturaleza –equipándonos para la eternidad y permitiéndonos crecer en obediencia y seguir a Cristo en esta vida (Romanos 8:29).

Gracia Que es Más Grande que Todo Mi Pecado

Con esto en mente, considere esta cita:

No somos más que una liga de culpables. Me gustaría poder decir que lo hago todo para la gloria de Dios. Ya concoe 1 Corintios 10:31: “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” ¿Quién hace eso? ¿Por un segundo? . . . . . Me gustaría poder decir que lo hago todo para la gloria de Dios. No puedo, así tampoco ustedes. Lo que puedo decir es que la sangre de Jesús cubre todos mis esfuerzos por glorificarme a mí mismo. Eso es lo que puedo decir. Me gustaría poder decir que Jesús me satisface plenamente. . . . . . . No puedo, tampoco ustedes. Lo que puedo decir es que Jesús plenamente satisfizo a Dios por mí. Eso es lo que puedo decir. Eso es el evangelio. Ojalá que yo pudiera decir dejo todo lo que tengo para Jesús. . . . . . . No puedo, ni tampoco ustedes. Lo que puedo decir es que Jesús soltó todo lo que tenía para mí. [1] "Gracia inagotable para un mundo agotado,” Liberate 2014

Esto es de Tullian Tchividjian, pastor de Coral Ridge Church Presbyterian en Florida, y una voz líder en el movimiento que algunos se refieren como Hipergracia. (El movimiento no afirma una designación oficial -nosotros nos apegamos a la Hipergracia por sencillez y por causa de precisión.) Desde 2012, su iglesia ha sido anfitrión de una conferencia anual llamada "Liberate", que ha servido como la zona cero para la teología Hipergracia. Él habló estas palabras durante su mensaje de Liberate en 2014, y proporcionan una idea de una perspectiva que está ganando terreno rápidamente en el Cuerpo de Cristo. En lugar de centrarse en la obra transformadora de Dios, el énfasis recae sobre la pecaminosidad del hombre y de la suficiencia de la gracia de Dios para cubrirlo.

Tchividjian explicó su perspectiva teológica no hace mucho cuando explicó su filosofía de ministerio:

El púlpito está reservado para una cosa específica semana tras semana: para diagnosticar y liberar esclavos, y punto. . . . . . . Cada sermón de cada texto le de debe mostrar que son peores de lo que piensas que eres, y cada sermón de cada texto debe mostrar que Dios es más grande de lo que nunca podrías esperar o imaginar. Que eres un gran pecador; Él es un gran Salvador. [2] “Declare and Demonstrate, Part 1”, Coral Ridge Presbyterian Church, January 12, 2014

Ese énfasis en el pecado se manifiesta en toda la enseñanza de la Hipergracia. Elyse Fitzpatrick, un autor popular y conferencista, da este consejo a los padres en su libro, Deles Gracia.

Una confesión coherente, transparente, y específica del pecado ayudará a los niños ven cómo sus padres luchan contra el pecado de la misma manera que ello lo hacen. . . . . . . Enseñar a [su hijo] que él y [su hija] y mamá y papá están todos perdidos, todos enfermos, todos necesitados de salvación es tan crucial [3] Elyse Fitzpatrick, Give Them Grace (Wheaton: Crossway, 2011) [3] p . 71.

En otra parte, explica como es eso en la práctica:

Si estamos [tratando] con un niño que no quiere compartir, podemos llegar a ese niño y en lugar de decirle "yo estoy bien y tú eres malo", le decimos "Yo soy como tú, no quiero compartir tampoco”. . . . . . . Puedo decirle a un niño: "Yo soy un pecador como tú. No hay diferencia entre nosotros, sólo soy uno más grande, tu eres pequeño. . . . . . . Los dos somos radicalmente pecaminosos, pero también somos radicalmente amados. Y cariño, si lo vas a creer, tendrás el historial perfecto de Jesucristo que siempre compartió sus juguetes. "[4]" Discusión con Elyse Fitzpatrick ", Deseando a Dios, 27 de abril 2011

Hay algo de verdad en eso. Tanto el niño y el padre son pecadores, y sin duda el niño podría responder mejor a la corrección si los padres no suenan santurrones y mas santos que tu. Empatizar con sus hijos puede ayudar a comprender la profundidad de su depravación, y su necesidad de salvación.

Pero si usted es un creyente, usted no es el mismo que su hijo no regenerado, de hecho, usted es radicalmente diferente. Y borrar esa línea puede tener repercusiones eternas peligrosas. En lugar de enseñar que el evangelio ofrece perdón, pero nos deja irremediablemente ligados al pecado, queremos destacar su valor y poder a través del testimonio de nuestras vidas transformadas. En todo caso, necesitan ver una gran diferencia y consistente entre nuestras vidas y las de ellos.

¿Qué Transformación?

Lamentablemente, esa diferencia no es una característica clave de la teología de Hipergracia. De hecho, lo que enseñan contradice lo que la Escritura dice acerca de nuestra naturaleza transformada. Aquí hay otra cita de la conferencia Liberat de 2014. David Zahl fue el orador de esta sesión especial, que Tchividjian luego identificó como su favorito de la conferencia.

Al comentar sobre un artículo de Ted Haggard, dijo Zahl,

. [Haggard vio] un vínculo entre [los suicidios de los pastores] y la enseñanza generalizada. . . . . Que la transformación de vida tuvo lugar en la salvación y el poder de vencer estaba inherente en el bautismo del Espíritu Santo. El no ve esa enseñanza como simplemente fuera de la base o de poca ayuda, sino que él lo ve como mortal. Ahora no me mal entienda. No estoy diciendo eso. . . . . el Espíritu Santo no viene en la vida de alguien, en una manera que no exista la posibilidad de victoria y cambio – pero la garantía, el edicto, de que usted debe ser transformado, en realidad no es la creación de transformación. It’s fueling despair . Se alimenta la desesperación. . . . . y dividir personalidades en creyentes que se encuentran haciendo frente a problemas que no desaparecen después de su. . . . . compromiso público de fe. . . . . . . No estoy disputando la esperanza de transformación, estoy disputando la garantía de transformación. [5] "All You Need is (One Way) Love", Liberate 2014

Comparemos estas palabras impactantes y sin esperanza con las palabras de Pablo en Tito 2: 11-12: " Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente.”

Observe cómo el movimiento de Hipergracia subraya constantemente la depravación y el perdón, con poco o ningún énfasis en el poder transformador de la gracia de Dios. Pierden de vista la obra regeneradora de Dios en la salvación. Pinta al pecador en una esquina indefenso, y hace de la gracia de Dios una toalla.

Eso no es un retrato bíblicamente exacto de la transformación que el Señor ha obrado en la vida de Su pueblo. Sí, somos dependientes de Su gracia, pero no como una excusa diaria para nuestros defectos pecaminosos.

Tenemos que entender la gracia de Dios como Pablo la describe en Colosenses 1:13: "Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo." En su comentario sobre ese pasaje, John MacArthur dice, "Los creyentes no necesitan la liberación del dominio del pecado y de Satanás; necesitan actuar como aquellos que sido liberados.” [6] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Colossians & Philemon , (Chicago, Moody Press, 1992) p. 40


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150615
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: