Skip to content

¿Qué pasó con la hermenéutica literal? (4a. Parte)

16 junio 2015

freely-10077-preview-973x649

¿Qué pasó con la hermenéutica literal? (4a. Parte)

Por Mark Snoeberger

Llegamos ahora al corazón de esta serie, a saber, un descubrimiento de las "leyes recibidas del lenguaje" que nosotros, como seres humanos utilizamos inconscientemente cada día como nos involucramos en la comunicación ordinaria con otros. El material aquí no es nuevo conmigo, sino más bien es una destilación de un artículo publicado en 2002 por Rolland McCune, "¿Qué es la Interpretación Literal?" Que contribuyó a una revista de puesta en marcha publicada por un misionero con el que estaba familiarizado, Sola Scriptura, edición # 3. Es lamentable que el estudio no haya sido distribuido más ampliamente.

La primera de las reglas hermenéuticas que propone es el Unívoca Naturaleza del Lenguaje. Por unívoco simplemente significa "una sola voz". Al decir que la Biblia habla de manera unívoca queremos decir que sus declaraciones pueden tener sólo una significado en un contexto dado. A esto yo añadiría los siguientes requisitos: (1), mientras que debemos reconocer que muchas palabras tienen rangos amplios semánticos, insistimos en que ellos solo traen un significado a cualquier contexto proposicional único; y más, (2), mientras que se admite que algunas personas utilizan ocasionalmente dobles sentidos o juegos de palabras para connotar deliberadamente dos cosas a la vez, podríamos argumentar que esas figuras sólo "funcionan" cuando los oyentes captan con éxito el juego de palabras: un comunicador que utiliza juegos de palabras que su audiencia no "entiende" es un fracaso. En resumen, ningún sistema de lenguaje / pensamiento puede sobrevivir, exclusiva o principalmente en tales ambigüedades inteligentes. Son excepciones incidentales que confirman la regla.

Como norma trascendental, este principio fundamental del lenguaje es axiomático –se deben asumir que es cierto para ser refutado. Afirmar lo contrario requeriría palabras que sigan esta regla, o bien el argumento se vendría abajo en algo sin sentido.

Aplicado a los métodos de estudio de la Biblia, este principio significa que la Biblia, puesto que está escrita de una manera "normal" con respecto a la gramática, la sintaxis, los géneros, las figuras, etc., y fue escrita con el propósito expreso de revelar verdad, no contiene significados adicionales, ocultos que se "perdieron" por los escritores / lectores originales utilizando métodos hermenéuticos gramaticales y sintácticos estándar. Una declaración hecha en el Antiguo Testamento tenía exactamente el mismo significado a sus lectores inmediatos que tiene a sus lectores modernos. Para citar Fee y Stuart, “Un texto no puede significar lo que nunca quiso.” Es cierto que la revelación más tarde a menudo aclara o amplía lo que se conoció por la revelación anterior, pero nunca divulga mensajes ocultos desconocidos para los comunicadores originales, mucho menos aquellos que le dan un nuevo significado al texto.

Afirmar lo contrario, yo diría, es introducir la incertidumbre de toda la Escritura. En palabras de oculto Milton Terry, “El momento en que admitimos el principio de que porciones de las Escrituras contienen un sentido oculto ó doble introducimos un elemento de incertidumbre en el volumen sagrado, y perturbamos toda interpretación científica.” ¿Quién lo sabe? Tal vez el sentido simple de las preciosas promesas de vida eterna, el cielo, y la recompensa eterna del Nuevo Testamento permitirá algún día un nuevo significado que se eleva para reemplazarlo! Seguramente no podemos tolerar esta situación, por lo que se deduce que no podemos tolerar cualquier escenario que haga esto a cualquier texto de la Escritura. Para utilizar términos trascendentales, el sistema cristiano no puede sobrevivir a las implicaciones de una Escritura que permite la posibilidad de significados evolutivos, sustituidos o extraños en cualquier lugar dentro de sus páginas.

Como tal, un literalista resiste los modelos hermenéuticos especializados en “misterio” – modelos que cuentan con significados ocultos, ya sea que sean dobles (los Padres Apostólicos), triples (Origenes), cuádruples (Casiano), o la escuela popular tipológica / Cristológica más domesticada de hoy. En cambio, el literalista no descansa hasta que descubre una explicación exegética plausible y "normal" para cada texto difícil de la Escritura, a saber, que conserva el carácter unívoco del lenguaje.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: