Skip to content

¡No Regrese al Vómito!

15 junio 2015

clip_image001¡No Regrese al Vómito!

Consej Bíblico para el Pueblo de Dios
Por Geoffrey R. Kirkland

La Biblia aborda problemas reales de la vida. Uno puede confiadamente ir a la Palabra de Dios para encontrar consuelo en las aflicciones, orientación en la incertidumbre, fuerza en la debilidad, las advertencias contra el pecado, y mandamientos para los cristianos. Las Escrituras hablan de cómo el pueblo de Dios ha de ver el pecado. El pecado es un terrible mal. Corteja, atrapa, besa, y luego mata. El pecado susurra que es su amigo hasta que al final mata con un golpe de muerte. Pero la Biblia ofrece la verdad a la que el pueblo de Dios ha de prestar atención para mortificar el pecado y protegerse de los patrones del mal.

Como un perro que vuelve a su vómito, es un necio que repite su necedad.

—Proverbios 26:11

Este ensayo proporcionará algunos pensamientos útil en relación con este versículo y su aplicación.

1. Sea sensible al pecado e informe a su conciencia por la Escritura.

El pueblo de Dios ha de informar a sus conciencias regularmente con la verdad bíblica para que la conciencia sea sensible hacia el pecado. Los creyentes no deben permitir que sus conciencias se hagan callosas y endurecidas. La lectura de la Palabra, la comprensión de lo que dice, reflexionar en el Evangelio, ser temeroso de Dios y de Su carácter, y la búsqueda de la verdadera piedad es lo que los cristianos deben atender constantemente. Esto los mantendrá sensible al pecado, centrado en Cristo, y celoso de la santidad.

2. Volver al vómito es repugnante.

Todo el mundo lo ha visto. El perro vuelve a su vómito y empezar a lamer. Todo el mundo lo ve y todo el mundo hace una mueca agria cuando se produce. Esto, precisamente, es la imagen que Salomón trae a la mente cuando habla de una persona que regresa de nuevo a ese mismo pecado. Esta es la persona que cae en transgresión y se niega a arrepentirse de ello, mortificar, y sacrificarlo. Él, de hecho, disfruta el pecado (o parte del pecado) y tercamente se aferra a el. El hombre que peca y no lo mortifica y toma esfuerzos diligentes para erradicar el pecado de su vida está en una situación peligrosa. Es como si él regresando de nuevo al vómito de su pecado que cometió antes. Él camina hacia él, lo huele, lo rodea un par de veces, lo mira, él se asegura de que los demás no están cerca y entonces comienza a lamer de nuevo ese montón pútrido de vómito abominable.¡No vuelva a su vómito!

3. Dios te etiqueta como un necio si repite continuamente la necedad.

Dios tiene no se guarda nada en la Palabra de Dios. Él no halaga. Él habla con amor la verdad y reprende a los malhechores. La persona que peca y luego vuelve a ese mismo pecado otra vez (y, en varias ocasiones) es un necio. Vive neciamente en sus asuntos prácticos y se conduce obstinadamente en los asuntos religiosos. Él no tiene ningún respeto por Dios y es duro de corazón hacia el evangelio. No es sensible al pecado ni demuestra un anhelo por Cristo. Esta persona necia se opone a Dios, rechaza la Escritura, se niega a creer, y revela un corazón endurecido. No vaya al vómito ni sea de esta clase de necio.

A la luz de todo esto, ¿cuáles son algunas ayudas prácticas para fijar en su corazón?

1. Obtenga la Sabiduría de Dios de las Escrituras

El libro más grande en todo el mundo es el Libro de Dios. Nada es más importante en todo el universo que tener la revelación divina, perfecta, suficiente, e inmutable del Dios Todopoderoso contenida en la Biblia. Así que, hijo de Dios, apréndala. Estúdiela. Obtenga la sabiduría de Dios de la Palabra de Dios. La Biblia hace sabio al sencillo. Imparte comprensión. Contiene la mente de Dios. Es, de hecho, la Verdad. La Biblia es más relevante que cualquier evento actual que podría suceder mañana. Puesto que esto es verdad, conozca la Biblia, léala, y empápese de la sabiduría de Dios en las Escrituras.

2. Informe a su conciencia y manténgala sensible

Volver al pecado lo matará. Como alguien que trata una sustancia adictiva, si vuelve a ella una y otra vez, con el tiempo lo va a matar. Lo mismo sucede con el pecado.¿Cuál es la protección? Lea la Palabra y dejar que le informe a su conciencia de la verdad contenida en ella. Deje que la Escritura sea su protección en la vida, su estándar de vida, su mapa hacia la santidad, y su consuelo en la angustia. Mantenga su conciencia sensible al nadar en las aguas dulces de la Escritura. Sea sensible hacia el pecado. La conciencia es un regalo de Dios y este mecanismo le avisa de cuándo usted ha violado la ley interna – el sistema de alerta que Dios ha puesto dentro de usted. Manténgala sensible. No permita que se vuelva insensible.

3. Confiese su pecado, reciba el perdón de Dios y abandónelo.

Sea constante en la confesión. Manténgase diariamente en devoción. Manténgase regularmente en arrepentimiento. Si no hace ninguna guerra contra el pecado, entonces tenga por seguro de que la batalla del pecado en su contra finalmente obtendrá victoria y resultará en su muerte. Si usted tiene algún deseo de ser santo como un hijo de Dios usted debe ser constante ante el Trono de la Gracia llevando sus peticiones a Dios, buscando la gracia de Cristo, y recibiendo la abundante gracia disponible en el evangelio. Confiese sus pecados y luego abandónelos. Haga una ruptura decisiva con ellos de una vez por todas. No permita pecados favoritos. No aprecie ni ame el pecado. No permita pecados secretos en su alma. Haga morir la totalidad de su pecado. El que amputa una pierna no ha matado a toda la persona. No corte un dedo de su pecado y piense que usted ha tratado adecuadamente con él. Mortifíquelo y reemplácelo con un santo celo por Cristo y el un deleite en el evangelio.

4. Resuelva vivir puramente Y NO vuelva a oler y luego comer del vómito.

Tan abominable como es el pensamiento de regresar a su vómito asi de abominable debe ser considerar regresar a un pecado de nuevo. Que el pueblo de Dios reconozca la perspectiva de Dios respecto al pecado. Él lo compara al vomito. Y la estupidez de volver a ese pecado en particular es similar a darse la vuelta, buscar, y encontrar placer en ese vómito. ¡Qué pensamiento tan atroz! Cuan inquietante. Que la verdad de Dios le recuerde al pueblo de Dios ser puro en la vida y siempre se esfuerce por cambiar. Pueblo de Dios debe orar repetidamente con el salmista: " Hazme andar por la senda de tus mandamientos, porque en ella me deleito." (Salmo 119: 35). La Biblia dice que el que los confiesa y abandona su pecado hallará misericordia (Proverbios 28:13). Que todos los verdaderos cristianos decidan vivir vidas santas y rotundamente negarse, por la gracia de Dios y por la capacitación del Espíritu, volver a, oler, y luego comer el antiguo vómito del pecado.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: