Skip to content

Aspectos Descuidados del Estudio de la Biblia

9 junio 2015

clip_image002

Aspectos Descuidados del Estudio de la Biblia

Por Sam Kee

¿Usted lucha por leer la Biblia? ¿Desea leer la Biblia más de lo que lo hace? ¿A menudo se inicia un plan de lectura de la Biblia, sólo para dejarlo de hacer después de una semana?¿Continuamente se dice a sí mismo: “Voy a empezar a leer la Biblia después de que me ocupe de X o Y”?

Permítanme recordarles de tres aspectos descuidados de estudio bíblico mediante Proverbios 2:1-4:

Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti, da oído a la sabiduría, inclina tu corazón al entendimiento; porque si clamas a la inteligencia, y alzas tu voz al entendimiento, si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos.

En primer lugar, hemos descuidado la urgencia.

Estos versículos son las palabras de un padre a su hijo, o un creyente maduro a un creyente más joven. “Hijo mío,” dice. Hay urgencia en sus palabras. Él está pidiendo a su hijo a que estudie la Palabra de Dios. Es un asunto de vida o muerte. Proverbios deja claro que las fuerzas malvadas y seductoras están tratando de destruirnos cada día. Antes de que te des cuenta, estarás de pie en la presencia de Dios, y ¿estás listo?

Creo que tenemos que recuperar esta urgencia. Con demasiada frecuencia, nos limitamos a "sugerir" que la gente lea la Biblia, como si la lectura de la Biblia fuese opcional. Tenemos miedo a suplicar a la generación más joven, por ejemplo, a estudiar las Escrituras. En estos días, que están llenos de tantas otras actividades, tenemos que ser urgentes, más que nunca. La próxima generación tiene que vernos y escucharnos suplicar leer la Palabra de Dios. Sólo entonces se darán cuenta de que algunas cosas son opcionales, pero algunos son de vida o muerte. Este es lo último.

Abogamos con ellos para hacer lo mejor en el campo de deportes o en la sala de clases. ¿Cuánto más debemos nosotros suplicar que lean la Biblia?

En segundo lugar, hemos descuidado el trabajo duro.

Note las diversas cláusulas de acción en estos versículos:

  • Recibe mis palabras
  • Atesora mis mandamientos
  • Haz tu oído atento a la sabiduría
  • Inclina tu corazón a la prudencia
  • Clama a la inteligencia
  • Alza tu voz al entendimiento
  • Búscala como la plata
  • Procurar como un tesoro escondido

¿Puede ver todo el lenguaje obsesivo? Por un lado, hemos de ser urgentes, pero por otro lado, hemos de ser diligentes. ¡Leer la Biblia no es fácil! Es un trabajo duro. De hecho, si no es un trabajo duro para usted, entonces lo más probable es, que se está perdiendo algo importante.

Leer la Biblia no es automático. Tienes que ser diligente. Recibir, atesorar, tener su oído atento, inclinar su corazón, clamar, levantar la voz, buscar y procurar. El estudio personal de la Biblia es una batalla, tal vez la más grande de su vida. Habrá tantos obstáculos en su contra. Tienes que luchar para que esto ocurra y para recibir entendimiento.

Tal vez deberíamos cambiar la forma en que hablamos acerca de la lectura de la Biblia. En lugar de simplemente decirle a la gente: "Lea su Biblia," tenemos que ser más realistas. “Amigo, lectura de la Biblia será una lucha. Pero hay que perseverar. Clame para pedir ayuda y clame por la comprensión. Búsquela con todo lo que tenga. Mantenga su oído abierto para que no pierda las verdades que Dios tiene para usted.”.

En tercer lugar, hemos descuidado la imaginación.

Por último, hemos dejado de ver la Palabra de Dios como un tesoro. Estos versículos enseñan que la Palabra de Dios es como la plata y el tesoro escondido. ¡No es de extrañar que su búsqueda es tan vigorosa! Él está buscando un objeto valioso. Estoy convencido de que muchos de nuestros problemas sobre el estudio bíblico se resolverían si nos diésemos cuenta de que la Biblia es un tesoro. Usted no tiene que convencer a nadie para buscar diligentemente un tesoro. Cada ser humano lo hace naturalmente.

Esto podría significar que tenemos que acercarnos a nuestro estudio de la Biblia de manera diferente. Tal vez tenemos que pensar en ello más emocional, más que intelectualmente. Tenemos que estimular nuestra imaginación más que nuestra mente racional. La metáfora “si la buscas como a plata, y la procuras como a tesoros escondidos” es altamente emocional. Tiene la intención de estimular su imaginación. Una vez que su imaginación está a bordo, hay poco que detener en su mente y voluntad.

¿Cómo le va con el estudio de la Biblia? He observado que con demasiada frecuencia, nos olvidamos de uno o más de estos tres aspectos. Pensamos en el estudio de la Biblia sólo en términos de rutina o conocimiento. Pero entre más podemos recuperar la urgencia, el trabajo duro, y la imaginación, más vital será nuestra búsqueda de Dios.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: