Skip to content

La Totalidad de la Depravidad

8 junio 2015

clip_image001La Totalidad de la Depravidad

Por Jeremiah Johnson

Usted probablemente ha escuchado a alguien afirmar que, a pesar de la maldad que vemos manifestada en el mundo que nos rodea, la gente es básicamente buena.

Los políticos, psicólogos y, por desgracia, los líderes religiosos han reforzado esa idea, suponiendo que porque no todos somos tan malos como podemos ser, tiene que haber algún elemento integrado de bondad y autocontrol en cada persona. La noción sirve de manta tranquilizadora del humanismo, que abarca todos menos los valores extremos, perversos más violentos que no se ajusten a las normas de comportamiento aceptadas. A decir verdad, la suposición de la bondad inherente de hombre ayuda a distanciar a la sociedad elegante de aquellos en el sector más radical, y hace del resto de nosotros parecer mejor en comparación.

Sin embargo, la verdad, como vimos la última vez, es que todos heredamos la misma inclinación innata hacia el pecado y corrupción. Pero ¿Hay allí, como algunos enseñan, una chispa no contaminada de lo divino en cada persona, equilibrando nuestra naturaleza pecaminosa y los efectos del pecado original?

Así es como John MacArthur respondió a la idea de la bondad humana innata:

Los sistemas de creencias falsos siempre parecen restar importancia a la depravación humana. Algunos incluso lo niegan por completo, insistiendo en que las personas son básicamente buenas. Esta es una tendencia de casi todas las herejías cuasi-cristianas, filosofías humanistas, y cosmovisiones seculares. Los apóstoles de esas religiones y filosofías parecen pensar que describir la naturaleza humana en términos optimistas de alguna manera haciendo de su punto de vista más noble. Este hecho por sí solo personifica perfectamente la falta de lógica ciega que va de la mano con la incredulidad y la falsa religión. Después de todo, el dilema moral de la humanidad debe ser patentemente obvio para cualquiera que considere seriamente el problema del mal. Como famosamente GK Chesterton comentó, el pecado original es el único punto de la teología cristiana que fácilmente se puede demostrar empíricamente.

La condición caída de la raza humana es un dilema profundo y destructivo, y universal – inexplicable por cualquier razonamiento meramente naturalista, pero innegablemente evidente. Dondequiera que encuentre la humanidad, usted verá amplia evidencia de que toda la raza está cautiva bajo la influencia corruptora del pecado [1] Burk Parsons, ed., John Calvin: A Heart for Devotion, Doctrine and Doxology (Orlando: Reformation Trust, 2008), p. 129.

La naturaleza de pecado que nace en todos nosotros es mucho más que una mancha aislada. La Escritura dice que los hombres y las mujeres no arrepentidos están "muertos en [sus] vuestros delitos y pecados" (Efesios 2:1). No hay chispa prístina divina, ninguna cámara oculta de bondad no afectado. Como explica John, el carácter destructivo y dominante de la depravación del hombre es total.

El pecado es un tirano cruel. Es el poder más devastador y degenerante para afligir a la raza humana, al punto que toda la creación «gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora» (Romanos 8.22). El pecado daña a la persona completa. Infecta el alma, corrompe la mente, profana la conciencia, contamina los afectos y envenena la voluntad. Es el cáncer destructor de la vida y condenador del alma que supura y crece en cada corazón humano no redimido como una gangrena incurable. [2] John MacArthur, Slave (Nashville: Thomas Nelson, 2010), pp. 120-121.

Usted puede ver por qué la doctrina de la depravación total no se sienta bien con el público humanista. Como contrapunto, ellos sacan a relucir varios ejemplos de la benevolencia y amabilidad. ¿Cómo podríamos negar la bondad innata del hombre ante la caridad de millonarios, los voluntarios abnegados, y los fieles recicladores?

Pero como John MacArthur explica, el término depravación total…

no significa que los pecadores incrédulos son siempre tan malos como podrían ser (Lucas 6:33; Romanos 2:14). Esto no quiere decir que la expresión de la naturaleza humana pecaminosa siempre se vive al máximo.. Esto no quiere decir que los no creyentes no son capaces de actos de bondad, benevolencia, buena voluntad, o altruismo humano. Sin duda, no quiere decir que los no cristianos no pueden apreciar la bondad, la belleza, la honestidad, la decencia o la excelencia. Lo que significa es que nada de esto tiene ningún mérito con Dios. . . . . . .

La depravación total significa que los pecadores no tienen capacidad para hacer el bien espiritual u obra para su propia salvación del pecado. Están tan completamente inclinados a amar la justicia, tan completamente muertos en pecado, que no son capaces de salvarse a sí mismos o incluso adaptarse a sí mismos para salvación de Dios. La humanidad no creyente no tiene capacidad de desear, comprender, creer, o aplicar la verdad espiritual: “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.” (1 Corinthians 2:14). [3] John MacArthur, The Vanishing Conscience , (Nashville: Thomas Nelson, 1994), p. 88.

El hombre impenitente no está librando una guerra interna entre el bien y el mal. Él está totalmente incapacitado por su naturaleza innata pecadora. Incluso las cosas buenas que hace están contaminados por motivaciones pecaminosas e interés propio. Y nada en él le hace merecer el favor de favor, la gracia, o la atención de Dios. Él está totalmente depravado.

Y a pesar de nuestra corrupción integral, el Señor ha provisto un camino de salvación. ¿Cómo pueden salvarse aquellos espiritualmente muertos?¿Cómo alguien pasa de una naturaleza corrupta a un hijo de Dios? Eso es lo que vamos a ver la próxima vez.


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150605
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: