Skip to content

Por Qué Debemos Predicar la Palabra

7 junio 2015

clip_image001Por Qué Debemos Predicar la Palabra

Por John MacArthur

Para el expositor bíblico, 2 Timoteo 4:2 se alza majestuosa como tierra sagrada. Es territorio precioso para cada pastor que, siguiendo los pasos de Pablo, desea proclamar fielmente la Palabra de Dios. En este versículo, el apóstol define el mandato principal de ministerio de la iglesia que honra a Dios, no sólo para Timoteo, sino para todos los que vendrían después de él. El ministro del Evangelio está llamado a "Predica la Palabra!"

Al escribir este texto inspirado por el Espíritu, Pablo sabía que estaba a punto de morir. Las palabras de este versículo se sitúan en el inicio del último capítulo que el escribiría. Solo en un calabozo romano sombrío, sin siquiera un manto para mantenerse caliente (v. 13), el apóstol incansable emitió un último encargo –llamar a Timoteo, y a cada ministro después de él, a anunciar las Escrituras responsablemente.

Pablo entendió lo que estaba en juego; el bastón sagrado de mayordomía del Evangelio estaba pasando a la siguiente generación. También sabía que Timoteo, su joven hijo en la fe, era propenso a la aprehensión y la timidez. Es por eso que prologó su exhortación a la fidelidad pastoral con el lenguaje más fuerte posible:

Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. (2 Timoteo 4:1-2)

El corazón de ese breve pasaje, predicar la palabra, resume el ministerio bíblico en un mandato central.

Ese mandamiento es consistente con lo que el apóstol había explicado anteriormente a Timoteo acerca de los requisitos para el liderazgo espiritual. En 1 Timoteo 3:2, Pablo señaló que, además de numerosas requisitos morales y espirituales – los obispos y pastores deben poseer una habilidad universal: la capacidad de enseñar. Deben ser Expositores bíblicos competentes –hombres que son capaces de tanto explicar claramente el texto como de exhortar efectivamente a la congregación.

Pero ser llamado a predicar y enseñar no es sólo un privilegio sagrado. También es una seria responsabilidad que se espera que el ministro lleve a cabo en todo momento. Él debe llenar su púlpito "a tiempo y fuera de tiempo." Ya sea aceptable o inaceptable, sabio o prudente, su mandato y su misión nunca cambian. El hombre de Dios ha sido llamado a predicar con valentía el mensaje de Dios para el pueblo de Dios, sin importar la frecuencia de los vientos del remolino de la opinión popular y el cambio.

La fidelidad a la Palabra demanda además, que el ministro predique su totalidad. Timoteo no debía centrarse únicamente en los aspectos, reconfortantes positivos de ministerio pastoral. También debe "redargüir, reprender, [y] exhortar" al rebaño, rechazando la tentación de alejarse de las advertencias y correcciones de las Escrituras. Sin embargo, su reprensión debía ser compensada con "toda paciencia y doctrina" –su firmeza encendida moderada por su compasión y ternura hacia aquellos bajo su cuidado espiritual. Para el pastor fiel, la paciencia hacia las personas es de suma importancia.

Pero, mientras que su pastoreo se caracteriza por la mansedumbre y longanimidad, su predicación no debe estar marcado por la incertidumbre o ambigüedad. En cambio, el ministro fiel proclama la verdad de la Palabra de Dios con la confianza y la seguridad que se merece. La autoridad en la predicación no viene de la oficina, la educación, o la experiencia del pastor. Más bien, se deriva de la más alta posible fuente: Dios mismo.

En la medida en que el sermón retrata con precisión el texto bíblico, este viene con la propia autoridad del Autor. El poder del púlpito, entonces, está en la Palabra predicada, según el Espíritu usa su espada para perforar el corazón del hombre (Ef 6:17; Hebreos 4:12). En consecuencia, la tarea del pastor es alimentar fielmente el rebaño con leche pura de la Palabra (1 Pedro 2: 1-3.), Confiando en Dios para el crecimiento resultante.

En los versículos circundantes de 2 Timoteo 4: 2, Pablo proporcionó su protegido con una muy necesaria motivación para mantenerse firme y perseverar hasta el fin. Para Timoteo, el mandamiento era claro: predicar la Palabra; y la convocatoria era mortalmente serio: las almas estaban en juego. Con el fin de equiparlo para la tarea, Pablo dio a Timoteo cinco razones de peso para perseverar en la fidelidad al ministerio. Estas motivaciones, que se encuentra en 2 Timoteo 3: 1-4: 4, son tan aplicables hoy como lo eran cuando el apóstol les escribió hace casi dos milenios.

Vamos a mirar a la primera de estas cinco motivaciones mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: