Skip to content

Un Instrumento Puro en las Manos de Dios

4 junio 2015

clip_image002Un Instrumento Puro en las Manos de Dios

Por Dr. Steven J. Lawson

El joven pastor, celoso de Dundee, Escocia, Robert Murray M’Cheyne, que ardía por Dios a los 29 años y se entregó a la obra de Dios como tal vez ningún joven pastor se ha entregado de manera única para la obra de Dios, dijo antes de morir "La mayor necesidad de mi pueblo es mi santidad personal." M’Cheyne entendió que la eficacia de su ministerio pastoral, incluyendo su ministerio púlpito, dependía en gran medida de su piedad personal. M’Cheyne se veía a sí mismo como un instrumento elegido en la mano de un Dios soberano, un ministro que debe ser un instrumento puro.

M’Cheyne dijo a otros pastores en su día: “Cuan diligentemente el oficial Calgary mantiene su sable limpio y afilado. Cada mancha se elimina con mucho cuidado. Recuerde, usted es la espada de Dios, Su instrumento. En gran medida, de acuerdo con la pureza y la perfección del instrumento será su éxito.” Luego agregó: “No son los grandes talentos los que Dios bendice tanto como la gran semejanza con Jesús. Un ministro santo es un arma terrible en las manos de Dios.” M’Cheyne acertadamente vio que el poder de su ministerio dependía de la pureza de su vida. M’Cheyne oró: “Señor, hazme tan santo como un pecador perdonado puede ser.”

M’Cheyne afirmó: “Toda tu utilidad depende de esto.” Esta debe ser nuestra oración y esta debe ser nuestra pasión. A través de los siglos, los que han sido los más grandes predicadores han entendido que el poder de su ministerio es medido en gran parte por la pureza de sus vidas.

El imponente teólogo puritano, “el Calvino de Inglaterra,” John Owen afirma: “Un ministro puede llenar sus bancas, su lista de comunión, las bocas de la opinión pública, pero lo que un ministro es de rodillas en secreto ante Dios Todopoderoso, eso es y no más.” Es decir, ningún ministerio de predicación puede avanzar más allá de su propia devoción personal con el Señor Jesucristo.

Charles H. Spurgeon estableció esta misma prioridad en sus Conferencias a Mis Estudiantes:

Será en vano para mí abastecerme de mi biblioteca, u organizar sociedades, o proyectos de programas, si descuido cultivarme por los libros y los organismos y sistemas, son sólo remotamente los instrumentos de mi llamamiento santo, mi propio espíritu, alma , y el cuerpo, son mi maquinaria más cercana para el servicio sagrado; mis facultades espirituales y mi vida interior, son mi hacha de batalla y las armas de guerra.

Spurgeon dice aquí que una pérdida de pureza garantizará una pérdida de poder en su ministerio. Su vida es más importante que su biblioteca, y su alma es más importante que sus estantes. Esto es precisamente lo que el apóstol Pablo da prioridad a Timoteo, su joven hijo en la fe, cuando escribió: “…disciplínate a ti mismo para la piedad” (1 Timoteo 4: 7).

Timoteo estaba sirviendo como pastor en la iglesia de Éfeso, colocado allí por nombramiento del mismo apóstol Pablo. Este joven ministro fue rodeado por oleadas de problemas dentro de la iglesia que amenazaban con absorberle. Tenía ancianos y diáconos no calificados. Tenía mujeres agresivas que estaban sobrepasando sus límites en el ministerio en la iglesia. Se había descuidado a las viudas. Había un crecimiento de herejía llamada "gnosticismo" invadiendo la vida de la iglesia. Capa sobre capa de carnalidad amenazaba con asfixiar a Timoteo al encontrarse en esta situación difícil ministerio. En medio de esta confusión, Pablo dice a Timoteo, en primer lugar, “afronta la condición espiritual de tu alma.” Los desafíos externos en el ministerio nunca debían causar a este joven ministro perder de vista lo que es más importante: mantener su espada aguda y limpia dentro de su propio corazón y alma.

Nosotros, los que somos ministros y pastores en la iglesia del Señor debemos mantener esta misma prioridad en todo momento. Nosotros, también, debemos disciplinarnos para la piedad. Debemos mantener nuestra mente pura y nuestro corazón limpio. Debemos mantener nuestras almas sin mancha y nuestras vidas santas. Tenemos que ser, como M’Cheyne dijo: “Un instrumento puro en las manos de Dios.” Debemos ser un hacha de batalla que es fuerte y apto para el uso de nuestro Maestro.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: