Skip to content

El Patrimonio del Predicador

4 junio 2015

clip_image002El Patrimonio del Predicador

Por John Macarthur

Ayer, en la discusión de las últimas instrucciones de Pablo en 2 Timoteo, hemos examinado la primera de las cinco razones para predicar la Palabra. El post de hoy destaca una segunda motivación convincente.

Motivación 2: Predica la Palabra
Debido a la devoción de los santos (2 Timoteo 3: 10-14)

El predicador fiel también está motivado por su amor y aprecio por aquellos creyentes que han estado antes que él. Al igual que una gran nube de testigos, los ejemplos de líderes espirituales firmes de generaciones pasadas estimulan el expositor bíblico hacia un mayor compromiso y efectividad en el ministerio.

En el caso de Pablo, él recordó a Timoteo de su propio ejemplo, y le instó a seguir su ejemplo. Por lo tanto, dice en 3:10-11, “Pero tú has seguido mi enseñanza, conducta, propósito, fe, paciencia, amor, perseverancia, persecuciones, sufrimientos, como los que me acaecieron en Antioquía, en Iconio y en Listra. ¡Qué persecuciones sufrí! Y de todas ellas me libró el Señor.”

El evangelio que Pablo enseñó, Timoteo debía seguir predicando. La conducta, la confianza y la semejanza de Cristo que marcó el ministerio del apóstol asimismo debían caracterizar a su hijo en la fe. Incluso el sufrimiento que soportó Pablo, Timoteo debía abrazarlo también. El joven pastor debía mantener el rumbo y seguir en el mismo camino que su mentor.

La integridad del ministerio de Pablo había sido obvio a Timoteo. En sus viajes juntos, Timoteo había sido testigo de la coherencia entre la enseñanza pública de Pablo y su práctica privada. El testimonio de la vida del apóstol fue uno de inquebrantable convicción, un hecho que Timoteo conocía de primera mano. Por lo tanto, Pablo puede encomendarse a Timoteo, y animarlo no sólo a predicar fielmente, sino también a seguir el mismo propósito centrado en Dios: buscar apasionadamente la fidelidad en su propia vida.

A lo largo de sus viajes misioneros, Pablo había sufrido mucho por el bien del evangelio.. Incluso mientras escribía esta carta, él estaba sufriendo por Cristo. Timoteo seguramente sintió el peso de las palabras de Pablo, cuando el apóstol añade: "En efecto, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución" (v. 12). Sin embargo, Pablo es claro, tal tribulación no es razón para alejarse de seguir el camino de la fidelidad.

El mundo seguirá oscureciéndose cada vez más; y "los malos irán de mal en peor, engañando y siendo engañados" (v. 13). No obstante, Timoteo no debe capitular o ser engañados. Su tarea no fue fácil, pero era simple: ser fiel a la Palabra de Dios y predicar con cuidado y de forma coherente. Así, Pablo desafía a Timoteo con estas palabras: “Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido” (v. 14).

Al exhortar a Timoteo a aferrarse y soportar, Pablo pide a su discípulo que recuerde su propio ejemplo. Timoteo no necesitaba una nueva estrategia. Simplemente tenía que seguir el modelo de fidelidad que había observado en el hombre de Dios que había estado delante de él.

Pablo entendió que la singularidad y novedad en el ministerio es mortal. El enfoque correcto no es reinventar el paradigma; sino más bien seguir los caminos trillados de los que han venido antes. El predicador fiel aprecia su patrimonio espiritual, reconociendo que está vinculado a una larga fila de hombres piadosos de los que no puede separarse. Por otra parte, entiende que es su responsabilidad, como parte de la actual generación de la historia de la iglesia, custodiar la verdad que ha sido confiado a él. Entonces, un día, él debe dárselo a los que vienen después de él.

Es claro que esta era la expectativa de Pablo en su instrucción en 2:2: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” Loa cuatro generaciones ministeriales que se describen en ese versículo incluyen a Pablo, Timoteo, hombres fieles, y los demás también. De generación en generación, la verdad debía ser salvaguardada por cada generación y luego transmitirse sin innovación o desviación.

Es la locura insolente de los hombres jóvenes de hoy que los tienta a ignorar la sabiduría de las generaciones anteriores, y en su lugar se gloria en su propia inteligencia u originalidad. Los que desprecian los fieles ejemplos de santos ahora en el cielo, y en cambio valoran sus propios enfoques inventivos autodenominados al ministerio, lo hacen bajo su propio riesgo.

Pero, como lo demuestra la instrucción de Pablo a Timoteo, el predicador fiel está motivado por la herencia dejada por las generaciones anteriores de la historia de la iglesia. Y al igual que los gigantes espirituales de los siglos pasados, está comprometido con el mismo mandato de ministerio como ellos lo estaban. Es un privilegio estar sobre sus hombros. Pero también es la responsabilidad de continuar su legado. Por lo tanto, a través de su vida y sus labios, él debe predicar la Palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: