Skip to content

Un Cambio de Reinos

1 junio 2015

clip_image001Un Cambio de Reinos

Por Jerry Bridges

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado.

Romanos 6:6-7, LBLA

Muchos cristianos tienen un deseo básico para vivir una vida santa, pero han llegado a creer que simplemente no pueden hacerlo. Ellos han luchado durante años con los pecados o deficiencias de carácter en particular. Si bien no viven en pecado grave, han dejado más o menos de alcanzar una vida de santidad y se han asentado a una vida de mediocridad moral con la que ni ellos ni Dios se complace. La promesa de Romanos 6: 6-7 parece imposiblemente más allá de ellos. Los fuertes mandamientos de las Escrituras para vivir una vida santa consistentemente sólo les frustran.

Muchos han tratado de vivir una vida santa por su propia voluntad; otros la han buscado solamente por la fe. Muchos han agonizado en oración sobre pecados particulares, aparentemente sin éxito. Decenas de libros se han escrito para ayudar a descubrir el "secreto" de la "vida victoriosa".

En nuestra búsqueda de respuestas a nuestros problemas de pecado, surge una pregunta molesta: "¿Para qué debería buscar a Dios y por qué soy responsable de mí mismo?" Muchos están confundidos en este punto. La primera vez que empezamos a vivir la vida cristiana, confiadamente asumimos que simplemente vamos a descubrir en la Biblia lo que Dios quiere que hagamos y empezar a hacerlo. No contamos con nuestra tendencia a aferrarnos a nuestros antiguos caminos pecaminosos.

Después de experimentar un gran fracaso con nuestra naturaleza pecaminosa, se nos dice que hemos estado tratando de vivir la vida cristiana en el poder de la carne. Tenemos que "dejar de tratar y empezar a confiar", o "dejarse ir y dejar a Dios." Se nos dice que si dirigimos nuestro problema del pecado a Cristo y descansamos en Su obra terminada en el Calvario, Él entonces vivirá su vida en nosotros y vamos a experimentar una vida de victoria sobre el pecado.

Habiendo experimentado fracaso y frustración con nuestro problema del pecado, estaremos encantados de que se nos diga que Dios ya lo ha hecho todo y que sólo necesitamos descansar en la obra terminada de Cristo. Después de luchar con nuestros pecados hasta el punto de la desesperación, esta nueva idea es como un salvavidas a un hombre que se ahoga, casi como escuchar el evangelio por primera vez.

Pero después de un tiempo, si somos verdaderamente honestos con nosotros mismos, descubrimos que todavía estamos experimentando la derrota a manos de nuestra naturaleza pecaminosa. La victoria aparentemente prometida a nosotros todavía nos elude. Todavía luchamos con el orgullo, los celos, el materialismo, la impaciencia y la lujuria. Todavía comemos demasiado, perdemos el tiempo, criticamos mutuamente, oscurecemos la verdad sólo un poco, y disfrutamos de una docena de otros pecados, todo el tiempo odiándonos a nosotros mismos por cometerlos.

Entonces nos preguntamos qué está mal. “Por qué no puedo", nos preguntamos, "experimentar la victoria que se describe en todos los libros que otros parecen haber experimentado?" Empezamos a sentir que algo está especialmente mal con nosotros, que de alguna manera nuestra naturaleza pecaminosa debe ser peor que la de otros. Entonces empezamos a desesperarnos.

Hace años un compañero cristiano me advirtió que Satanás tratará de confundirnos sobre la cuestión de lo que Dios ha hecho por nosotros y lo que debemos hacer nosotros mismos. He llegado a entender la idea que tenía al hacer esa declaración. La falta de entendimiento sobre esta cuestión ha dado lugar a una gran confusión en nuestra búsqueda de santidad. Es muy importante que hagamos esta distinción; porque Dios en efecto ha hecho provisión para que vivamos una vida santa, pero también nos ha dado responsabilidades definidas.

Veamos primero la provisión de Dios para nosotros.

En la Biblia leemos: “Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias" (Romanos 6:12). Lo primero que debemos notar en este pasaje es que la búsqueda de la santidad – este pecado no permitido para reinar en nuestros cuerpos mortales – es algo que tenemos que hacer. La declaración de Pablo es una exhortación. Él se dirige a nuestra voluntad. Él dijo, "No permitas que reine el pecado,” dando a entender que se trata de algo del que nosotros mismos somos responsables. La experiencia de la santidad no es un regalo que recibimos como la justificación, sino algo a lo que estamos claramente exhortados a trabajar.

La segunda cosa a considerar de la exhortación de Pablo es que se basa en lo que acababa de decir. Nota la palabra de conexión por tanto. Está claro que quería decir algo así como: “A la vista de lo que acabo de decir, no reine el pecado en su cuerpo mortal.” Para decirlo de otra manera, debemos buscar la santidad porque ciertos hechos son ciertos.

¿Cuáles son estos hechos?

Echemos un vistazo a Romanos 6. En respuesta a la pregunta “¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde?” Pablo dijo: “hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (versículos 1-2).. Entonces Pablo desarrolla esa idea (versículos 3-11). Es evidente que la palabra, por tanto (versículo 12) se refiere de nuevo a este hecho que hemos muerto al pecado. Debido a que hemos muerto al pecado, no debemos dejar que reine en nuestros cuerpos mortales.

Si hemos de obedecer la exhortación del versículo 12, es vital que entendamos lo que Pablo quiere decir con la expresión hemos muerto al pecado. Al leer este pasaje, lo primero que observamos es que nuestra muerte al pecado es el resultado de nuestra unión con Cristo (versículos 2-11). Debido a que El murió al pecado, nosotros morimos al pecado. Por lo tanto, es evidente que nuestra muerte al pecado no es algo que hacemos, sino algo que Cristo ha hecho, el valor de lo cual corresponde a todos los que están unidos a Él.

La segunda observación que podemos hacer es que nuestra muerte al pecado es un hecho si nos damos cuenta de ello o no. Porque Cristo murió al pecado, todos los que están unidos con Él murieron al pecado. Nuestra muerte al pecado no es algo que hacemos, o algo que hacer realidad en nuestra experiencia considerando que sea así. Algunos han interpretado mal este punto. Hemos obtenido la idea de que haber muerto al pecado significa de alguna manera ser alejados de la capacidad de que el pecado nos toque. Sin embargo, para experimentar esto en nuestra vida cotidiana se nos dice que debemos considerarnos muertos al pecado (versículo 11, RV). Se nos dice, además, que si no estamos experimentando la victoria sobre nuestros molestos pecados, es porque no estamos contando con el hecho de que hemos muerto al pecado.

Debemos de hecho reconocernos –o contarnos, o considerarnos – muertos al pecado, pero nuestra consideración no significa que sea verdad, incluso en nuestra experiencia. Los versículos 11 y 12 deben ser considerados en conjunto. Debido a que somos muertos al pecado a través de nuestra unión con Cristo, no debemos permitir que el pecado reine en nuestros cuerpos mortales. Nuestra experiencia diaria con respecto al pecado está decidida – no por nuestra consideración, sino por nuestra voluntad – si permitimos o no que el pecado reine en nuestros cuerpos. Pero nuestra voluntad debe estar influenciada por el hecho de que hemos muerto al pecado.

Entonces, ¿qué quiere decir Pablo con su expresión muerto al pecado? Quiere decir que morimos al dominio del pecado, o al reino del pecado. Antes de confiar en Jesucristo para nuestra salvación, estábamos en el reino de Satanás y el pecado. Nosotros “anduvi[mos]steis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire[diablo]” (Efesios 2:2). Estábamos bajo el poder de Satanás (Hechos 26:18) y el dominio de las tinieblas (Colosenses 1:13). Pablo dijo que éramos esclavos del pecado (Romanos 6:17). Nacimos en este reino de pecado, esclavitud y muerte. Cada persona que ha vivido desde Adán, excepto el Hijo de Dios encarnado, ha nacido esclavo en el reino del pecado y de Satanás.

Pero a través de nuestra unión con Cristo hemos muerto a este reino del pecado. Hemos sido liberados del pecado (Romanos 6:18), librados de la potestad de las tinieblas (Colosenses 1:13), y nos hemos vuelto de la potestad de Satanás a Dios (Hechos 26:18). Antes de nuestra salvación estábamos en la esclavitud del pecado, bajo el reinado y el gobierno del pecado. Independientemente de cuan decente y morales hayamos sido, vivíamos en el reino del pecado. Pero ahora a través de nuestra unión con Cristo en su muerte al pecado, hemos sido liberados del reino del pecado y colocados en el reino y el ámbito de la justicia.[1]

El profesor John Murray, al comentar sobre la cláusula de que morimos al pecado, dijo:

Si consideramos el pecado como un ámbito o esfera, entonces el creyente ya no vive en ese ámbito o esfera. Y así como es cierto con referencia a la vida en el ámbito de este mundo que la persona que ha muerto “Luego pasó, y he aquí, ya no estaba; lo busqué, pero no se le halló.” (Salmo 37:36), asi lo es con la esfera del pecado; el creyente ya no está allí porque ha muerto al pecado …. El creyente murió al pecado una vez y ha sido trasladado a otro reino.[2]

Es porque estábamos en este reino del pecado, bajo su reinado y dominio, que comenzamos a pecar desde la infancia. Porque éramos esclavos, actuamos como esclavos. Desarrollamos hábitos pecaminosos y un carácter pecaminoso. Incluso si fuéramos lo que el mundo considera "bueno", vivimos para nosotros mismos, no para Dios. Nuestra actitud hacia Cristo fue expresada por las palabras de sus enemigos: “No queremos que éste reine sobre nosotros” (Lucas 19:14).

Pero si hemos sido liberados de este reino, ¿por qué todavía pecamos? Aunque Dios nos ha librado del reino del pecado, nuestra naturaleza pecaminosa aún reside dentro de nosotros. A pesar de que el dominio y reino del pecado se ha destruido, el pecado restante que habita en los creyentes ejerce un tremendo poder, trabajando constantemente hacia el mal.

Un ejemplo de la guerra puede ayudarnos a ver cómo esto es cierto. En una nación en particular dos facciones rivales luchaban por el control del país. Finalmente, con la ayuda de un ejército externo, una facción ganó la guerra y asumió el control del gobierno de la nación. Pero el bando perdedor no dejó de luchar. Ellos simplemente cambiaron sus tácticas a guerra de guerrillas y continuaron luchando. De hecho, ellos tuvieron tanto éxito que el país proveedor de la ayuda exterior no podría retirar sus tropas.

Lo mismo sucede con el cristiano. Satanás ha sido derrotado y el reino del pecado derrocado. Pero nuestra naturaleza pecaminosa recurre a una especie de guerra de guerrillas que nos lleva a caer en pecado. Esto se traduce en una lucha entre el Espíritu y nuestra naturaleza pecaminosa de la que Pablo escribió: “Porque el deseo de la carne es contra[a] el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.” (Gálatas 5:17).

Además, debido a que nacemos como pecadores, tenemos desde el nacimiento desarrollado hábitos de pecado. Como dice Jay Adams, "Nacimos pecadores, pero nos llevó práctica desarrollar nuestros estilos particulares de pecar. La vida antigua fue disciplinada [entrenada] hacia la impiedad.”[3] Todos tendemos a actuar de acuerdo con estos hábitos pecaminosos que han sido grabados en nosotros por una larga práctica.

Supongamos, por ejemplo, que yo tenía una pierna coja y como resultado desarrollé una cojera. Si a través de la cirugía mi cojera se cura, yo todavía tiendo a cojear por costumbre. ¿O usted cree que cuando los esclavos fueron liberados por la Proclamación de Emancipación del presidente Lincoln, que de inmediato comenzaron a pensar como hombres libres? Sin lugar a dudas que todavía tendían a actuar como esclavos porque habían desarrollado patrones de hábito de esclavitud.

De manera similar, los cristianos tienden a pecar por hábito. Es nuestra costumbre cuidar de nosotros mismos en lugar de los demás, tomar represalias cuando somos perjudicados de alguna manera, y complacer el apetito de nuestros cuerpos. Es nuestra costumbre de vivir para nosotros mismos y no para Dios. Cuando nos convertimos en cristianos, no dejamos caer todo esto durante la noche. De hecho, pasaremos el resto de nuestras vidas despojándonos de estos hábitos y revistiéndonos de hábitos de santidad.

No sólo hemos sido esclavos del pecado, sino que seguimos viviendo en un mundo poblado por esclavos del pecado. Los valores convencionales que nos rodean reflejan esta esclavitud, y el mundo trata de conformarnos a su propio molde pecaminoso.

Por lo tanto, aunque el pecado ya no reina en nosotros, constantemente tratará de llegar a nosotros. Aunque hemos sido liberados del reino del pecado y de su dominio, no hemos sido liberados de sus ataques. Como el Dr. Martin Lloyd-Jones dice en su exposición de Romanos 6, aunque el pecado no puede reinar en nosotros, es decir, en nuestra personalidad esencial, si puede, si no se controla, reinar en nuestros cuerpos mortales.[4] Hará que los instintos naturales de nuestros cuerpos se vuelvan a la lujuria. Hará que nuestros apetitos naturales se vuelvan a la indulgencia, nuestra necesidad de ropa y refugio en el materialismo, y nuestro interés sexual normal en la inmoralidad.

Es por eso que Pablo nos exhorta a estar en guardia de manera que no vamos a dejar que el pecado reine en nuestros cuerpos. Antes de nuestra salvación, antes de nuestra muerte al reino del pecado, tal exhortación habría sido inútil. Usted no puede decirle a un esclavo: “Vive como un hombre libre,” pero puede decirle eso a cualquier liberado de la esclavitud. Ahora que estamos en realidad muertos al pecado, a su gobierno y dominio, hemos de contar eso como cierto. Debemos mantener este hecho ante nosotros de que ya no somos esclavos. Ahora podemos resistir al pecado y decir no al mismo. Antes no teníamos otra opción; ahora tenemos una. Cuando pecamos, como cristianos, no pecamos como esclavos, sino como individuos con libertad de elección. Pecamos porque elegimos pecar.

Resumiendo entonces, hemos sido liberados del reinado y el dominio del pecado, el reino de la injusticia. Nuestra liberación es a través de nuestra unión con Cristo en Su muerte. Cuando Cristo entró en este mundo Él voluntariamente entró en el reino del pecado, sin embargo nunca pecó. Cuando El murió, murió a este reino del pecado (Romanos 6:10), ya través de nuestra unión con Él morimos a este reino también. Tenemos que contar con este hecho de que estamos muertos al dominio del pecado, para que podamos hacer frente a él y decir que no. Por lo tanto debemos proteger nuestros cuerpos para que el pecado no reine en nosotros.

Así vemos que Dios ha hecho provisión para nuestra santidad. Por medio de Cristo nos ha liberado del reinado del pecado para que ahora podamos resistir el pecado. Pero la responsabilidad de resistir es nuestra. Dios no hace eso por nosotros. Confundir el potencial de resistir (que Dios proveyó) con la responsabilidad de resistir (que es nuestra) es exponerse a un desastre en nuestra búsqueda de santidad.


[1]. Estoy en deuda con Dr. D. Martyn Lloyd Jones por su útil ayuda en la exposición del término “muerto al pecado” en el capítulo 2 de su libro Romans: An Exposition of Chapter 6—The New Man (Edinburgh: The Banner of Truth Trust, 1972).

[2]. John Murray, The Epistle to the Romans, The New International Commentary on the New Testament (Grand Rapids, Mich.: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1968), p. 213. Usado con permiso.

[3]. De Godliness Through Discipline por Jay E. Adams, p. 6. Reprinted 1973 by Baker Book House and used by permission.

[4]. Lloyd-Jones, Romans: An Exposition of Chapter 6, pp. 152-153.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: