Skip to content

Definiendo la “conciencia” y por qué es importante

22 mayo 2015

clip_image001Definiendo la “conciencia” y por qué es importante

Por Dustin Bruce

De niños aprendimos de Pinocho a "dar un pequeño silbido! Y siempre dejar que tu conciencia sea tu guía. "Pero, ¿qué es exactamente la conciencia? Los cristianos a menudo usan palabras como "conciencia" para identificar las realidades espirituales sin ser precisos con su definición. En general, los objetos concretos son más fáciles de definir. Los conceptos abstractos, como la conciencia, puede resultar bastante difícil de dilucidar y, a menudo la mejor descripción de un término que podemos dar es "¿sabes lo que quiero decir."

Sin embargo, la conciencia es un concepto demasiado importante para permitir la ambigüedad y debe ser definida. Los puritanos son útiles aquí. Según Joel Beeke y Mark Jones en su obra, Una Teología Puritana: Doctrina para la Vida , los puritanos definen la conciencia como "un aspecto universal de la naturaleza humana por el cual Dios ha establecido su autoridad en el alma para que los hombres se juzguen a sí mismos de forma racional." Luego, dan más detalles sobre la naturaleza de la conciencia con cuatro características.

1. Todas las personas poseen una conciencia.

Puritanos creían que la Escritura, la experiencia y la revelación natural dan testimonio de que todo el mundo tiene una conciencia. El conocimiento y la comprensión vienen automáticamente con el poder de reflexionar sobre sí mismo. Como un puritan afirma:

Cada alma racional, que es capaz tanto de pecar y de la gracia, es dotada de un poder para reflexionar sobre sí mismo, para que el pecado pueda ser condenado y la gracia pueda ser aprobada. Todos están llamados a "considerar sus caminos" (Hag. 1: 5,7).

2. El conocimiento de uno mismo y el juicio propio son posibles gracias a la labor de conciencia.

Los puritanos entendieron conciencia como la capacidad del alma para reflexionar sobre sí mismo utilizando la norma de Dios. Es la razón la que nos informa de lo que es correcto e incorrecto, un tipo de "sistema nervioso espiritual." Beeke y Jones resumen,

Así que la conciencia expresa la conciencia moral o auto-conocimiento que tenemos, bajo Dios y en la presencia de Dios, de haber hecho bien o mal. En pocas palabras, la conciencia es el conocimiento crítico de nuestros pensamientos palabras y acciones como el mismo Dios nos conoce.

3. La conciencia emplea razonamiento silogístico.

Un silogismo incluye una "premisa mayor declarando un principio general, luego, una premisa menor indica una observación o hecho, luego, una conclusión que resulta de la aplicación de estas premisas juntos." Usted puede no darse cuenta de ello, pero nuestras mentes generalmente trabajan de esta manera. Por ejemplo, usted sabe que el engaño está mal (premisa mayor), y que hizo trampa (premisa menor), por lo que usted sabe que usted hizo mal por hacer trampa (conclusión).

El hecho de que la conciencia emplea un razonamiento silogístico es importante porque permite a nuestra conciencia trabajar fuera de los deseos de nuestra voluntad. La conciencia puede ser suprimida, pero la mayoría puede testificar de un omento en que la conciencia se interpuso su testimonio moral incluso cuando nuestro deseo era que permaneciera en silencio y permitirnos tener que buscar los malos deseos de nuestro corazón.

4. La conciencia es el representante de Dios en el alma.

Los puritanos emplean una variedad de metáforas para describir la conciencia. Como embajador, la conciencia recuerda al hombre de su deber para con Dios. Como predicador, la conciencia nos enseña cómo debemos caminar. Como un registro, la conciencia registra nuestros actos para el día del juicio. Como ejecutor de la sentencia, el Espíritu usa la conciencia para detener a un hombre en su pecado. Como supervisor, la conciencia habla a cada parte de nuestra vida. Y como un espejo, la conciencia nos permite examinar nuestro estado espiritual a la luz de la norma de Dios. En resumen, Beeke y Jones concluyen:

Por lo tanto, tenemos que usar nuestra conciencia regularmente para examinarnos a nosotros mismos, y con la ayuda del Espíritu, nuestra conciencia o bien nos acuse y nos llame al arrepentimiento renovado delante de Dios, o nos excuse, lo cual nos dará la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Mi aliento a ustedes hoy es tomar el consejo anterior. Examínese usted mismo y permita que su conciencia testifique de su estado espiritual delante de Dios. Si su conciencia grita “¡Inmundo!” entonces huya a Cristo, quien es el bálsamo para toda conciencia agitada.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: