Skip to content

El Mito de María Magdalena

20 mayo 2015

clip_image002 El Mito de María Magdalena

Por John MacArthur

¿Quién es María Magdalena? ¿Qué es lo que hay en ella que obtiene tanta atención? ¿Era ella una prostituta, una discípula, o incluso la esposa de Jesucristo? Las leyendas que rodean esta mujer van desde lo inocuo hasta la blasfemia. La verdadera tragedia, sin embargo, es cómo estos mitos nos distraen de la realidad de la gracia de Dios en la vida de esta mujer.

María Magdalena es uno de los nombres más conocidos y menos entendidos en las Escrituras. La Palabra de Dios traza una cortina de silencio sobre gran parte de su vida y los antecedentes personales, pero aun aparece como una de las mujeres destacadas del Nuevo Testamento. Ella es mencionada por su nombre en los cuatro evangelios, sobre todo en relación con los acontecimientos de la crucifixión de Jesús. Y ella tiene la distinción eterna de ser la primera persona a la que Cristo se reveló después de la resurrección.

Algunas tradiciones de la iglesia que datan de los primeros padres han identificado a María Magdalena con la mujer anónima (identificada sólo como "una pecadora" en Lucas 7:37), que ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos (Lucas 7:37-50 ). Pero no hay absolutamente ninguna razón para hacer esa conexión. En efecto, si tomamos el texto de la Escritura a su valor nominal, tenemos todas las razones para pensar de otra manera, ya que Lucas introdujo primero a María Magdalena por su nombre en un contexto completamente diferente (Lucas 8: 2) sólo dos versículos más adelante. Parece muy poco probable que María Magdalena podría ser la misma mujer a la que Lucas describe, pero no dio el nombre en el relato anterior. Lucas era un historiador demasiado cuidadoso para ser negligente en un detalle importante como ese.

Algunos comentaristas tempranos especularon que María Magdalena era la mujer descrita en Juan 8:1-12, atrapada en el acto mismo de adulterio y salvada de la lapidación por Cristo, quien le perdonó y le redimió. No hay ninguna base para esa asociación, tampoco.

María Magdalena también ha sido objeto de mucha mitología extrabíblica desde la época medieval. Durante la Edad Media, algunos de las herejías gnósticas prácticamente se apropiaron del personaje de María Magdalena y unieron su nombre a una gran cantidad de leyendas fantasiosas. Libros apócrifos fueron escritos por ella, entre ellos uno que pretende ser el relato de María Magdalena de la vida de Cristo, El Evangelio de María. Otro, el evangelio gnóstico de Felipe, la retrató como un adversario a Pedro.

En los últimos años, algunas de esas leyendas han resucitado, y muchas de las historias apócrifas ampliamente desacreditadas sobre María Magdalena han sido reeditadas. Ella se ha convertido en un icono para las mujeres en la franja "espiritual" del movimiento feminista que les gusta la idea de María Magdalena como una especie de figura de diosa mítica. Muchos de los antiguos cuentos gnósticos sobre ella son muy adecuados para esa perspectiva.

En un frente diferente, una novela éxito de ventas, El Código Da Vinci de Dan Brown, adaptó varias leyendas gnósticas largamente olvidadas de María Magdalena y tejió una teoría de conspiración elaborada que incluye la sugerencia blasfema de que Jesús y María Magdalena estaban casados ​​en secreto e incluso tuvieron hijos. (De acuerdo con este punto de vista, ella, no el apóstol Juan, era el discípulo amado mencionado en Juan 20:2 y Juan 21:20)

Una procesión interminable de libros que van desde las especulaciones totalmente frívolas hasta obras cuasi académicas han revivido aun mas las fabricaciones gnósticas selectas sobre María Magdalena. Y un par de documentales de televisión altamente sensacionalistas han reforzado aún más la popularidad de los mitos revividos.

Así, mientras que de María Magdalena se está hablando más que nunca, gran parte de la discusión es mera exageración y una hipérbole prestado de las sectas antiguas. Lo que la Escritura dice en realidad de ella es lo suficientemente extraordinaria sin ningún falso adorno. No sabemos si ella era una adúltera, pero sí sabemos que tenía un pasado oscuro y demoníaco. Ella no pudo haber sido una campeona de los derechos de la mujer, pero sin duda fue un trofeo de la gracia de Dios. Y mientras ella no estaba casada en secreto con Cristo, ella jugó un papel fundamental como un heraldo de Su resurrección.

Esta semana vamos a hacer a un lado las tradiciones gnósticas, agendas extrabíblicas, y teorías de conspiración, y ver lo que la Palabra de Dios nos dice acerca de esta mujer fascinante. La verdad es mucho más gloriosa que la ficción cuando se trata de la historia de María Magdalena. Y ahí es donde vamos a retomarlo la próxima vez.

(Adaptado de Twelve Extraordinary Women )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150518
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: