Skip to content

Nuestras Palabras serán Trueno Cuando Nuestra vida Sea Como El Relámpago

19 mayo 2015

clip_image002Nuestras Palabras serán Trueno Cuando Nuestra vida Sea Como El Relámpago

Por Matt Capps

El obispo Basilio de Cesarea es bien conocido en la historia de la iglesia por ser uno de los teólogos más influyentes de la iglesia primitiva. Basilio fue un teólogo corpulento que apoyó el Credo de Nicea y se opuso a las herejías de la iglesia primitiva. Al mismo tiempo, Basilio también era conocido por su cuidado de los heridos y abandonados. Una vez se dijo de Basilio que “sus palabras fueron como un trueno porque su vida era como un relámpago.” Este es un poderoso simbolismo para el ministerio pastoral, el simbolismo que conecta nuestra vocación pastoral con nuestro carácter cristiano.

Cuando uno examina loe requisitos de carácter para los pastores en el Nuevo Testamento, especialmente en las Epístolas Pastorales, queda claro que existe un estándar para la madurez espiritual y moral (1 Timoteo 3:1-7; Tito 1: 6-9). En resumen, el carácter pastoral es vital para el ministerio fiel. Don Carson ha dicho en muchas ocasiones que lo más destacable de los requisitos para un pastor es que son tan poco notables. En otras palabras, la calidad de carácter demandado para los pastores se puede encontrar siendo ordenados para todos los cristianos en otras partes de la palabra de Dios.

Así que, aunque no se espera que el pastor ser el ideal de perfección, los pastores han de ser ejemplos maduros del carácter exigido de todos los cristianos. Una forma de pensar es que los pastores dirigen cojeando. Aunque no perfectos, los pastores han de dar ejemplo en el carácter cristiano (1 Pedro 5: 3). Esto tiene varias implicaciones para el carácter pastoral, y para el desarrollo del carácter cristiano dentro de la congregación.

En primer lugar, como pastores, debemos aplicar la palabra de Dios para nuestras vidas mientras llamamos a la congregación a hacer lo mismo. El único elemento que se encuentra en los requisitos para los pastores, aparte de ser un convertido reciente, es que un pastor debe ser apartado para la enseñanza de la palabra. Como sabemos, la enseñanza de todo el consejo de Dios incluye vivir una vida que honra a Dios (1 Timoteo 4:16). Los pastores deben someter su vida a la palabra que ellos proclaman. Por ejemplo, es difícil para nosotros llamar a la iglesia para cuidar los heridos y abandonados, a menos que nosotros también estemos comprometidos con lo mismo.

En segundo lugar, los pastores han de dirigir en el arrepentimiento. El filósofo Charles Taylor ha descrito nuestra era secular como "la era de la autenticidad". El análisis de Taylor es útil para mostrarnos que la confesión de debilidad y arrepentimiento en realidad puede ayudarnos a cautivar a nuestro pueblo. Nuestra congregación necesita ver que el carácter en la vida cristiana no está marcada por una vida sin pecado; está marcada por una vida de arrepentimiento (1 Juan 1: 9). Cristo es el único pastor sin pecado. No podemos llamar a la gente al arrepentimiento cuando no nos hemos arrepintiendo nosotros mismos. En muchos aspectos, la piedra angular de carácter pastoral es una disposición a arrepentirse (Efesios 2:8).

En tercer lugar, los pastores han de comprometerse con la comunidad de fe en la que sirven. La vida cristiana no es para ser vivida solo, incluso para los pastores (Hebreos 10:25). La comunidad de la iglesia es el contexto primario donde los cristianos están llamados a trabajar en la aplicación de la Palabra de Dios. Por otra parte, la comunidad de la iglesia es el lugar donde usted necesita que el evangelio se revele con poder. Es por esto que es importante que los pastores sean profundamente dedicados en la comunidad de la iglesia (Efesios 4: 11-16). Dios usa a los que nos rodean para revelar nuestro pecado y animarnos a la piedad.

Creo que todos nosotros queremos iglesias llenas de personas con un carácter cristiano honorable. Esto comienza con el duro trabajo del desarrollo de carácter dentro de nuestras propias vidas. Demasiado a menudo los pastores quieren la lluvia de la bendición de Dios en su ministerio, sin pasar por truenos y relámpagos. Pastor, se espera que lideremos la congregación no sólo con palabras de nuestros labios, sino por el fruto en nuestra vida. Nuestras palabras serán truenos cuando nuestra vida sea como un rayo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: