Skip to content

8 Elementos para Reflexión de Padres Cristianos

19 mayo 2015

clip_image001

8 Elementos para Reflexión de Padres Cristianos

Por Tim Challies

El otro día, el antiguo puritano John Flavel me sacó de nuevo y me abofeteo por un tiempo (metafóricamente, claro). . He estado leyendo su obra clásica El misterio de la Providencia y que dedica el segundo capítulo para una explicación de por qué tenemos que adorar a Dios por su amable providencia en nuestra infancia. Quiere que sus lectores reconozcan los privilegios que son suyos, simplemente debido al tiempo y el lugar en el que nacieron.

En el trayecto se incluye una breve pero poderosa sección en la que se exhorta a los padres en los deberes que tienen en la crianza de sus hijos. Él quiere que usted, el padre, considere seriamente la responsabilidad de que Dios le ha confiado a cada uno de sus hijos. Y, al menos para mí, cada uno de ellos lo sentía como un gancho al hígado. Él ofrece estos 8 consideraciones, pidiendo que reflexione en cada uno de ellos y les permita motivarle a llamar a sus hijos a responder al evangelio.

  1. Considere la intimidad de la relación entre usted y sus hijos, y, por tanto, cuanta de su felicidad o la miseria es su preocupación. Nuestros hijos significan tanto a nosotros. Usted obtiene gozo por ellos, usted coloca un alto valor sobre ellos, usted expresa esperanzas y anhelos para ellos, simpatiza con ellos en sus problemas, y se lamenta de las profundidades de su alma si ellos le preceden en la muerte. ¿Por qué usted anhela tener hijos, y les asigna dicho valor a ellos, y encuentra tanto gozo en ellos, si, mientras tanto, le da poca importancia a sus almas eternas?
  2. Considere la posibilidad de que Dios le ha encargado tender no sólo a sus cuerpos, sino también por sus almas. Usted puede saber esto por los claros mandamientos que Dios ha dado a los padres (véase Deuteronomio 6: 6-7; Efesios 6: 4), y también por las órdenes que ha dado los hijos, ya que estos mandamientos implican el deber de los padres (por ejemplo, Efesios 6: 1).
  3. Considere lo que posiblemente podría consolarle en el momento de la muerte de sus hijos si, a través de su negligencia, mueren en una condición sin Cristo. El grito más desgarrador es el del padre que tiene que admitir honestamente, "Mi hijo está en el infierno y que no hice nada para evitarlo! Mi hijo está en el infierno y yo le ayudé a ir allí! "
  4. Considere esta pregunta: Si usted se olvida de instruir a sus hijos en el camino de la santidad, ¿Descuidará el diablo instruirlos en el camino de la maldad? Claro que no. Si usted no les va a enseñar a orar, él les enseñará a maldecir, jurar y mentir. Cuando el terreno está sin cultivar, las malas hierbas, inevitablemente surgen.
  5. Tenga en cuenta que si se descuidan los años de juventud de sus hijos, hay poca probabilidad de cualquier buen fruto después. Usted tiene que hacer el mejor uso de sus años más formativos. Flavel utiliza esta pequeña ilustración brillante: "¡Cuán pocos se convierten en la tercera edad! Una ramita es llevada a cualquier forma, pero los árboles crecidos no cederán.”
  6. Tenga en cuenta que usted es la causa instrumental de toda la miseria espiritual de sus hijos, tanto por generación como por imitación, por nacimiento y con el ejemplo. Ellos están en un estado de muerte espiritual por la plaga del pecado que contrajeron de usted. Como dice David: “He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.” (Salmo 51: 5). Esto aumenta aún más su responsabilidad de verlos sanos de esa plaga.
  7. Tenga en cuenta que no hay nadie en el mundo con más probabilidades que usted de ser instrumento de su bien eterno. Usted tiene ventajas que no tienen los demás, como los puntos de vista que usted gana en sus corazones. Debido a que usted está con ellos todos los días, y porque tiene mucho conocimiento de sus debilidades, usted tiene oportunidades únicas para inculcar el conocimiento de Cristo en ellos. Si usted es negligente, ¿quien les ayudará? Nadie más puede o va a tomar su lugar en sus vidas.
  8. Considere el gran día del juicio y sea movido a compasión por sus hijos. Recuerde que el texto, "vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios" (Apocalipsis 20:12). ¡Qué triste cosa sería ver a sus queridos hijos a la mano izquierda de Cristo. Amigos, ¡hagan todo lo posible para evitarles esta miseria! “Por tanto, conociendo el temor del Señor, persuadimos a los hombres," (2 Corintios 5:11).

Ahora, el objetivo de estas 8 consideraciones no es para hacer que los padres caigan en desesperación, sino para ayudar a ver su responsabilidad. Flavel reconoce, por supuesto, que Dios es el único que puede llevar a un niño a la salvación y que los propósitos de Dios son suyos. Y sin embargo, las Escrituras dejan claro que los padres deben criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor. Todos los padres harían bien en reflexionar sobre estos 8 elementos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: