Skip to content

¿Qué Están Aprendiendo Sus Hijos de Usted?

15 mayo 2015

clip_image001¿Qué Están Aprendiendo Sus Hijos de Usted?

Por John MacArthur

¿Que están Aprendiendo sus hijos de su ejemplo?

¿Están aprendiendo las alegrías y bendiciones de una vida sometida a la Palabra de Dios y Su voluntad, o sólo oye hablar de sus frustraciones y decepciones? ¿La ven descansando en el consuelo de la soberanía de Dios, o consumidos por la preocupación y la desesperación? ¿Están aprendiendo el valor de la justicia, la fidelidad, y el trabajo duro? ¿O están aprendiendo a ser mentirosos, tramposos, e hipócritas?

Sus hijos pueden sentarse bajo la fiel predicación de la Palabra, y pueden haber sido fielmente entrenados para comprender la verdad del evangelio. Pero ¿qué están aprendiendo mediante la observación de su vida día tras día? ¿Cuál es el testimonio de su vida de enseñanza acerca de ser piadosos, hombres y mujeres fieles?

Enseñando Sabiduría a Sus Hijos

Enseñar a los niños el evangelio de ninguna manera agota la responsabilidad de enseñanza de los padres. También unido al principio de Deuteronomio 6:6-7 está el deber de enseñar a nuestros hijos la sabiduría para la vida. El evangelio es el punto de partida necesario, debido a que "el temor del Señor es el principio de la sabiduría" (Salmo 111: 10, énfasis añadido). Nadie es verdaderamente sabio rechazando o ignorando el mensaje del evangelio.

Pero más allá de las verdades del Evangelio existen también muchas lecciones bíblicas vitales sobre el carácter, la integridad, la justicia, la prudencia, el discernimiento, y todas las cuestiones prácticas de la vida. Los padres están a cargo del deber de capacitar cuidadosamente a sus hijos con la sabiduría de Dios en todos estos asuntos.

El libro de Proverbios es un resumen inspirado de sabiduría práctica. Los dichos registrados allí estaban reunidos por Salomón por el bien de su hijo. La mayoría de ellos fueron realmente escritos por Salomón, pero algunos son proverbios de los demás, son recolectados por Salomón. La mejor sabiduría de varios antiguos sabios es así compilada en el libro de los Proverbios de Salomón con el sello de la inspiración divina que garantiza que estas palabras son "útiles para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia" (2 Timoteo 3:16).

Por lo tanto, Proverbios es un libro de texto apropiado para los padres, y los padres, en particular, enseñan a sus hijos el tipo de sabiduría práctica necesaria para la vida que honra a Dios con éxito. Es un libro inspirado de la sabiduría del padre más sabio que haya vivido, un compendio vital de tipo de sabiduría práctica que todos los padres deben transmitir a sus hijos.

Salomón incluye una advertencia a su propio hijo en los primeros versículos: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre; porque guirnalda de gracia son para tu cabeza, y collares para tu cuello.” (Proverbios 1:8-9).

Admoniciones similares se repiten en otras partes de los Proverbios: “Hijo mío, si recibes mis palabras, y atesoras mis mandamientos dentro de ti,” (2:1); “Hijo mío, no te olvides de mi enseñanza, y tu corazón guarde mis mandamientos” (3:1); “Oíd, hijos, la instrucción de un padre, y prestad atención para que ganéis entendimiento,”(4:1); “Oye, hijo mío, recibe mis palabras, y muchos serán los años de tu vida” (4:10); Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, inclina tu oído a mi prudencia,” (5:1); “Hijo mío, guarda el mandamiento de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre;” (6:20); y muchos otros versículos en todo el libro. Estos eran tiernas amonestaciones de Salomón a su propio hijo, instándole a prestar especial atención a estas lecciones sobre la vida.

Estas advertencias se aplican también a nuestros hijos, y si esperamos enseñar bien, nosotros también debemos dominar la sabiduría de las Escrituras y vivir constantemente para que estos principios de sabiduría se reflejen en nuestro propio carácter.

El Poder De Su Ejemplo

Salomón mismo es una lección sobre los peligros de una vida inconsistente. Salomón fue, en términos intelectuales, el hombre más sabio que haya vivido. Primero de Reyes 4:29-31 dice de él:

Dios dio a Salomón sabiduría, gran discernimiento y amplitud de corazón como la arena que está a la orilla del mar. Y la sabiduría de Salomón sobrepasó la sabiduría de todos los hijos del oriente y toda la sabiduría de Egipto. Porque era más sabio que todos los hombres, más que Etán ezraíta, Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y su fama fue conocida por todas las naciones de alrededor.

Dios mismo dijo a Salomón: “He aquí, te he dado un corazón sabio y entendido, de modo que no ha habido ninguno como tú antes de ti, ni se levantará ninguno como tú después de ti.” (3:12).

Así que no había deficiencia alguna en el contenido de la instrucción de Salomón a su hijo. Sin embargo, a modo de ejemplo, Salomón fracasó y fracasó estrepitosamente. Por ejemplo, Salomón incluyó numerosas advertencias sobre los peligros de ser seducido por el tipo equivocado de mujeres (Proverbios 2: 16-19; 5: 3-13, 20; 6: 23-29; 7: 5-27; 22:14 ; 31:30). Pero la Escritura dice esto acerca de la propia vida de Salomón:

Pero el rey Salomón, además de la hija de Faraón, amó a muchas mujeres extranjeras, moabitas, amonitas, edomitas, sidonias e hititas, de las naciones acerca de las cuales el Señor había dicho a los hijos de Israel: No os uniréis a ellas, ni ellas se unirán a vosotros, porque ciertamente desviarán vuestro corazón tras sus dioses. Pero Salomón se apegó a ellas con amor. (1 Reyes 11:1-2)

Y en parte debido a la falta de Salomón para vivir según la sabiduría que Dios le había dado, el hijo de Salomón Roboam rechazó las enseñanzas de su padre (12: 6-11).

El Peligro de la Hipocresía

No es bueno enseñar a nuestros hijos sana sabiduría y luego vivir una vida que contradice lo que estamos enseñando. De hecho, puede ser la forma más segura de provocar a sus hijos a despreciar y desechar la sabiduría del Señor. El precio de la hipocresía de los padres es insoportablemente alto.

En el caso de Salomón, ese tipo de hipocresía no sólo hizo que su hijo cayera, sino que también destrozó toda la nación israelita y dio lugar a una apostasía de la que Israel nunca se recuperó.

Las instrucciones de Salomón a su hijo eran sanas. Pero el ejemplo que dio anuló sus sabios consejos. Su propia vida era incompatible con su enseñanza. No hay mayor error que un padre pueda cometer.

Su hogar es el aula más importante que sus hijos jamás conocerán. Y las lecciones que aprenden no comienzan y terminan cuando se abre la Biblia de la familia. Ellos siempre están observando y aprendiendo de su ejemplo, a menudo sin siquiera darse cuenta. Eso es una tremenda responsabilidad y oportunidad para los padres cristianos y –una que debemos aprovechar al máximo, para la gloria de Dios y bien de nuestros hijos.

Epílogo

Mientras traigamos esta serie sobre el diseño de Dios para la familia a su fin, quiero darle un recordatorio vital. Ya sea en su papel como esposo, esposa, padre o madre, usted tendrá que luchar y fracasar de vez en cuando. Por otra parte, su cónyuge y sus hijos fallarán. Ninguno de nosotros es perfecto, y ninguno de nosotros va a ejecutar a la perfección las funciones y responsabilidades que Dios nos ha dado dentro de nuestras familias.

En esos momentos de fracaso y decepción, sea agradecido de servir a un Dios misericordioso, y que Su gracia es suficiente para superar sus deficiencias. Puede que usted no tenga la fuerza, la sabiduría o la paciencia para cada situación, pero por Su gracia, Él le concederá todo lo que necesita. De hecho, Su gracia es la razón por la que disfrutar de cualquier éxito en absoluto como cónyuge o padre. Y cuando usted falla en esos papeles, Su gracia puede superar su fracaso, o le permite soportar cual sean las consecuencias que puedan resultar.

Como esposos cristianos, esposas y padres de familia, tenemos que descansar en la gracia inagotable de Dios, y mirar a Él para fuerza y restauración cuando nos quedamos cortos en Su plan.

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150515
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: