Skip to content

¿Es Inminente el Regreso de Cristo?

14 mayo 2015

clip_image002¿Es Inminente el Regreso de Cristo?

Por John Macarthur

Cristo podría venir en cualquier momento. Creo eso con todo mi corazón, no a causa de lo que he leído en los periódicos, sino por lo que he leído en la Escritura.

Desde los primeros días de la iglesia, los apóstoles y la primera generación de cristianos nutreron un anhelo ardiente y una ferviente esperanza de que Cristo pueda regresar pronto en cualquier momento para reunir a su iglesia al cielo. Santiago, escribiendo lo que probablemente fue la primera de las epístolas del Nuevo Testamento, dijo expresamente a sus lectores que el regreso del Señor era inminente:


Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía. Sed también vosotros pacientes; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis juzgados; mirad, el Juez está a las puertas. (5:7-9).

Pedro se hizo eco de esa misma expectativa cuando escribió: "El fin de todas las cosas se acerca; por lo tanto, ser serio y sobrio en sus oraciones "(1 Pedro 4: 7). El escritor de Hebreos citó el inminente regreso de Cristo como una razón para permanecer fieles: “Consideremos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10: 24-25). Él escribió: "Todavía un poco, y el que ha de venir vendrá, y no tardará" (v. 37).

Y el apóstol Juan hizo el pronunciamiento más confidente de todos: "Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos, por el cual sabemos que es el último tiempo "(1 Juan 2:18). Cuando Juan registró su visión en el libro de Apocalipsis, el lo prologó diciendo estas cosas “han de suceder pronto” (Ap 1:1).

Los escritores del Nuevo Testamento a menudo escribieron de la “aparición” de Cristo y ellos nunca dejaron de transmitir la sensación de que esto podría suceder de forma inminente. “Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, y no seamos confundidos de él en su venida” (1 Juan 2:28; cf. 3: 2; Col 3: 4; 2 Tim 4: 8; 1 Pedro 5: 4).

Todos estos textos sugieren que en la expectativa de la iglesia primitiva del inminente regreso de Cristo corrió a gran altura. Una sólida convicción de que Cristo podría volver en cualquier momento impregna todo el NT.

Cuando el apóstol Pablo describe la venida del Señor para la iglesia, él utilizó los pronombres personales que demuestran que él estaba claramente convencido de que él mismo podría estar entre los que serían llevados con vida para recibir al Señor: "Nosotros, los que vivimos, los permanezcamos hasta la venida del el Señor. . . . . . . Somos nosotros los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire "(1 Tesalonicenses 4:15, 17). Obviamente, él vea a Cristo volver en su tiempo de vida.

Él, además, dejó en claro que una expectativa vigilante y esperanzadora acerca de la segunda venida de Cristo es una de las actitudes piadosas que la gracia divina enseña a todos los creyentes:

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,” (Tito 2: 11-13).

¿Cómo Pudo la Venida de Cristo Ser Inminente en la Iglesia Primitiva?

Algunos argumentan que la venida de Cristo no pudo haber sido inminente para la iglesia primitiva, dado el hecho evidente de que dos mil años después, El todavía no ha regresado.

Los escépticos a menudo ridiculizan el cristianismo o desafían la inerrancia de la Escritura en ese mismo terreno. Después de todo, los versículos citados al principio de este capítulo prueban que Santiago, Pedro, Juan, Pablo, y el escritor de Hebreos todos creían que el regreso de Cristo era muy cercano "a la puerta" (Santiago 5: 9); "Cerca" (Fil 4: 5; 1 Pedro 4:7); “se acerca” (Hebreos 10:25); “Vengo pronto” (Apocalipsis 3:11; 22: 7).

¿Cómo puede ser, entonces, que dos mil años después Cristo todavía no ha regresado? ¿Podrían los apóstoles haber estado en un error acerca del tiempo? Eso es precisamente lo que afirman algunos escépticos.

¿Qué vamos a hacer con tales acusaciones escépticas? ¿Prueba el transcurso de los dos mil años de hecho que la venida de Cristo no era inminente en la era de la iglesia primitiva, y que los apóstoles estaban equivocados?

Ciertamente no. Recuerde la clara declaración de Cristo en Mateo 24:42: “no sabéis en qué día vuestro Señor viene.” La hora exacta permanece oculta a nosotros, como lo estraba a los apóstoles. Pero Cristo podría, no obstante, venir en cualquier momento. El juez se encuentra todavía a la puerta. El día se encuentra todavía a la mano. No hay otros eventos que deben ocurrir en el calendario profético antes de que Cristo venga a nuestro encuentro en el aire. Él podría venir en cualquier momento. Y es en ese sentido que la venida de Cristo es inminente.

En el mismo sentido, Su venida era inminente, incluso en los días de la iglesia primitiva.

Supongo que también es posible que Cristo podría retrasar su venida otros dos mil años o más. Dada el rápido declive de la sociedad, no veo cómo eso es posible, pero tampoco los apóstoles cuando inspeccionamos el estado del mundo en su tiempo. Todavía podía retrasar Su venida. Por eso Cristo nos enseñó a estar preparados, ya sea que Él venga inmediatamente o demora más de lo que pensamos sea posible (ver Mt. 24: 42-25: 12).

En cualquier caso, el paso dos mil años no es reproche alguno contra la fidelidad de Dios o la fiabilidad de su Palabra. Este es precisamente el punto que Pedro hizo cuando él anticipó los burladores que surgirían, burlándose de la promesa del regreso de Cristo (2 Pedro 3: 3-4). ¿La respuesta de Pedro a los burladores? “Para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día" (v. 8).

La cantidad de tiempo terrestre que pasa no tiene ninguna consecuencia. Sin duda, es irrelevante desde el punto de vista atemporal de Dios. Un momento es como muchos eones en su mente, y los eones pasan como momentos. Él no está limitado por el tiempo como lo estamos nosotros, y ninguna cantidad de tiempo nunca puede anular Su fidelidad. “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (v. 9).

En otras palabras, la verdadera razón de la demora del Señor no es que Él es negligente o descuidado en el cumplimiento de sus promesas, sino simplemente porque Él es paciente y bueno, retrasa la venida de Cristo y la ira que la acompañará mientras llama a la gente a la salvación . Y Cristo no regresará antes que los propósitos misericordiosos de Dios sean completos. Lejos de sugerir una apatía o negligencia por parte de Dios, el largo retraso antes de la aparición de Cristo simplemente subraya la extraordinaria profundidad de Su inagitable misericordia y paciencia.

Y por lo tanto el hecho de que hayan transcurrido dos mil años es totalmente irrelevante para la doctrina del inminente regreso de Cristo. La venida de Cristo es aún inminente. Podría ocurrir en cualquier momento. El mandamiento para estar listo y vigilante es tan aplicable a nosotros como lo fue para la iglesia primitiva. De hecho, el retorno de Cristo debería ser un problema aún más urgente para nosotros, porque está acercando con el paso de cada día.

Todavía no sabemos cuando Cristo viene, pero sí sabemos que estamos dos mil años más cerca de ese evento del que Santiago estaba en aquellos primeros días de la era cristiana, cuando el Espíritu Santo le llevó a advertir a la iglesia que la venida de el Señor estaba a la mano y el Juez ya estaba de pie en la puerta.

El post de hoy es una adaptación del artículo del Dr. MacArthur en MSJ titulado “¿Es Inminente El Regreso de Cristo?" Haga clic aquí para leer el artículo completo.

One Comment leave one →
  1. Jimemez permalink
    14 mayo 2015 10:44 pm

    Marabilloso artculo bale la pena leer no hay pretecto para no amarte padre jesus de nasaret gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: