Skip to content

Compartiendo el Evangelio a Sus hijos

13 mayo 2015

clip_image002Compartiendo el Evangelio a Sus hijos

Por John MacArthur

¿Cuáles son los hechos mínimo del Evangelio? ¿Cuál es la información mínima necesaria para creer y ser salvo? Si bien estas preguntas pueden fomentar discusiones interesantes, no son preguntas válidas para el desarrollo de programas de evangelización. Lamentablemente, demasiados esfuerzos evangelísticos se basan en las respuestas a esas preguntas.

De hecho, muchos de los enfoques formulistas al evangelio omiten deliberadamente verdades importantes como el arrepentimiento y la ira de Dios contra el pecado. Algunas voces influyentes en el evangelicalismo moderno de hecho han argumentado que esas verdades (y otros, entre ellos el señorío de Cristo) son ajenas al Evangelio. Dicen que estos asuntos no deberían incluso ser educados al hablar con los incrédulos.

Otros líderes evangélicos, que desean la unidad ecuménica con iglesias católicas y ortodoxas, sugieren que las cuestiones doctrinales importantes, como la justificación por la fe y la expiación sustitutiva no son realmente esenciales para el evangelio. En efecto, están pidiendo un enfoque escueto al evangelio. Su apertura ecuménica implica que prácticamente cualquier tipo de fe genérica en Cristo puede ser considerada como auténtica fe salvadora. Ignoran el hecho de que el Nuevo Testamento condena a los que profesan creer en Cristo y rechazan o torcer la doctrina de la justificación (Gálatas 1:6-9). Parece que muchos evangélicos están obsesionados con descubrir que tan poco de la verdad de Dios puede creer una persona y todavía llegar al cielo.

Evangelización de los Padres

Aplicado a la crianza de los hijos, ese enfoque tiene consecuencias potencialmente eternas. Es por eso que los padres deben resistir la tentación de pensar en esos términos. La especie de constante enseñanza fiel, diligente requerida por Deuteronomio 6: 6-7 es incompatible con un enfoque minimalista al evangelio.

El evangelio son las buenas noticias acerca de Cristo. Hay un sentido en el que el Evangelio incluye toda la verdad acerca de El. No hay necesidad de pensar en ningún aspecto de la verdad bíblica como incompatible con o extraña al Evangelio. De hecho, puesto que Cristo es la suma y la cumbre de toda la revelación bíblica (Hebreos 1:1-3), cada verdad en la Escritura, en última instancia apunta a Él. Y por lo tanto, nada de eso está fuera de lugar en un contexto de evangelización. Se podría decir con exactitud, entonces, que los padres que quieren adentrarse en la evangelización de sus hijos necesitan enseñarles todo el consejo de Dios, cuidando de mostrar las ramificaciones del evangelio en toda esa verdad. Eso, creo, es el verdadero espíritu de lo que Deuteronomio 6:6-7 pide.

No hay una sola fórmula, que posiblemente pueda cubrir las necesidades de cada persona no regenerada de ninguna forma. Los que son ignorantes necesitan que se les diga quien es Cristo y por qué Él ofrece la única esperanza de salvación (Romanos 10:3). Los que andan despreocupados necesitan ser confrontados con la realidad del juicio inminente (Juan 16:11). Los que están temerosos necesitan escuchar que Dios es misericordioso, no se deleita en la muerte del malvado, sino que suplica a los pecadores venir a Él por misericordia (Ezequiel 33:11). Los que son hostiles a necesitan que se les muestre la inutilidad de oponerse a la voluntad de Dios (Salmo 2:1-4). Los que se justifican a si mismos necesitan ser expuestos a su pecado por las exigencias de la ley de Dios (Romanos 3:20). Los que son orgullosos necesitan escuchar que Dios odia el orgullo (1 Pedro 5:5). Todos los pecadores deben entender que Dios es santo y que Cristo ha cumplido las exigencias de la justicia perfecta de Dios en nombre de los pecadores (1 Corintios 1:30). Cada presentación del evangelio debe incluir una explicación de la muerte sacrificial de Cristo por el pecado (15: 3). Y el mensaje no es el evangelio si también no se narra Su sepultura y el triunfo de Su resurrección (vv. 4, 17).

Resalte las Doctrinas Cruciales del Evangelio

Junto con el compromiso de ser cuidadoso, sin embargo, los padres también deben tener mucho cuidado en resaltar ciertas verdades que son particularmente cruciales para una correcta comprensión del evangelio. Éstos son algunos consejos que le ayudarán a mantenerse en el rumbo:

Enséñeles Acerca de la Santidad de Dios

“El temor del Señor es el principio de la sabiduría” (Salmo 111:10). Eso no está hablando de un miedo cobarde. No es el tipo de miedo que se refiere a Dios como caprichoso en Su ira. Más bien, es un temor piadoso, reverencial de ofender a la santidad de Dios, sobre la base de una verdadera comprensión de Dios como Aquel de que se dice: “Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio” (Habacuc 1:13) .

Muéstreles Su Pecado

Asegúrese de enseñar a sus hijos desde la edad más temprana que la mala conducta no solo una ofensa contra mamá y papá; también es un pecado contra un Dios santo, que exige que los niños obedezcan a sus padres (Éxodo 20:12).

Ayude a educar la conciencia de sus hijos para que entiendan que son responsables ante Dios primero, y luego a sus padres. Enséñales esto con amor y compasión genuina, no de una manera intimidante.

Enseñarles que son pecadores no significa menospreciarles o atormentarlos con maltrato verbal constante sobre sus fracasos. El objetivo no es pisotear su espíritu continuamente reprendiéndoles. En lugar de ello, es necesario instruirlos con ternura y ayudarles a ver su propia condición caída desde la perspectiva de Dios. Tienen que comprender por qué se sienten atraídos por el pecado, y en última instancia, deben sentir su propia necesidad de redención. Jesús dijo: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos” (Marcos 2:17). ¿Cómo va su hijo volverse a Cristo si no se da cuenta que está enfermo?

Instrúyales Acerca de Cristo y de lo Que El Ha Hecho

Enseñarles a sus hijos acerca de su propio pecado de ninguna manera es un fin en sí mismo. También se les debe señalar el único remedio para el pecado: Jesucristo. Él es el corazón del mensaje evangélico, por tanto instruirles acerca de Jesucristo debe ser el enfoque y el diseño de toda su instrucción espiritual.

Explíqueles la deidad de Cristo (Juan 1:1-3, 14) y Su señorío (Filipenses 2: 9-11). Explique que El se hizo hombre (Filipenses 2: 6-7), pero mantiene Su pureza sin pecado (Hebreos 4:15; 1 Pedro 2:22-23) y se convirtió en el sacrificio sin mancha por nuestros pecados (2 Corintios 5:21), derramando Su sangre como expiación por nuestros pecados (Efesios 1:7). Explíqueles cómo Su muerte en la cruz compró nuestra salvación (1 Pedro 2:24; Colosenses 1:20), y que Él triunfalmente resucitó de los muertos (Romanos 4:25; 1 Corintios 15: 3-4). Y explíqueles que Él justifica gratuitamente a los que confían en Él (Romanos 5: 1-2; Gálatas 2:16), y que Su justicia es imputada a nosotros (2 Corintios 5:21; Romanos 4: 5-6; Filipenses 3: 8-9).

Cuénteles lo que Dios Demanda a los Pecadores

Dios llama a los pecadores al arrepentimiento (Hechos 17:30). El arrepentimiento genuino no es auto-reforma o el giro sobre una nueva hoja. Se trata de un giro del corazón a Dios de todo lo que es malo.

Es útil hacer hincapié en que el arrepentimiento es un volver del corazón y no debe equipararse con cualquier acción externa por parte del niño. En la mente de muchos evangélicos modernos, el acto de orar para invitar a Jesús en el corazón se ha convertido prácticamente en un medio sacramental de salvación. Lo mismo es cierto de levantar una mano en una reunión, o pasar al altar. Pero tales acciones externas no tienen eficacia salvífica intrínseca. Todas son obras, y las obras no pueden salvar. Fe –una confianza arrepentida en Cristo para la salvación, es el único y verdadero instrumento de nuestra justificación, de acuerdo a las Escrituras. “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por[a] obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9).

Lo mejor es evitar todo énfasis en las acciones externas, y seguir centrándose en la respuesta que la Escritura demanda a los pecadores.

Aconséjeles a Considerar el Costo Cuidadosamente

No minimice las duras exigencias de Cristo. No retrate la vida cristiana como una vida fácil, libre de dificultades y dilemas. Siga recordando a sus hijos que el verdadero precio de seguir a Cristo siempre implica sacrificio, y el preludio de la gloria es el sufrimiento. Es cierto que Cristo ofrece el agua de la vida gratuitamente a todos los que la toman (Apocalipsis 22:17). Pero los que la toman están haciendo un compromiso incondicional a seguirle que puede, literalmente, costarles sus vidas.

Es por eso aquí que todas las verdades centrales del Evangelio se centran en la cruz: Revela cuan atroz es nuestro pecado. Muestra la intensidad de la ira de Dios contra el pecado. Revela el gran amor de Dios en el pago de un precio tan alto para la redención. Pero también sirve como una metáfora de ajuste por el costo de seguir a Cristo. Jesús declaró en repetidas ocasiones que el costo de seguirlo implica una disposición a sacrificar todo.

Ínsteles a Confiar en Cristo

Comenzamos por señalar que la regeneración es la obra del Espíritu Santo en el corazón, y advertir a los padres a no emplear medios artificiales o presión externa para convencer a una profesión poco profunda de la fe por parte del niño. No obstante, hay una urgencia inherente al propio mensaje del evangelio, y es correcto que los padres presionen esa urgencia en el corazón del niño.

“Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación. Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios!” (2 Corintios 5:18-20)

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150513
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: