Skip to content

Cosas Por las Que Vale la Pena Luchar (2): Un Alto Concepto de la Palabra

11 mayo 2015

imageCosas Por las Que Vale la Pena Luchar (2): Un Alto Concepto de la Palabra

Por Dan Dumas

Si vamos a desarrollar el discernimiento bíblico, debemos comenzar con un alto concepto de las Escrituras. Después de todo, son las únicas que constituyen la revelación escrita de Dios al hombre. Sin ellas, no sabríamos nada acerca de los deseos específicos de Dios para nosotros o sobre Su plan de salvación. Seríamos incapaces de agradar a Dios, a conocerlo, o seguir Él, siendo destinado en cambio a la ignorancia espiritual, decadencia y muerte. Sin embargo, Dios, en Su misericordia, Él mismo nos revela en este libro que llamamos la Biblia.

Por esta razón, la Palabra de Dios para el cristiano debe ser como el pan con el hambriento (Mat. 4: 4), o como el agua para el ciervo sediento (Salmo 42: 1). Al mantener sus mandamientos, nos mantenemos puros (Salmo 119: 9). Al seguir su guía, tenemos una luz para nuestro camino (Salmo 119: 105). Al meditar en ella, encontramos bendición y gozo (Salmo 1:1-2). Y al luchar con ello, encontramos nuestra vida misma siendo cambiada y santificada (Hebreos 4:12). Es nuestra guía perfecta y nuestra máxima autoridad (Salmo 19: 7-11) -porque es la misma Palabra de Dios. No es de extrañar que los de Berea fueron elogiados al comparar lo que Pablo estaba enseñando a lo que dicen las Escrituras (Hechos 17:11).

Iglesias, sermones, libros y artículos se dicen ser cristianos. Pero, si socavan o contradicen la Palabra de Dios en cualquier manera, usted puede estar seguro de que no cumplen con la aprobación de Dios. A veces estos errores se alejan de lo que Dios ha enseñado (como el Seminario de Jesús que niega la autenticidad histórica de grandes porciones de los Evangelios). Otras veces tratan de añadir a lo que Dios ha enseñado (como grupos de sectas que colocan las enseñanzas de sus líderes en el mismo nivel que la Biblia). Pero en cualquier caso, la propia Escritura responde con una fuerte condenación (Apocalipsis 22: 18-19).

Sin lugar a dudas, el mantenimiento de un alto concepto de la Escritura es una de las cosas que valen la pena luchar por todo cristiano. Si se socava la Palabra de Dios, de tal manera que Dios mismo ya no se le da la última palabra, entonces, se abre la puerta a todo tipo de error. Un alto concepto de la Escritura es absolutamente indispensable para el cristiano que discierne.

Un discernimiento bíblico requiere un alto concepto de la Escritura. Y un alto concepto de la Escritura debe mantener por lo menos tres elementos: la autenticidad, precisión y la autoridad.

La Autenticidad de la Escritura

En primer lugar, una visión correcta de la Escritura requiere una plena comprensión y el reconocimiento de la autenticidad de la Biblia – es decir, que la Biblia es realmente la Palabra inspirada de Dios. La Escritura, por supuesto, hace esta afirmación de sí mismo en numerosos lugares (ver 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1: 20-21; 1 Juan 5:10). De hecho, en el Antiguo Testamento solamente, el texto dice representar las mismas palabras de Dios más de 3.800 veces. No es de extrañar que, cuando llegamos al Nuevo Testamento, el apóstol Pablo confiadamente puede decir: "Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra "(2 Timoteo 3: 16-17).

Sin embargo, a pesar de las claras auto-afirmaciones de la Escritura, el cristianismo contemporáneo está plagado de ataques a la inspiración y la autenticidad de la Biblia. Algunos afirman que sólo ciertas partes de la Biblia son inspiradas. Otros sugieren que la “inspiración” no se refiere en realidad a la autoría divina, sino más bien al logro intelectual humano (similar a la "inspiración" emocional que subyace una canción de amor apasionado). Pero estos son realmente sólo inútiles intentos de negar que Dios mismo está detrás de cada palabra, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento (Mateo 5:18; 24:35). Y es en este punto fundamental en el que muchos de los llamados cristianos se condenan a sí mismos a una vida de confusión perpetua condenados a revolcarse en el cieno de las reflexiones hechas por el hombre, simplemente porque han rechazado la verdadera fuente de la sabiduría divina. La verdadera sabiduría comienza con la Palabra del Señor- "Porque Jehová da la sabiduría; Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia "(Proverbios 2: 6). Así que, a menos que reconozcamos que la Biblia es realmente la Palabra, perdemos toda posibilidad de aprender discernimiento.

La Precisión de la Escritura

Un alto concepto de la Escritura debe aceptar la exactitud y la infalibilidad de la Biblia. Después de todo, si la Biblia es la Palabra inspirada de Dios en cada parte (lo que significa que Él es el autor), entonces también debe ser veraz en todas las partes (incluyendo pasajes con respecto a la ciencia y la historia) porque Él es un Dios de verdad (Tito 1:2; Hebreos 6:17-18). Por lo tanto, las Escrituras pueden confiarse totalmente porque vienen de un Dios que puede ser totalmente confiable.

Esto significa que el Génesis debe ser creído, cuando afirma que el mundo fue creado en seis días. Significa que Adán debe ser aceptado como un hombre de verdad, que el Diluvio fue un evento global, que Sodoma y Gomorra fueron literalmente destruidas por fuego del cielo, y que Jonás estuvo en verdad, en el vientre de un pez por tres días. Incluso Cristo y los Apóstoles reflejan esta misma actitud hacia el Antiguo Testamento, cuando se refieren a Adán (Romanos 5:14), Noé (Mateo 24: 37-38), los habitantes de Sodoma y Gomorra (Mateo 10:15), y Jonás (Mateo 12:40) como figuras históricas. No es suficiente aceptar sólo las Escrituras como la verdad en asuntos de fe y práctica, al tiempo que niega su veracidad en materias de historia y ciencia. Si el Dios de la verdad ha hablado (no importa el tema), entonces, El habló con verdad.

Con demasiada frecuencia los cristianos aceptan falsas enseñanzas porque confían en las últimas teorías científicas o literarias sobre la misma Palabra de Dios. De este modo, los creyentes renuncian a su capacidad de discernir la verdad del error.¿Por qué? La razón es simple: es porque han dejado de lado la verdad, sin la cual no tienen ningún estándar para descifrar lo que está mal de lo que es correcto.

La Autoridad de la Escritura

Un alto concepto de la Escritura también exige la sumisión a su autoridad absoluta. Debido a que la Biblia proviene de Dios mismo, y porque refleja Su perfecta veracidad, también lleva Su autoridad como la última palabra en nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones. Debido a que nos sometemos a Él, asimismo nos sometemos a Su Palabra, a través del poder de Su Espíritu (Juan 14:15).

Sin lugar a dudas, Dios debe ser nuestra máxima autoridad para discernir la verdad del error. Es por eso que Él nos dio Su Palabra-para que podamos saber lo que El piensa acerca de cualquier tema y por lo tanto conocer la verdad (Juan 17:17). Segunda de Pedro 1:2-3 indica que el conocimiento que nos ha dado en la Escritura incluye todo lo que necesitamos para la vida y la piedad. Esto significa que no tenemos complementar la Biblia con la filosofía humana (como el psicólogo cristiano lo hace). Tampoco necesitamos principios empresariales para aprender sobre crecimiento de la iglesia exitoso (como los ministerios impulsadas por el mercado que nos gustaría pensar). Dios nos ha dado Su palabra autoritativa sobre todas esas cuestiones, y viene completa con todo lo que necesitamos para vivir la vida cristiana con éxito.

Entonces, ¿qué significa todo esto para los que desean discernimiento? Esto significa que los cristianos deben dejar de apoyar o entretener a cualquier enseñanza que socave, redefina o rechace la clara enseñanza de la Escritura. Y también significa que la Biblia es el primer lugar a donde debe ir si desea recibir un corazón de sabiduría (Proverbios 1: 1-7).

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: