Skip to content

Buenas noticias Para Sus Hijos

11 mayo 2015

clip_image002 Buenas noticias Para Sus Hijos

Deuteronomio 6:6-7

Por John MacArthur

Sólo hay un remedio para la depravación innata de un niño: El nuevo nacimiento. Regeneración. Como dijo Jesús a Nicodemo: "Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. . . . . . . [Por lo tanto], tienes que nacer de nuevo "(Juan 3: 6-7).

En otro lugar la Escritura describe el no regenerado como "muertos en [sus] vuestros delitos y pecados. . . . . [conduciéndose] en los deseos de [su] carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos. . . . . por naturaleza hijos de ira "(Efesios 2:1, 3). Nos guste o no, es una descripción acertada de sus hijos, hasta que nacen de nuevo.

Evangelismo en el Hogar

Su trabajo de máxima prioridad como padre, entonces, es ser un evangelista en su hogar. Es necesario enseñar a sus hijos la ley de Dios; enseñarles el evangelio de la gracia divina; mostrarles su necesidad de un Salvador; y señalarles a Jesucristo como el único que puede salvarlos. Si ellos crecen sin una aguda conciencia de su necesidad de salvación, usted como padre habrá fracasado en su tarea principal como su líder espiritual.

Note esto, sin embargo: La regeneración no es algo que usted puede hacer por ellos. Los padres que fuerzan, coaccionan o manipulan a sus hijos pueden presionarlos hacia una falsa profesión, pero una fe genuina es algo que sólo la gracia divina puede provocar. El nuevo nacimiento es una obra del Espíritu Santo. “El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu” (Juan 3:8). Sólo Dios puede obrar soberanamente en los corazones de sus hijos para atraerlos a Él mismo. Su salvación es una cuestión que en última instancia debe ser resuelta entre ellos y Dios.

Pero como padres, ustedes son, no obstante, responsables de exaltar a Cristo en su casa y señalar a Sus hijos a Él como Salvador. “¿Y cómo creerán en aquel de[a] quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? (Romanos 10:14) Como padres creyentes, ustedes son los primeros y más importantes predicadores que Dios les ha dado. Ellos observarán sus vidas de cerca, para ver si usted cree en seriedad lo que les está enseñando. Ellos pesarán lo que usted les enseña sobre estos asuntos desde el primer momento en que puedan entender algo. Usted tiene una mejor oportunidad que nadie para ayudar a enmarcar lo que saben acerca de Cristo. Cada momento de la vida es una oportunidad de enseñanza (Deuteronomio 6: 6-7), y se debe utilizar esas oportunidades en la mejor ventaja para el bien de sus hijos.

Entregando el Evangelio a sus hijos

La única cuestión práctica a la que más comúnmente mo preguntan los padres es la siguiente: ¿Cómo debo presentar el evangelio a mis hijos? Errores, tanto reales como imaginarios, intimidan prácticamente a cada padre que contempla esta responsabilidad. Por un lado, no queremos confundir a nuestros hijos con detalles teológicos que están por encima de sus cabezas. ¿Cuál es la mejor manera de acercarnos? ¿Cuándo es el mejor momento para empezar? ¿Qué edad es "la edad suficiente" para que nuestros hijos tengan una verdadera fe salvadora? ¿Qué pasa si hacen preguntas que no podemos responder? ¿Cómo sabemos que estamos haciendo las cosas bien? Parece demasiado fácil que los padres den a sus hijos un mensaje inadecuado o retorcido.

Pero no hay necesidad de ser paralizado por esos temores. El evangelio es simple y se debe presentar con sencillez. Los padres tienen los mejores años de la vida del niño para explicar, aclarar, subrayar y enfatizar las verdades del Evangelio. La clave es ser fiel y constante en la enseñanza y ejemplificando el evangelio. Una de las peores cosas que los padres pueden hacer es ser intimidados en pensar que alguien más podría hacer un mejor evangelista para su hijo, abdicando así su responsabilidad más importante, la falta de las mejores oportunidades para llegar a sus hijos, y perder las mejores bendiciones de la paternidad.

Tómese Su Tiempo y Sea Minucioso

He aquí algunos consejos fundamentales: Piense en dirigir a sus hijos a Cristo como una asignación a largo plazo y jornada completa – el deber más importante que Dios le ha dado como padre.

Sea cuidadoso. No hay ninguna buena razón para que los padres ablanden o abrevien el evangelio para sus hijos. Los padres más que nadie tienen el tiempo suficiente para ser completos y claros; explicar e ilustrar;  escuchar los comentarios; corregir malentendidos; y aclarar y revisar las partes difíciles. Es el mejor escenario posible para el evangelismo. El padre sabio será fiel, paciente, persistente y profundo. De hecho, eso es precisamente lo que la Escritura demandas de todos los padres:

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. (Deuteronomio 6:6-7)

No piense en el evangelio como algo adecuado sólo para ocasiones especiales evangelísticos. No asuma que las clases de escuela dominical o clubes de Biblia para los niños van a dar a sus hijos toda la verdad del Evangelio que necesitan. Puedes buscar y aprovechar las muchas oportunidades diarias que tendrá para destacar y puntualizar la verdad del Evangelio en el pensamiento de sus hijos.

Guárdelos de la Falsa Seguridad

No confíe demasiado en las presentaciones del evangelio empaquetadas o por fórmulas. Muchos de los enfoques programados a la evangelización del niño dejan de lado las piezas clave del mensaje. No son capaces de explicar los conceptos de pecado y la santidad de Dios. No dicen nada de arrepentimiento. Pero entonces por lo general solicitan algún tipo de respuesta activa por parte del niño –una mano alzada en un ambiente de grupo, una oración de memoria en el regazo de la madre, o casi cualquier cosa que pueda ser considerado como una respuesta positiva. Después de eso, el niño se considera regenerado, y se anima a los padres a centrarse en dar seguridades verbales de la salvación. Como consecuencia, la iglesia está llena de adolescentes y adultos cuyos corazones están desprovistos del verdadero amor por Cristo, pero que piensan que son cristianos genuinos debido a algo que hicieron cuando eran niños.

Evite ese escollo. No asuma que la primera respuesta positiva de su hijo es una fe salvadora definitiva. Si usted piensa que la oración de un niño de tres años de edad, invitando a Jesús en su corazón le garantiza automáticamente un lugar en el reino, su noción de lo que significa confiar en Cristo no es muy bíblica.

Es cierto que la fe salvadora es una confianza como la de un niño, y en ese sentido todos los pecadores deben ser como niños pequeños con el fin de ser salvos (Mateo 18: 3-4). Pero el énfasis en esa declaración no está en la ignorancia de los niños, sino en su falta de logros y su absoluta impotencia. No tienen logros personales dignos de salvarlos (Filipenses 3:7-9). Ellos están indefensos, dependiendo totalmente de Dios para proveer todo para ellos. Al igual que un niño.

Por otro lado, la fe verdadera implica comprensión y afirmar algunos conceptos importantes que pueden estar fuera del alcance de los niños pequeños (Romanos 10:14; cf. 1 Corintios 14:20). El único objeto de la fe genuina es Jesucristo como Él se nos presenta en el Evangelio.? ¿Cómo pueden los niños ejercer la verdadera fe salvadora antes de que tengan edad suficiente para entender y afirmar los elementos esenciales y objetivos de la verdad del Evangelio? La fe salvadora no es fe ciega. Fe salvadora real no puede ser ignorante de los conceptos esenciales del Evangelio, como el bien y el mal, el pecado y el castigo, el arrepentimiento y la fe, la santidad de Dios y su ira contra el pecado, Cristo como Dios encarnado, la idea de la expiación por el pecado y el significado de la resurrección y señorío de Cristo. La edad específica en la que la comprensión del niño es lo suficientemente madura para comprender estos conceptos puede ser diferente para cada niño. (Así que no hay manera confiable de determinar una “edad de responsabilidad” física.) Pero hasta que el niño demuestre un cierto grado de comprensión real y cierto grado de fruto espiritual, los padres no deben apresurarse a considerar la regeneración del niño como un asunto resuelto.

No obstante, no de por perdido las expresiones infantiles de fe como sin sentido o trivial. Los padres deben alentar a todas las señales de fe en sus hijos. No los ridiculice o menosprecie por las cosas que no entienden. Aproveche la oportunidad para enseñarles más. Alimente su deseo de aprender acerca de Cristo, y alentar a todos los de su profesión de fe. Incluso si usted concluye que es demasiado pronto para considerar su interés en Cristo como fe madura, no se burle simplemente como una falsa profesión. Puede ser la semilla de la que una fe madura surgirá más tarde. Y no se desanime por la incomprensión o la ignorancia. Incluso el creyente más maduro no comprende plenamente toda la verdad con exactitud. Mantenga enseñándoles en el espíritu de Deuteronomio 6:6-7.

Nada de lo que pueda hacer un padre realmente garantizará la salvación de un niño. No podemos creer por ellos en representación. Podríamos convencer o persuadirlos en una profesión espuria de fe, pero la fe genuina es impulsada por la obra de Dios en el corazón del niño (Juan 6: 44-45). Podríamos hablarle sy conducirles a una falsa seguridad, pero la verdadera seguridad es la obra del Espíritu Santo (Romanos 8:15-16). Tenga cuidado de no inmiscuirse en un ámbito que sólo pertenece a Dios. No emplee estímulos externos, presión de grupo, poder de sugestión, el atractivo de la aprobación, el miedo al rechazo, o cualquier otro medio artificial, para atraer una respuesta superficial de su hijo. Sea fiel, paciente y minucioso. Impregne sus esfuerzos en oración por la salvación de su hijo, siempre teniendo en cuenta que Dios hace Su obra en donde usted no puede: en el corazón del niño.

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150511
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: