Skip to content

El Tratamiento de los Síntomas, No Del Pecado

8 mayo 2015

clip_image002El Tratamiento de los Síntomas, No Del Pecado

Por John MacArthur

Muchos padres viven con el temor de que cualquier paso en falso en la paternidad podría estropear el carácter de sus hijos de alguna manera irreparable. Ellos piensan que si algo va mal en la infancia, el niño puede irse a la deriva espiritualmente o vagar moralmente. Pero la verdad es que nuestros hijos ya están marcados por el pecado desde el momento en que se conciben. El impulso para el pecado está incrustado en sus propias naturalezas. Todo lo que se requiere para la trágica cosecha es que a los hijos se les permita expresar sin restricciones esos malos deseos.

Con la esperanza de cercar las naturalezas depravadas de sus hijos, muchos padres cristianos han adoptado diversos enfoques filosóficos a la paternidad. Pero, ¿protegen verdaderamente estas filosofías de crianza a los niños de explorar el alcance total de sus pecados? Y lo más importante, ¿señalan a los pecadores al Salvador?

El Conductismo No Es La Respuesta

Ciertamente ambas maneras y la disciplina son aspectos necesarios de la crianza adecuada. Pero enseñar modales a nuestros niños no es la solución al problema de la depravación humana. Dar seguimiento castigándoles por mala conducta no va a resolver el problema, tampoco. De hecho, los padres que concentran todas sus energías en la corrección de la conducta externa o previniendo el mal comportamiento con amenazas de disciplina, podrían estar formando un poco más que hipócritas.

He visto que esto ocurre repetidamente. Conozco padres cristianos que piensan que su crianza es un éxito porque han enseñado a sus hijos a actuar educadamente en el momento justo, responder con "Sí, señor" y "No, señora", y hablar con los adultos cuando se les habla. Pero detrás de la espalda de los padres, esos mismos niños pueden ser los niños con mayor mal comportamiento, y revoltosos en la iglesia, sobre todo cuando están sin supervisión entre sus compañeros. Y los padres parecen felizmente ignorantes del verdadero carácter de los niños. Casi todo maestro y líder de jóvenes conoce la frustración de tratar de hacer frente a un niño cuyos padres problema simplemente se niegan a creer que su hijo es capaz de graves irregularidades. Esto es a menudo porque los padres se han centrado exclusivamente en temas como el comportamiento público, el decoro externo y cortesía a otros adultos, pero no tienen conocimiento de la situación real del corazón de su propio hijo. A menudo, el niño está simplemente conformándose para evitar el castigo.

Simplemente forzarlos a hacer cumplir el comportamiento externo con la amenaza de la disciplina es puro conductismo. Los buenos modales producidos por este tipo de enfoque no son más que una respuesta condicionada. Aunque ese tipo de control de la conducta puede parecer hacer maravillas por un tiempo (sobre todo cuando los padres están cerca), no aborda el problema de la depravación, que es un problema del corazón.

El Aislacionismo No es La Respuesta

Muchos padres cristianos piensan que han cumplido la tarea de crianza si construyen un capullo alrededor de sus hijos para aislarlos de las malas influencias. Restringen la exposición de sus hijos a la televisión, prohíben la música popular en la casa, e incluso a veces prohíben cualquier confraternización con los niños cuyos padres no pueden compartir su compromiso con este tipo de aislamiento.

Sin duda hay mucho en la televisión y en otros medios de entretenimiento del que deben ser protegidos nuestros hijos. Y puesto que las normas se están deteriorando tan rápidamente, es esencial que los padres cristianos proporcionen algún tipo de aislamiento para sus hijos. Se trata simplemente de una paternidad irresponsable permitir a sus hijos a navegar por la Web sin supervisión, escuchar cualquier música popular de su elección, o ver la televisión y ver películas sin ningún tipo de supervisión de los padres. Los padres que alegremente pierden el derecho de control sobre lo que sus hijos ven y oyen en una cultura como ésta son culpables de una mala conducta atroz.

Pero el aislamiento total no es la respuesta, tampoco. La ingenuidad no es un rasgo para ser cultivado en nuestros hijos. La mojigatería es inmadurez tonta. Deja a nuestros niños crédulos y vulnerables. El ingenuo es blanco más fácil para las artimañas seductoras de la tentación. A través del libro de los Proverbios, los ingenuos ("simples" en muchas traducciones) se erigen como ejemplos negativos:

  • “¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores se deleitarán en hacer burla, y los necios aborrecerán el conocimiento?” (Proverbios 1:22)
  • “Porque el desvío de los simples los matará, y la complacencia de los necios los destruirá.” (01:32)
  • “El simple todo lo cree,pero el prudente mira bien sus pasos…..”, “Los simples heredan necedad, mas los prudentes son coronados de conocimiento.” (14:15, 18)
  • “El prudente ve el mal y se esconde, mas los simples siguen adelante y son castigados.” (22: 3; cf. 27:12)

Por favor, no me malinterpreten; hay una especie de inocencia sagrada que debemos cultivar no sólo en nuestros niños, sino también en nosotros mismos. El apóstol Pablo escribió: "Yo quiero que seáis sabios para el bien e inocentes para el mal" (Romanos 16:19). Pero en ese contexto el estaba hablando de conocimiento que proviene de la experiencia personal. Este versículo se produjo al final de varios capítulos de instrucción práctica del apóstol. Él estaba diciendo que quería a los romanos a fuesen expertos en el buen comportamiento, pero inexpertos cuando se trataba del mal.

La inexperiencia y la ingenuidad no son la misma cosa. Pablo no quiere decir que él quería hacerlos ajenos a la existencia del mal. Desde luego, no estaba defendiendo la ignorancia deliberada o una ceguera voluntaria a la realidad del mal. Él quería que fueran prudentes, no mojigatos. La diferencia es significativa.

Los padres no pueden –y no deben – tratar de aislar a sus hijos totalmente de la verdad sobre el pecado y las sutilezas de la tentación. No debemos cultivar el tipo de "inocencia" en nuestros hijos que los deja expuestos y vulnerables a las tentaciones que ni siquiera imaginaban que existían. Nuestra tarea es enseñarles discernimiento, no criarlos para ser mojigatos.

Sé de un curso de paternidad cristiana que anima a las mamás y los papás a evitar dar a sus hijos cualquier tipo de instrucción detallada alguna sobre cuestiones sexuales, no sólo durante la infancia y la adolescencia, sino incluso hasta en la noche de bodas del hijo o la hija. Las preguntas inevitables del niño sobre la anatomía y desarrollo corporal durante la pubertad deberían ser desviadas con respuestas vagas, dejando en claro que el tema del sexo es un tabú. Si las preguntas acerca de la reproducción deben abordarse, deben ser tratadas con el uso de las partes de una flor, por temor a que algo más explícito le quitará la inocencia al niño. Según este programa, la mera exposición a los hechos acerca de la reproducción humana pone en peligro la inocencia moral de su hijo. Este curso en particular va tan lejos advirtiendo a los padres a no exponer a sus hijos a exposiciones de arte clásicas, ya que incluyen estatuas y pinturas que retratan figuras desnudas.

Ese tipo de aislamiento es una receta para el desastre. Es una perspectiva completamente anti-bíblica. El sexo no es retratado en la Escritura como inherentemente malo, ni es tratado como un tabú. El sexo fuera del matrimonio es pecado ciertamente, pero dentro del matrimonio, la unión de marido y mujer es sagrada y honorable (Hebreos 13: 4). El tema en sí mismo no representa una amenaza a una inocencia santa, moral y adecuada. ¿Cómo pueden nuestros niños esperar tener una comprensión adecuada y bíblica de estas cosas si tratamos el propio tema como una amenaza a su inocencia? La Escritura ciertamente no hace eso. Todo un libro del Antiguo Testamento, el Cantar de los Cantares, fue escrito para celebrar la alegría y la pureza de la intimidad matrimonial. Ciertamente, no hay mandamiento o principio en la Escritura que dejaría a estos asuntos fuera de los límites de la instrucción de los padres.

Por el contrario, instruir a los niños adecuadamente en estas cuestiones está en el corazón de la responsabilidad de los padres. Abdique de esta responsabilidad y prácticamente usted asegura que sus hijos estarán más influidos por los valores que aprenden de los maestros y compañeros. Es casi imposible, y ciertamente un enfoque equivocado a la paternidad, mantener a los niños totalmente aislados de todas las influencias fuera de la familia. Así que con toda probabilidad van a aprender acerca de estas cosas de otras fuentes, sin importar la forma en que se les haya protegido. Si los padres se han negado a fomentar un conocimiento piadoso del sexo y la reproducción humana, la probabilidad de que el niño desarrolle actitudes impías hacia el tema se multiplicarán.

Además, la idea de que los padres están preservando la inocencia de un niño mediante el aislamiento ignora la realidad de que muchos de nuestros deseos pecaminosos son innatos. Los apetitos pecaminosos son inherentes a nuestra naturaleza caída. Ellos no son simplemente conductas aprendidas. Rehúse enseñar a sus hijos cualquier cosa sobre el sexo y hará soltar la imaginación malvada del niño para trabajar horas extras.

Un principio similar es válido para aquellos que intentan aislar a sus hijos de la conciencia de la cultura secular. El aislacionismo extremo cuesta a los padres valiosas oportunidades para enseñar al discernimiento de los niños. Por ejemplo, es muy posible que sea más provechoso ver Star Wars con sus hijos y enseñarles cómo identificar y refutar sus erróneas filosofías de la Nueva Era, en lugar de tratar de mantener a sus hijos espiritualmente en cuarentena, completamente inconscientes de lo que van a enfrentar en el futuro .

En primer lugar, los padres no podrán aislar a sus hijos para siempre. Llegará el día cuando estarán expuestos al mundo real, y tendrá que estar mejor preparados con habilidades de discernimiento y sabiduría para percibir y resistir las asechanzas del diablo y las tentaciones del mundo.

Pero en segundo lugar, se trata simplemente de un error pensar que encerrar a nuestros hijos fuera de las influencias externas de alguna manera evite cualquier tentación al mal. La fuente más persistente de tentación no es el mundo o el diablo, sino la carne. A menudo se puede eludir la influencia del mundo y el diablo, pero no se puede escapar de la influencia de su propia carne. La carne es una fuente constante de tentación de la que no se puede secuestrar a sus hijos.

Es un grave error pensar en nuestros hijos como angelitos que necesitan ser manejados con delicadeza para que no sean dañados. Más bien, son pequeños corruptos pecadores que necesitan ser conducidos a la justicia.

La Solución de la Escritura

Sólo hay una respuesta bíblica al problema de la depravación: regeneración. La próxima vez vamos a ver cómo llevar a su hijo a Cristo.

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150508
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: