Skip to content

A Quién Odia Dios y A Quien Ama Dios

7 mayo 2015

clip_image001A Quién Odia Dios y A Quien Ama Dios

Por Bryan Rhoden

¿Y Que pasa si al Dios que le prometió su lealtad y le profesó su amor de pronto se convirtiese en alguien muy diferente de lo que sabía que era? ¿Qué pasa si, en un momento, comienza a cuestionar todo lo que se les enseñó acerca de Él? ¿Qué pasa si una verdad llegó a ser tan clara, que se dio cuenta que Dios era mucho más grande que la caja en la que lo había colocado? ¿Qué pasa si usted aprende algo tan grande y tan terrible que le causó inclinarse físicamente ante Su presencia invisible? Eso es lo que me pasó cuando vi el Salmo 5.

Es una sensación inquietante – darse cuenta de que Dios es muy diferente a lo que le han dicho. Demasiadas veces no actuamos como los Judios de Berea en Hechos 17 que, cuando oyeron hablar a Pablo, "recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así." En lugar de comprobar las Escrituras acerca de las cosas que escuchamos, nos podemos encontrar culpables de aceptar rápidamente una enseñanza e incluso defenderla hasta el último aliento. Pero, ¿qué pasaría si simplemente dejamos que las Escrituras inspiradas por Dios nos enseñen acerca de quién es Dios? ¿Reconoceríamos al Dios que vemos en esas páginas?

Problema con la Premisa

Una de las formas más populares de expresar al mismo tiempo el amor y la ira de Dios es la afirmación: "Dios ama al pecador pero aborrece el pecado" ( véase el excelente artículo de Karl Heitman sobre esta declaración ) Durante mucho tiempo, acepté esta premisa y hasta usé la expresión muchas veces yo mismo. Después leí las Escrituras y me econtré que mis pensamientos acerca de Dios no eran totalmente correctos, y la premisa a la que me había aferrado estaba anclada en las ilusiones del hombre.

“Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el mal no mora contigo. Los que se ensalzan no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.” (Salmo 5:4-5, LBLA).

“Aborreces a todos los que hacen iniquidad.” Espera un minuto. Sólo espera un segundo. Está eso bien? ¡Dios es amor (1 Juan 4:16)! Si El es. Él es perfecto en Su amor, pero también es perfecto en Su justicia, perfecto en Su santidad, perfecto en Su misericordia; y sin embargo, Él es perfecto en Su ira, y perfecto en Su odio. Dios es amor. Pero Dios odia. Esta no es la única vez que el salmista dice esto. El Salmo 11: 5 dice: “Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.” El Dios de amor tiene la capacidad de odiar y seguir siendo perfecto en todos Sus atributos. Dios odia, pero ¿a quién odia?

clip_image002

Las Escrituras dejan claro que Dios odia los “malhechores,” los “malos,” y al que "se complace en la maldad.” La Biblia de las Américas traduce la palabra "malvado" en Salmo 5:5 como los “hacen iniquidad.”¿Quiénes son estos que hacen iniquidad? ¿Qué han hecho para merecer el odio de Dios?

¿A Quién Exactamente Dios Odia?

Podemos tener la tentación de señalar a los demás, a los "muy malos pecadores", y decir que son los que Dios aborrece. Sin embargo, la palabra "iniquidad" en el idioma original describe la maldad, la injusticia, y la vanidad. Es un término muy genérico para el pecado. Así que, por ser muy general, el salmista no está diciendo que Dios odia a los que realizan actos drásticamente malvados; más bien, él está diciendo que Dios odia a los que practican el pecado en general. ¿Y a quién que incluye eso? ¿No incluye esto a todos nosotros? “aborreces [Dios] a todos los que hacen iniquidad,” adecuadamente podría traducirse: “Dios odia a los pecadores.”"

“Seis cosas hay que odia el Señor, y siete son abominación para El: ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente, un corazón que maquina planes perversos, pies que corren rápidamente hacia el mal, un testigo falso que dice mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.” (Proverbios 6:16-19)

Lo que tenemos que recordar es que los ojos, la lengua, las manos, los pies y el corazón no están separados de la persona. Están controlados por la persona. Por lo tanto, no sólo son los dispositivos utilizados para pecar, lo que Dios odia ; Su odio es contra el que controla los dispositivos. El escritor hace de esto evidente al decir que Dios odia a todas las personas que son testigos falsos (mentirosos) y los que siembran discordia entre otros. Por lo tanto, esta idea de Dios aborreciendo a las personas no es una idea nueva, ni es ajena a las Escrituras. Tal vez nunca pensamos en ello, o no queremos pensar en ello. O tal vez estamos de acuerdo con el concepto, pero pensamos rápidamente que el odio de Dios nunca podría ser hacia nosotros. La mayoría de los creyentes olvidan que eran enemigos de Dios en un punto, o incluso se dan cuenta de que Dios justamente los odiaba.

clip_image003

¿Cómo es entonces, que todos nosotros podríamos ser aborrecidos por Dios y, sin embargo, en amor, Él escogió algunos antes de la fundación del mundo para ser santos y sin mancha delante de Él (Efesios 1:4)? Yo diría que estos no son dos pensamientos opuestos. As Como Spurgeon dijo una vez en relación con otra doctrina que parecía tener dos facetas opuestas, “Usted no tiene que reconciliar a los amigos.”

¿Qué Pasa Con El Amor Eterno de Dios?

Algunos pueden hacer una pausa sobre la idea del pasado odio de Dios de los creyentes presentes debido a Su amor por los elegidos. Ciertamente, existe un amor eterno que Dios tiene para aquellos que Él ha escogido. Pablo habla acerca de cómo Dios “antes [nos] conoció,” en referencia a una relación de amor (Romanos 8:29). Esta relación es eterna en su naturaleza, establecida antes de los siglos. Si bien esta es una perspectiva eterna, también hay una perspectiva temporal o de “tiempo limitado.” Dios (que está fuera del tiempo) creó el tiempo, y El actúa en el tiempo que Él creó. Esta “limitación” de tiempo es la realidad en la que vivimos; que es lo que nosotros experimentamos conscientemente. Por lo tanto, en un momento en el tiempo hemos experimentado, odiamos a Dios y Su odio se dirigió hacia nosotros. Su arco se inclinó hacia nosotros, pero por su gracia, nos arrepentimos (Salmo 7:12-13).

Además, Su elección de nosotros no fue simplemente de acuerdo a Su amor, fue de acuerdo a Su voluntad (Efesios 1: 5, 11; Romanos 9:18; Juan 1:13; 2 Timoteo 1:9). Lo que esto demuestra es que Dios es perfecto en todos Sus atributos a través del tiempo y fuera del tiempo. Por lo tanto, no podemos separar los atributos de Dios de Su persona, ni podemos separar Sus atributos entre sí. Él es perfecto, y así es como Él puede tener un amor eterno para nosotros y aún así tener un odio para nosotros, que requirió la muerte de Su Hijo para ser nuestro portador de la ira.

No Hay Justo

¿Hay alguien justo (Romanos 3:10)? ¿No hemos pecado todos y destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23)? ¿Cuál es el destino de los malhechores, de los pecadores? Los malvados perecerán. Jesús deja esto claro cuando dice en Lucas 13:27: “Apartaos de mí, todos los hacedores de maldad!” Su juicio en contra de los que están ya ha sido condenados, es seguro (Juan 3:18). Lo que debemos reconocer es que cuando Él juzga, él dispone de las personas, no sólo su pecado. Las personas y sus obras están entrelazadas (aférrese a este pensamiento).

clip_image004

Sabiendo que Dios odia a todos los que hacen iniquidad, todos los pecadores, sin embargo, Él envió a Su Hijo a morir por Su pueblo, es lo que hace incomprensible Su amor y hace d de la gracia una gracia asombrosa.

“Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5: 6- 8)

Nosotros de ninguna manera merecemos su amor, ni estamos con derecho al mismo. A pesar de la ira justa por nosotros, Dios nos ha amado hasta el punto de que ha dado a Su Hijo para morir por nosotros — Sus enemigos (Romanos 5:10), los que hacen iniquidad, los que El odiaba — que habríamos de convertirnos en Su propios hijos. Nos merecemos más que Su ira y enojo eterno, y sin embargo no hay ninguna condenación para los que están en Cristo (Romanos 8: 1).¿Cómo ocurre esto? ¿Cómo se logra esto? Lo hace no sólo al tratar con nuestro pecado, sino con nosotros.

clip_image005

De Objeto del Odio a Objeto de Amor

¿Recuerda cómo se entrelazan el individuo y sus obras? Dios no solo echó fuera nuestro pecado. Tenía que haber un pago por ello. Cristo fue nuestra portador de ira, nuestra propiciación. El canceló “habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.” "(Colosenses 2: 13-14). Este fue nuestro pecado, pero ¿qué pasa con nosotros? Debido a que el pecado y el individuo se entrelazan, nuestro pecado no era el único que fue clavado en la cruz. Podemos decir con Pablo: "Estoy crucificado con Cristo" (Gálatas 2:20) y que somos "nuevas criaturas" (2 Corintios 5:17).

Dios odia a los pecadores. Suena horrible, pero es cierto. Sin embargo, el amor de Dios es tan grande que Cristo murió, no sólo por los que amaba, sino por aquellos que odiaba. ¿No es esto una gran verdad? Qué humillante es saber que yo era un enemigo de Dios, y que mi corazón estaba lleno de odio hacia El. Sin embargo, aún más humillante es que Él me odiaba, pero en Su misericordia me amó, me eligió a mí, murió y resucitó por mí, y me hizo suyo con el fin de tenerme para siempre.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: