Skip to content

Reconociendo el Verdadero Potencial de Su Hijo

6 mayo 2015

clip_image002

Reconociendo el Verdadero Potencial de Su Hijo

Romanos 3:10-18

Por John MacArthur

Los padres tienden a hacer la paternidad más compleja, y sin embargo, más superficial, de lo que realmente es. Los padres cristianos hoy están pidiendo programas detallados, paso a paso, metodologías e instrucciones “llave en mano.” Los gurús de la crianza de lo hijos hacen felizmente el favor. Ofrecen planes precisos para la alimentación de infantes según Dios; métodos cristianos de formar niños para ir al baño; extensas listas de haga esto y esto no, que rigen la vida social de los niños preescolares; y catálogos similares de reglas para cada etapa de la vida hasta el matrimonio.

No todos sus consejos son malos, por supuesto. Algo de eso puede ser útil e incluso provechoso. Pero en comparación con los principios para la crianza de los hijos establecidos en la Escritura, la mayoría de los llamados programas "cristianos" son innecesariamente complejos y, a veces no del todo realistas. Lejos de ser distintivamente cristianos, algunos de los consejos dados ​​en estos programas son en realidad extrabíblicos y por lo tanto se pueden pasar por alto. Parte de ello es simplemente un mal consejo.

Paternidad Guiada por el Miedo

Por ejemplo, conozco a una pareja de jóvenes que se niegan a permitir que cualquier persona (incluida la abuela), meza a su bebé, jamás. Se les enseñó en un programa de crianza cristiana que mecer a los bebés para dormir hace que no quieren ir a la cama cuando sean mayores . Así que estos padres viven con el temor de que si alguien mece a su bebé para dormirlo, despertará una cierta tendencia rebelde o egocéntrica en él que producirá malos frutos cuando sea mayor.

A veces parece como si una parte de la industria de la crianza cristiana se nutre alimentando los temores de los padres que si lo hacen cualquier cosa mal con sus hijos, podrían dañar seriamente el niño para siempre, haciendo que su carácter o conducta sea mala. Al alimentar esas preocupaciones, convencen a los padres a conducirse de manera intransigente con el programa, se inscriben a seminarios año tras año, y se vuelven totalmente dependientes del gurú de la crianza de los hijos –incapaz y poco dispuesto a pensar por sí mismos. Comienzan a considerar a la paternidad como un campo minado sembrado de peligros y un paso en falso y usted corre el riesgo de dañar emocional y psicológicamente a su hijo de por vida. Así se convierten en totalmente dependientes de los sistemas que planean todos sus pasos, y se niegan a desviarse del plan, incluyendo aquellos aspectos del programa que no tienen ninguna base en las Escrituras. A menudo ni siquiera están dispuestos a desafiar tanto el sentido común y la intuición de los padres por el bien del siguiente programa. Esto no es una tendencia saludable.

Como ya hemos discutido , la paternidad se supone que debe ser un gozo y no una carga. La Escritura enfatiza repetidamente la bendición de tener hijos y las abundantes recompensas de la crianza de los hijos. “He aquí, don del Señor son los hijos; y recompensa es el fruto del vientre." (Salmo 127:3). La Escritura nunca retrata la paternidad como una carrera de obstáculos plagada de trampas potencialmente mortales.

Hay, sin embargo, una trampa gigantesca que demasiado a menudo es pasada por alto por los padres cristianos. Es algo tan básico a lo que creemos como cristianos, tan claramente enseñado en las Escrituras, que ningún padre cristiano nunca debe ser tomado por sorpresa por ello. Sin embargo, estoy constantemente sorprendido de lo poco que se dice en la mayoría de los programas de crianza cristiana al respecto.

Estoy hablando de inclinación innata del niño hacia el mal.

Depravación Total

Cada niño viene al mundo con una capacidad insaciable para el mal. Incluso antes de nacer, el corazón humano ya está programado para el pecado y el egoísmo. La tendencia implacable de la humanidad para todo tipo de depravación es tal que, dado rienda suelta, cada bebé tiene el potencial para convertirse en un monstruo.

Si usted está buscando una categoría teológica de esta doctrina, normalmente se llama "depravación total". Significa que los hijos no vienen al mundo en busca de Dios y justicia. Ellos ni siquiera vienen al mundo con una inocencia neutral. Ellos entran en el mundo para la satisfacción de los deseos pecaminosos y egoístas. Aunque la manifestación exterior de la naturaleza pecaminosa no alcanza necesariamente una plena expresión en la conducta de cada persona, no obstante, se llama la depravación total porque no hay ningún aspecto de la personalidad humana, el carácter, la mente, las emociones, o voluntad que esté libre de la corrupción del pecado o inmune a las tentaciones del pecado.

La Herencia del Pecado Original

¿De dónde obtienen los niños esta depravación? No es un comportamiento aprendido. Es una predisposición innata. Los niños la reciben de sus padres, quienes la recibieron de sus padres, que recibieron de sus padres, y así sucesivamente, hasta llegar de nuevo a Adán. Adán "engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen" (Génesis 5:3). Todos los hijos de Adán llevaban el sello del pecado. Ellos fueron infectados con malos deseos. Nacieron con gustos pecaminosas y una aversión a las cosas de Dios — la misma aversión que hizo que Adán y Eva se escondieran de la presencia del Señor (Génesis 3:8). Y los hijos de Adán legaron la misma naturaleza de pecado a su propia descendencia. Así, el legado de la corrupción y la culpa ha sido transmitido a cada generación subsiguiente.

En otras palabras, la caída de Adán contaminó toda la raza humana con el pecado. Tanto la culpa y la corrupción del pecado son universales. El apóstol Pablo escribió: "Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte por el pecado, y así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12, énfasis añadido). “A través de una transgresión resultó la condenación de todos los hombres” (v. 18), lo que significa que heredamos la culpa del pecado. Y “por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores” (v. 19), lo que significa que hemos heredado la corrupción del pecado. Nadie está exento. Nadie nace verdaderamente inocente. A excepción de Cristo, sobrenaturalmente concebido por el Espíritu Santo, ninguna persona ha sido concebida jamás libre de la mancha moral del pecado de Adán.

Eso es cierto para todos nosotros. Heredamos tanto la culpa y la corrupción del pecado de Adán, y lo pasamos a nuestra descendencia. Esta es la doctrina del pecado original. Nacemos en una raza caída. Heredamos una naturaleza caída. Estamos inexorablemente atraídos por el señuelo del pecado. Tenemos un apetito por el mal y no tenemos una sed natural por Dios. En última instancia, no tenemos poder por nosotros mismos para obedecer a Dios o resistir el mal:

ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios, pues ni siquiera puede hacerlo, y los que están en la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8:7-8)

El pecado colorea nuestra propia naturaleza. Nacemos con una inclinación pecaminosa. Tenemos un caracter caído incluso antes de comprometernos a nuestro primer acto deliberado de pecado. De hecho, pecamos porque somos pecadores. No somos criaturas inocentes que de repente se convierten en pecadores cuando por primera vez pecamos. No nos inclinamos hacia el bien hasta que no exponernos al mal. No somos perfectos hasta que somos arruinados por nuestros padres, como algunos sugieren. Ni siquiera nacemos moralmente neutrales. Nacemos pecadores.

Todo eso también es cierto para nuestros hijos. Abandonados a sí mismos, van a seguir un curso de pecado. Y dejados totalmente a sí mismos, no hay mal del que sean incapaces. Salmo 58:3 dice: “Desde la matriz están desviados los impíos; desde su nacimiento se descarrían los que hablan mentiras.” El apóstol Pablo citó una serie de referencias del Antiguo Testamento en su epístola a los Romanos, demostrando por las Escrituras que no hay excepciones a la doctrina de la depravación humana:

“como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han desviado, a una se hicieron inutiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta, engañan de continuo con su lengua, veneno de serpientes hay bajo sus labios; llena esta su boca de maldicion y amargura; sus pies son veloces para derramar sangre; destruccion y miseria hay en sus caminos, y la senda de paz no han conocido.No hay temor de Dios delante de sus ojos.” (Romanos 3:10-18)

La Mayor Necesidad de Su Hijo

Los padres instintivamente retroceden en pensar en esos términos. Lo que vemos en nuestros niños recién nacidos parece el epítome de la inocencia infantil casta y preciosa.

Pero nuestros niños no son inocentes cuando entran en el mundo, excepto en el sentido de que son ingenuos y sin experiencia. Todo el potencial para el pecado de todo tipo ya está presente en sus corazones, en forma de semilla. Una inclinación hacia el pecado conduce sus corazones, mentes y voluntades. Y no tienen potencial nato para la verdadera santidad o hacia una justicia agradable a Dios. Están totalmente depravados ya, a la espera de que la depravación se exprese. A pesar de que tienen algún conocimiento del bien en sus corazones (Romanos 2:14-15), no van a hacer y no pueden hacer el bien, porque aman el mal (Jeremías 17: 9; Juan 3:19).

Si tiene problemas con eso, simplemente reconozca que su hijo es una versión en miniatura de usted.

Es humillante darse cuenta de que su hijo ha heredado su naturaleza pecaminosa —y la ira divina que incurre con toda razón— de usted. Esa realidad debería obligar a los padres cristianos a mantener la mayor necesidad –regeneración – de sus hijos en el centro de atención de su crianza, y obligarlos dominar en las expresiones de su depravación mientras tanto.

La próxima vez veremos algunos de los medios que los padres cristianos emplean para ello, y ver la forma en que miden la norma bíblica.

(Adaptado de What the Bible Says About Parenting )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150506
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: