Skip to content

No Cien Por Ciento, pero Todavía Inerrante

6 mayo 2015

clip_image002No Cien Por Ciento, pero Todavía Inerrante

Por Brian Haack

Hace años, cuando yo estaba haciendo mi licenciatura en Ciencias en el Ministerio y Liderazgo, tuve un profesor que era parte de la iglesia emergente. Al tiempo que tomaba un curso de Panorama del Nuevo Testamento, este profesor dijo que no podía saber definitivamente lo que Dios dijo, porque la palabra vino a través de la boca del hombre. Debido a esto, razonó que sólo podíamos conocer atisbos de lo que Dios quería que supiéramos.

Bueno, esto era algo que no podía aceptar. Recuerdo haber llorado al Señor, diciendo: "Quiero conocerte exactamente como quieres que te conozca." Eso fue todo. Esto se convirtió en mi objetivo – conocer a Dios a través de Su palabra. Razoné que puesto que Dios nos creó y nos dio Su palabra a través de profetas, e incluso se hizo carne para darnos Su palabra, entonces Él, obviamente, quiere que lo conozcamos sin confusión. Poco después de esto, un graduado de la TMS llegó a Alaska, donde yo estaba viviendo en ese momento, y (cuento largo) acabé en TMS estudiando la palabra de Dios.

Una de mis primeras clases estaba con el Dr. Harris quien hizo una pregunta: “¿Cuál fue la primera pregunta hecha en la Biblia?” Después de algunas adivinanzas, él nos reveló que la primera pregunta fue por Satanás trayendo dudas a la palabra de Dios. La pregunta era “¿Conque Dios os ha dicho?” Satanás estaba desafiando el conocimiento y la fidelidad de Eva a la Palabra de Dios.

Esto me llevó a la verdadera cuestión en el debate de la inerrancia: autoridad. Las personas que no quieren que la palabra de Dios autoritativa en su vida va a hacer todo lo posible para tratar de invalidar esa palabra. Las personas que prefieren ser la autoridad y ser sus propios dioses deben encontrar una manera de imponerse sobre la palabra de Dios. Esto se ve fácilmente en un ejemplo simple. Si escribiera a alguien una nota sobre cuanto amo la Coca Cola, nadie tendría problemas con ello, aunque hubiese algunos errores en la forma en que lo escribí.

Digamos entonces que escribí una nota que le dice a la persona que deben traerme una Coca-Cola. Bueno, todavía no es un problema, pero el nivel de participación ha aumentado. Ahora Esta persona debe decidir si deben conseguirme una Coca-Cola o no. Pero, entonces, dicen que escribí, “Usted debe arrepentirse y servirme solo a mí.” Ahora si, podríamos tener un problema. A medida que el nivel de responsabilidad a nosotros aumenta, también lo hace nuestro cuestionamiento de la autoridad del que nos esta ordenando.

Si no nos gusta lo que se exige de nosotros, vamos a encontrar la manera de socavar o razones para escabullirse de esa autoridad. La forma actual en la que vemos gente haciendo esto hoy es al tratar de socavar la autoridad de Dios al atacar su Palabra revelada.

¿Deberíamos Exigir un Cien Por Ciento de Precisión?

Una forma de hacerlo es exigiendo un 100 por ciento de acuerdo de los manuscritos antiguos. Yo estaba hablando con un administrador de evaluación de la calidad que se ocupa de la tecnología. Ciertos productos hoy en día tienen un margen de error en grado en milésimas. Él estaba diciendo, cuando la gente en su campo, tales como los ingenieros, escuchan las correlaciones de aproximadamente un 85 por ciento entre los manuscritos originales, ellos se burlan de ello. Él trae un valioso punto sobre diferencias textuales específicas y errores de los escribas que vemos en los manuscritos más antiguos.

¿Cómo podemos responder a esta cuestión de que nuestros antiguos documentos sólo tienen 85-90% de correlaciones? Los siguientes son tres razones por las que todavía podemos llamar la Biblia inerrante. Además, a medida que exploramos estas tres razones, es bueno recordar las palabras del Dr. Barrick en el Simposio Internacional sobre la Inerrancia Masters, “Sólo los originales son inerrantes, pero la palabra de Dios no está limitada por las malas traducciones.”

1. Venciendo las Diferencias Menores de Ortografía y la Capacidad de Comprobar la Gramática

En primer lugar está la capacidad de vencer las diferencias menores de ortografía y la capacidad de comprobar la gramática. Una cosa interesante que escuché cuando estaba en la Cumbre Internacional de Masters sobre la Inerrancia en Burbank era de David Bleakley quien dijo: “"Cuando Dios confundió las lenguas, Él no confundió la gramática.” Este fue un gran dicho tal porque en ella podemos ver que hay reglas gramaticales que son universales.

Siempre que se aprende un idioma, aprende que cada lengua utiliza verbos, sujetos y objetos. Cada idioma tiene sus reglas gramaticales, y estas reglas puede ser fácilmente utilizadas para comprobar la exactitud de una traducción o manuscrito. Sabemos las reglas gramaticales de las lenguas originales y, por tanto, tenemos una poderosa herramienta para ayudarnos a comprender y comprobar la exactitud de los documentos que tenemos.

Además, la capacidad de superar los errores ortográficos menores o letras que faltan muestra nuestra capacidad para localizar fácilmente estas diferencias para llegar a lo que eran los manuscritos originales. Podemos ver esto en lo que se llamó la “Cambridge University Word Scramble Study.” Aunque no es validado por Cambridge, los resultados de este estudio son fácilmente verificados. Se muestra que no importa qué orden se ponen las letras en una oración, todavía podemos leerla. Un ejemplo es “Hi, lvoe Ckoe y yuo lo sulhod.” A primera vista, se podría verse un poco confundido sobre esto, pero es fácil ver que se trata de “Hola, me encanta la Coca-col y tu también deberías.”

Esta capacidad de superar estos menores errores ortográficos y gramaticales aumenta en gran medida la precisión y la correlación de los manuscritos y nos lleva a ver mejor lo que eran los manuscritos originales.

2. Prueba de Correlación de la Mayoría

En segundo lugar está el gran número de copias de manuscritos en un estado temprano. Hay 24.000 ejemplares de la Biblia en diferentes idiomas y con más de 5.000 ejemplares en los idiomas originales. La razón de que esto es importante es porque nos permite poner a prueba una correlación mayoritaria.

Si tenemos 5 oraciones y 3 de 5 estan de acuerdo, entonces podemos llegar a una conclusión sobre qué copia fue la más fiel al original.

Por ejemplo; 1) Yo como uvas amarillas en Martes 2) Yo como uvas rojas el martes 3) Yo como uvas amarillas en Martes 4) Yo como uvas de color azul el martes 5) Yo como uvas amarillas en Martes. Podemos fácilmente llegar a la conclusión de que el autor se comió las uvas amarillas el martes.

Además, con esto vemos que las discrepancias o las áreas que carecen de correlación exacta están sobre problemas menores y no sobre algo del que dependemos en gran medida para las verdades teológicas fundamentales. La gran veracidad y la integridad de los escribas que pasaron horas copiando copiosamente los manuscritos originales nos han dejado en deuda con ellos y nos han dado muchas razones para confiar en la palabra de Dios.

3. Vivir por Fe

En tercer lugar, tenemos la fe que Dios nos ha dado. Hemos escuchado la palabra de verdad y nos ha convencido de pecado y de la realidad de que Jesucristo es Dios encarnado que murió por nuestros pecados. El Espíritu Santo, que nos convence de la verdad de Jesucristo también nos convence de la veracidad, la infalibilidad, y la inerrancia de la Palabra de Dios transmitida a nosotros. Cuando leemos que es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16), que no puede ser quebrantada (Juan 10:35), y que permanece para siempre (Salmo 119: 160), entonces podemos confiar en que tenemos absolutamente el palabra inerrante de Dios en nuestras manos.

Cuando enseñamos las doctrinas de Dios, estas, en sí mismas, santificarán (Juan 17:17). Cuando alguien viene y trata de desviar, desalentar o negar la verdad trayendo supuestas discrepancias sobre la inerrancia, simplemente predíquele las verdades principales – que es un pecador en necesidad de un salvador. Hasta que son convencidos de pecado y de su necesidad de Jesucristo como salvador, continuarán argumentando en contra de la Biblia. Pero, para aquellos que están convencidos de Cristo, entonces deben ser convencidos para la Palabra de Cristo y de Su amoroso cuidado de ella.

Si Jesucristo es el centro de nuestra fe, entonces Su palabra, que lo revela, es tan pura como Él es.

Dios es un Dios de revelación que quiere que Su creación le conozca. Él no es un Dios de desorden o confusión. Él claramente nos ha dado Su palabra, y a través un estudio abundante y honesto de la misma, vamos a ver por la fe y por una buena razón de que es inerrante y verdadera.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: