Skip to content

En Defensa del Matrimonio, el Estado de Derecho, y la Libertad Ordenada

29 abril 2015

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         En Defensa del Matrimonio, el Estado de Derecho, y la Libertad Ordenada

Por Albert Mohler

Hoy, (29/abr/14) la Corte Suprema de los Estados Unidos escuchará argumentos orales en el caso conocido como Obergefell v. Hodges. La decisión en este caso finalmente determinará la definición legal del matrimonio en los cincuenta estados. Pocos temas amenazan tanto sobre el futuro de la nación. Los cristianos deben orar por los nueve jueces de la Corte Suprema de hoy, conscientes de la magnitud de los problemas ante la Corte. El amor al prójimo también significa que oramos para que el matrimonio sea honrado como la unión de un hombre y una mujer. Teniendo en cuenta la cuestión ante el Tribunal, los lectores encontrarán a continuación un ensayo actualizado sobre la decisión de la corte de apelaciones que preparó el escenario para el caso principal a ser escuchado hoy.

Algunos argumentos sólo tienen que hacerse y hacerse bien. En el caso de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito, el momento para tal argumento a llegado a final de 2014 cuando ese tribunal debía pronunciarse sobre los recursos interpuestos sobre la cuestión del matrimonio entre personas del mismo sexo que vienen de los cuatro estados en su jurisdicción federal , Michigan, Ohio, Kentucky y Tennessee. En cada caso, los Tribunales de Distrito Federal habían derribado las medidas que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo. La pregunta entonces apareció ante el panel de tres jueces del Sexto Circuito. La decisión de la corte que sentó las bases para los argumentos orales que tendrán lugar en la Corte Suprema de los Estados Unidos hoy.

Hasta la decisión del Sexto Circuito, ningún tribunal federal de apelación había fallado contra el matrimonio entre homosexuales en el período subsiguiente de la Decisión de Windows de la Corte Suprema de Estados unidos de 2013, derribando la ley de Defensa del Acto de Matrimonio del gobierno federal (DOMA). Eso cambió cuando el panel del Sexto Circuito, en una decisión 2-1, afirmó la medida que limita el matrimonio a un hombre y una mujer en los cuatro estados cubiertos. La decisión causó conmoción en todo el país.

El panel había indicado su impaciencia con los argumentos expuestos por los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo cuando el caso fue visto hace meses, pero la decisión llegó, incluso después de que el Tribunal Supremo el 6 de octubre se había negado a aceptar una apelación de estados que habían visto disminuir su defensa del matrimonio natural por los desafíos de la corte. La nación estaba expectante por la decisión del Sexto Circuito, y cuando la decisión vino al final de la semana pasada, la sentencia de inmediato se convirtió en noticia de primera plana.

Pero, por importante que la decisión fue en sí mismo, el evento más grande era la opinión liberada por la mayoría por el juez Jeffrey S. Sutton. El Juez Sutton es conocida por su prosa elocuente y argumentación contundente. El dictamen fue un éxito de taquilla en términos de argumento contundente. La opinión del juez Sutton es un triunfo del argumento constitucional y defensa del sentido común. Es una obra maestra de la lógica y un argumento convincente para el Estado de Derecho.

A pesar de que el juez Sutton sabía que la Corte Suprema de EU parece estar determinada en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, su responsabilidad, con los demás jueces del panel, era decidir los casos a la luz de la Constitución de EU y el Estado de ley. Una vez tomada la decisión, era responsabilidad del juez Sutton escribir la opinión, y lo hizo.

Comenzó por señalar la velocidad de la revolución moral que ha producido el matrimonio entre personas del mismo sexo en muchos estados de E.U., sobre todo por la acción judicial. “Desde el punto de vista de 2014,” escribió, “sería ahora parece, la cuestión no es si la ley estadounidense permitirá que las parejas homosexuales se casen; es cuándo y cómo eso va a suceder. Esto no habría parecido probable tan recientemente como hace una docena de años.”

Y continuó: “Para bien o para mal, o para más de lo mismo, el matrimonio ha sido durante mucho tiempo una institución social definida por las relaciones entre un hombre y una mujer. Mientras se define, la tradición se mide en milenios, no siglos o décadas. Tan ampliamente compartida, la tradición hasta hace poco había sido adoptada por todos los gobiernos y las grandes religiones del mundo.”

El primer argumento principal presentado por el Juez Sutton tenía que ver con el hecho de que el tema está siendo decidido en los tribunales. Él rechazó claramente la idea de que un puñado de jueces debe "hacer una llamada política vital, a los treinta y dos millones de ciudadanos" que residen dentro del Sexto Circuito. Esa es una declaración rara y refrescante de la humildad judicial. Por otra parte, el juez Sutton citó la decisión de la Corte Suprema en 1972 para negarse a tomar un caso sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo desde Minnesota, afirmando que la cuestión no planteaba "una cuestión federal sustancial." El Tribunal Supremo puede revisar dicha sentencia, observa el juez Sutton, pero no lo ha hecho. Hasta entonces, aconsejó, tribunales inferiores deben ser confinados por esa decisión.

Windsor, el juez Sutton argumentó, no se refirió a la decisión [de Baker v. Nelson], y por tanto la sentencia del Tribunal está en pie. Como señaló, esto no ha impedido que otros tribunales federales ignoren el precedente. Algunos de esos otros tribunales citan la “evolución doctrinal” en la toma de sus decisiones para echar abajo las disposiciones estatales establecidas que limitan el matrimonio a un hombre y una mujer, pero el juez Sutton informó que una lectura de la "evolución doctrinal" aparte de una clara sentencia del Tribunal Supremo sería "un innovador desarrollo en sí mismo."

Al hacer su segundo punto importante, el juez Sutton argumentó que la intención original de los creadores del leguaje de la Constitución apoyaría la afirmación de que los estados tienen el derecho a definir el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. "Nadie en este caso", afirmó, "argumenta que las personas que adoptaron la Decimocuarta Enmienda la entendieron como obligando a los Estados a cambiar la definición del matrimonio."

Además, argumentó, el Tribunal Supremo dictaminó el año pasado, afirmando el mismo argumento lógico. En el caso de Ciudad de Grecia v Galloway, la Corte Suprema sostuvo que Grecia, Nueva York estaba actuando dentro de los límites constitucionales cuando comenzó sus reuniones del concilio de la ciudad con oración. El Tribunal dictaminó que los redactores de la Constitución no se visto violando la Constitución cuando abrieron sus sesiones con oración, ya que tanto la Cámara de Representantes y el Senado lo hacen aún hoy. Del mismo modo, el juez Sutton dictaminó que los redactores de la Decimocuarta Enmienda claramente no vio ese lenguaje como lo requieren los Estados a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Luego vino el tercer argumento presentado por el Juez Sutton – y está limitado dentro de una de las frases más importantes escritas por cualquier juez en los últimos tiempos: “Una dosis de humildad nos hace reacios a condenar como inconstitucionalmente irracional una visión del matrimonio no compartida hace mucho tiempo por todas las sociedades del mundo, compartida por la mayoría, si no todos, de nuestros antepasados, y aún hoy compartida por un número importante de los Estados Unidos.”

Esa es una frase impresionante. . . . . impresionante en el sentido más amplio, simplemente porque es tan increíblemente clara y honesta.

En su cuarto argumento, el juez Sutton argumentó que la base biológica del matrimonio natural, basada en la naturaleza complementaria de la unión hombre-mujer, es una preocupación natural y legítima del Estado. El estado se encuentra dentro de su dominio adecuado en la definición y la limitación del matrimonio a la unión única procreadora de un hombre y una mujer. Una sociedad tiene derecho, afirmó, a establecer reglas básicas para el matrimonio “y muy especialmente la necesidad de crear unidades familiares estables para la creación planificada y no planificada de los hijos.”

Luego vino este párrafo estratégico:

“Lo que nos queda es lo siguiente: Mediante la creación de un estatus (el matrimonio) y subvencionando él (por ejemplo, con los privilegios de declaración de impuestos y deducciones), los Estados crean un incentivo para que dos personas que se procrean en conjunto sigan juntos para propósitos de criar descendencia. Esto no condena a los Estados de irracionalidad, únicamente de conciencia de la realidad biológica de que las parejas del mismo sexo no tienen hijos en la misma forma en que las parejas de sexos opuestos y que las parejas del mismo sexo no corren el riesgo de descendencia no deseada. Esta explicación, aún hoy relevante, suficiente para permitir a los Estados a conservar la autoridad sobre un tema que han regulado desde el principio.”

En su quinto argumento, el juez Sutton preguntó por qué el matrimonio aún no se ha definido en términos de monogamia. “Si es constitucionalmente irracional afirmar la definición de hombre-mujer del matrimonio, debe ser constitucionalmente irracional afirmar la definición del matrimonio monógamo,” afirmó. Él también registró que en los argumentos orales los abogados argumentando a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo no habían podido responder a su pregunta. No podían, afirmó, ya que el único argumento que podría avanzar era la tradición moral. No podían citar una tradición moral como autoridad para la monogamia porque argumentaron que la tradición moral no era una base racional para la ley a la hora de limitar el matrimonio a una unión hombre-mujer. El Juez Sutton señaló también que la Corte Suprema no ha definido ningún "derecho fundamental" para las parejas del mismo sexo para contraer matrimonio.

Por último, el juez Sutton pronunció un duro golpe a la cordura legal cuando se dirigió directamente al argumento de que los jueces deben interpretar la Constitución como un documento "vivo", reconociendo la evolución del juicio moral en la sociedad en general. Como el Juez Sutton argumentó, y argumentó elocuentemente, si la sociedad está realmente evolucionando en este tema (como él admitió que lo está), entonces los defensores del matrimonio homosexual deben permitir que el proceso democrático funcione. Si la moralidad está realmente evolucionando, entonces el asunto se resolverá democráticamente sobre la base de la nueva moral. La única justificación para ir a los tribunales para tratar el tema es la falta de confianza en que la sociedad está en realidad en evolución sobre la cuestión. Por otra parte, el juez Sutton argumentó, los argumentos de "constitución viva" realmente descansan sobre los juicios en evolución de los jueces, no de las personas. “La teoría de la constitución viva,” afirmó, “se basa en la premisa de que cada generación tiene el derecho de gobernarse a sí misma. Si esa premisa impide a los jueces insistir en los principios que la sociedad ha movido más allá, también debe impedir a los jueces de anticipar los principios que la sociedad todavía tiene que abrazar.”

Una vez más, una declaración de candor refrescante judicial y humilde aclaración.

Entonces, el juez Sutton ofreció una afirmación aún más poderosa: “Si, antes de que un nuevo consenso haya surgido en un problema social, los jueces federales pueden decidir cuándo ha llegado el momento de reconocer un nuevo derecho constitucional, sin duda las personas deben recibir alguna deferencia al decidir cuando ha llegado el momento de pasar de una imagen del matrimonio a otra.”

El fallo por el panel del Sexto Circuito preparó el escenario para la llegada de la cuestión una vez más en la Corte Suprema de los Estados Unidos cuando el Juez Sutton indicó en la introducción a su opinión, que esperaba totalmente que el Tribunal Supremo se pronunciara a favor del matrimonio del mismo sexo. En su opinión, dejó claro que esto sería un error y una violación de la propia lógica de la Corte. Más importante aún, el juez Sutton dejó en claro que él cree que cualquier lectura directa de la Constitución en cuanto a su significado original permitiría a los estados regular el matrimonio y proteger el matrimonio natural como el principio organizador central de la sociedad humana.

Los jueces que han gobernado contra las medidas estatales que limitan el matrimonio a un hombre y una mujer han actuado imprudentemente, como la poderosa opinión del juez Sutton demuestra, poniendo en peligro tanto el Estado de Derecho y la institución del matrimonio.

Estos jueces, revela el juez Sutton, han sustituido su propio juicio moral para el Estado de Derecho. Hace algunos años, el finado Thurgood Marshall de Tribunal Supremo de Justicia le dijo a un grupo de sus empleados de que éste era precisamente su filosofía jurídica. “Uno hace lo que piensa que es correcto y deja que a la ley ponerse al corriente,” aconsejó el Marshall de Justicia.

Eso no es una declaración que hace honor al estado de derecho. Es una declaración de la imposición judicial. La opinión del juez Sutton representa una filosofía muy diferente de la ley, y una que resiste la prueba del tiempo, aunque no resista la prueba de apelación.

A veces, el argumento correcto sólo tiene que ser hecho, incluso si no gana en cualquier hora dada. La verdad resistirá la prueba del tiempo, y el Juez Sutton merece nuestra gratitud y respeto por crear un argumento en defensa de tanto el matrimonio y la Constitución – y por hacerlo tan bien.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: