Skip to content

Un Amor que Perfecciona

24 abril 2015

clip_image001Un Amor que Perfecciona

Por Mike Riccardi

“Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por vosotros.” – 2 Corintios 2: 4 –

Cuando Pablo escribió este verso, los falsos maestros que decían ser apóstoles se habían infiltrado en la iglesia de Corinto y pretendían desacreditar la legitimidad de Pablo como apóstol. La controversia llevó a Pablo a cambiar sus planes de viaje y visitar a los corintios antes de lo previsto, ya que esperaba que pudiera poner el asunto a descansar por estar allí personalmente. Pero cuando Pablo llegó a Corinto, uno de los hombres de la iglesia se mofaba abiertamente de la autoridad de Pablo y lo insultó delante de toda la iglesia. Para empeorar las cosas, en lugar de venir en defensa de Pablo y defender el Evangelio que predicaba, los corintios habían sido engañados por esta falsa enseñanza, y permitieron que el pecado de este hombre se saliera de control.

Después de esta "visita dolorosa," Pablo regresó inmediatamente a Éfeso y les escribió una carta dura, con severidad los reprendió por no tratar con el pecado en la iglesia correctamente, y por desviarse de su enseñanza apostólica y mensaje. En el verso citado anteriormente, Pablo explica las circunstancias de esto y la motivación de por qué escribió a los corintios su severa carta. Y hay una lección pastoral para todos nosotros en la iglesia que damos y recibimos corrección a nuestros hermanos y hermanas.

Este versículo nos enseña que la carta severa de Pablo no era una especie de catarsis vengativa, donde estaba ventilando sus frustraciones sobre los corintios para sentirse mejor. No era porque él era demasiado cobarde para ser tan franco con ellos personalmente. No era porque él estaba tratando de ser un tirano dominante, tratando de intimidar a los Corintios en ponerse del lado de él. Fue así que su amor por ellos se hizo manifiesto. Y su amor por ellos se hizo manifiesto cuando consideraron las longitudes extraordinariamente desagradables a las que estaba dispuesto a ir a con el fin de protegerlos de los efectos condenatorios del pecado y la falsa enseñanza.

Él está diciendo básicamente: "Queridos amigos, no creo que fuese fácil para mí escribirles esta carta a ustedes. A pesar de lo que los falsos apóstoles les están diciendo, no creo que hayan tomado un cierto placer perverso en confrontarles de esa manera. Mis Corintios, les digo: fue por la mucha tribulación y angustia del corazón que les escribí, y con muchas lágrimas! No deseaba ponerlos tristes. Yo no amo el conflicto. Francamente, hubiera sido mucho más fácil para mí evitar la situación por completo! Pero queridos hermanos y hermanas, les amo a todos como para abandonarles a doctrinas condenables de los falsos apóstoles en aras de evitar conversaciones difíciles! Les amo a todos demasiado para no confrontarles acerca de su pecado.” El amor de Pablo era un amor perfeccionado.

El Amor es Valiente

Quiero extraer dos breves líneas de aplicación de este versículo. En primer lugar, el amor que un ministro fiel tiene por su pueblo le obliga a ser lo suficientemente valiente para confrontar el pecado en sus vidas. Es decir, el "amor", diluido, endeble, versión sentimental que se propaga por nuestra cultura auto-indulgente, y perennemente-adolescente – y tristemente que se ha asimilado aún en la iglesia profesante, es poco más que la noción de consideración positiva incondicional de Carl Rogers. "Amar" a alguien, de acuerdo a nuestra sociedad, es afirmar cada decisión que toman y aplaudirles sólo por ser ellos. De hecho, no hay nada más odioso, de acuerdo a nuestra cultura corrupta, de decirle a alguien que están equivocados, y que tienen que cambiar de alguna manera considerable con el fin de agradar a Dios. Pero esto es precisamente lo que el amor demanda.

clip_image002No me puedo imaginar ser un oncólogo. Tener que decirle a los pacientes, día tras día, que el análisis reveló que tenía cáncer, y que toda esperanza de sobrevivir les obliga a someterse a tratamientos agotadores de radiación y cirugía dolorosa. No puede ser fácil causar ese tipo de carga emocional sobre las personas en el día a día. De hecho, creo que sería mucho más fácil para el oncólogo decirles a sus pacientes que no tienen cáncer –que todo está bien! Pero seguramente eso no sería amoroso. ¿Por qué? Debido a que la enfermedad continuara sin ser tratada, y con el tiempo va a matar al paciente.

Lo mismo es cierto en la iglesia. El discernimiento identifica correctamente el pecado como el cáncer lo es. Y el amor nos obliga a tener conversaciones difíciles con nuestros hermanos y hermanas, en el que amorosamente explicamos, a pesar de que podría no ser consciente de ello, que tienen un cáncer espiritual, y que necesitan hacer algo al respecto antes de que asole su alma. Claro, es más fácil ignorar el pecado en sí. Es más fácil no tener gente que te llame crítico, y arrogante, y más santo-que-tú, porque has traído el pecado a su atención. Es más fácil evitar la resolución de ese conflicto con su hermano; en una iglesia grande como ésta, simplemente puede pretender que ni siquiera existe! Es más fácil escribir a la gente y poner fin a las relaciones. Pero queridos amigos: eso no es ministerio. Eso no es amor. El sirviente amoroso del rebaño de Cristo está dispuesto a soportar todo tipo de dificultad por el bien de la mortificación del pecado de otro y del gozo en Jesús. Proverbios 27: 6: "Fieles son las heridas del que ama," porque esas heridas trabajan en el alma una tristeza según Dios que produce arrepentimiento para salvación, de 2 Corintios 7: 9-10.

El Amor Quebranta el Corazón

Y en segundo lugar, el amor requiere no sólo que el ministro fiel sea valiente en su confrontación del pecado. El amor también requiere que esa valentía sea una valentía que produce dolor. Pablo dice que escribió “por la mucha tribulación y angustia del corazón” y “con muchas lágrimas.” La reacción preeminente de Pablo al pecado de los corintios no era uno de vejación o exasperación. Él no estaba molesto por ellos. Estaba dolido en el corazón por ellos. Él no les reprendió porque su pecado les volvió locos. Los reprendió porque su corazón estaba quebrantado por ellos. Él sabía a donde les conducía el final del camino: los llevaba a la apostasía; les conduzca a la condenación. Y no podía soportar pensar que los que él amaba tanto podrían separarse del Cristo que es su gozo indomable y entraran en el tormento del castigo eterno.

Entonces, el ministro fiel es lo suficientemente valiente como para superar su miedo a lo que la gente pueda decir o hacer de él si les confronta por su pecado. Pero ese mismo ministro fiel también no se deleita perversamente en liberaros de esa corrección. Y tenemos que estar en guardia contra eso, porque nuestro corazón nos engaña en pensar que somos incondicionales para la justicia, cuando en realidad somos gente simplemente dura buscando atacar a los demás para que no tengamos que lidiar con el pecado en nuestras propias vidas.

Calvino dijo: “Es parte de un pastor piadoso, llorar dentro de sí mismo, antes de que él invite a otros a llorar: sentirse torturado en meditaciones silenciosas, antes de mostrar cualquier señal de descontento; y guardar dentro de su propio pecho más pena, que la que él causa a los demás” (148). Debemos ser valientes para confrontar, pero esa valentía debe ser una valentia con angustia en el corazón. Debe ser dolor – no exasperación – que nos impulsa a confrontar el pecado en nuestros hermanos y hermanas. Y deben ser capaces de ver la diferencia.

Que nuestro amor sea un amor perfeccionado, amigos. Seamos un pueblo, sin miedo en tratar con el pecado en la vida de cada uno impulsados por una valentía con angustia de corazón que trabaja por la santidad de la Iglesia.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: