Skip to content

El Esposo Semejante a Cristo

22 abril 2015

clip_image002El Esposo Semejante a Cristo

Efesios 5:26-28

Por John MacArthur

Pregunte al típico hombre en la calle que le de una palabra que encarne la esencia del liderazgo, y probablemente le va a sugerir palabras como autoridad, control o poder.

La perspectiva de la Escritura de liderazgo se caracteriza por una palabra diferente: el amor.

El liderazgo piadoso siempre está impulsado por el amor, y particularmente y claramente manifestada en el diseño de Dios para el matrimonio. Dios ordenó divinamente que la relación entre marido y mujer sea un reflejo de la relación de Cristo con la iglesia. La sumisión de la mujer al marido está diseñada como un ejemplo vivo de la sumisión de la iglesia a su Señor. El marido, por el contrario, debe ser una ilustración viva de Cristo, que "amó a la iglesia y se dio a si mismo por ella" (Efesios 5:25, énfasis añadido). Observe que el énfasis está enteramente en el sacrificio y servicio de Cristo por el bien de la iglesia.


“para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada. Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” (Efesios 5:26-28).

Todo el punto de Pablo aquí es que un marido muestra mejor el liderazgo de Cristo por un amor voluntario, sacrificial y de servicio para el bien de su esposa.

La tendencia pecaminosa de los hombres caídos es dominar a sus esposas por la fuerza bruta. Incluso algunos hombres cristianos son culpables de ser demasiado agresivos con su autoridad en el hogar. Pero los déspotas dictatoriales y esposos de mano dura son la antítesis del modelo de liderazgo que Cristo nos da.

Amor Semejante al de Cristo

El amor auténtico es incompatible con un enfoque despótico o dominante al liderazgo. Si el modelo de este amor es Cristo, que "no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos" (Mateo 20:28), entonces el marido que cree que existe para ser servido por su esposa e hijos no podían estar más lejos de la realidad.

Considere las implicaciones de un mandamiento de amar. Esto sugiere que el amor verdadero no es sólo un sentimiento o una atracción involuntaria. Se trata de una elección voluntaria. Lejos de ser algo en el que “caemos” por casualidad, el amor auténtico y cristiano implica un deliberado compromiso voluntario a sacrificar todo lo que podamos por el bien de la persona que amamos.

Cuando Pablo ordenó a los esposos que amen a sus esposas, estaba llamando a todas las virtudes señaladas en 1 Corintios 13, incluyendo la paciencia, la bondad, la generosidad, la humildad, la mansedumbre, amabilidad, liberalidad, veracidad, confianza, bondad, y longanimidad. Es significativo que todas las propiedades de amor hacen énfasis en el desinterés y el sacrificio. El esposo piadoso y el padre deben hacerse servidor de todos (Marcos 9:35).

Un Patrón Semejante a Cristo

¿Cómo, en términos prácticos, un marido debe demostrar su amor por su esposa? El amor de Cristo por su iglesia es el modelo perfecto y prototipo de la relación de cada esposo con su esposa. Eso eleva el amor del marido por su esposa a un nivel alto y santo. El marido que abusa de su papel como jefe de la familia, deshonra a Cristo, corrompe el simbolismo sagrado de la unión matrimonial, y los pecados directamente contra su propia Cabeza, Cristo (1 Corintios 11:3).

Así que el deber del esposo de amar a su esposa de una manera semejante al de Cristo es de importancia suprema. A nadie en la familia se le da una mayor responsabilidad (la exhortación de Pablo a los esposos es la sección más larga y detallada de Efesios 5: 22-6: 9).

El amor de Cristo fue un amor de auto-sacrificio. Él "amó a la iglesia y se entregó por ella" (Efesios 5:25). Jesús mismo indicó que de las cualidades de todo amor, la voluntad de sacrificarse uno mismo es la más grande: "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida" (Juan 15:13). El amor auténtico es siempre auto-sacrificio.

La persona que ama sacrificadamente es humilde, mansa, y preocupada más por los demás que de sí mismo. Una vez más, Cristo es el modelo. Aunque Él existió eternamente como Dios y, por tanto, era digno de toda adoración y honor, él puso todo eso a un lado con el fin de venir a la tierra y morir por los pecadores. La Escritura dice:

sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. (Filipenses 2:7-8).

Las demandas sobre los maridos no son tan severas. Sin embargo, tenemos que tener la misma disposición a hacer cualquier sacrificio necesario por el bien de nuestras esposas e hijos. Cualquier cosa menos no es un liderazgo piadoso.

(Adaptado de The Fulfilled Family. )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150422
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: