Skip to content

¿Cuánto Tiempo Debe Durar un Sermón?

21 abril 2015

clip_image001¿Cuánto Tiempo Debe Durar un Sermón?

Por Brian Biedebach

De acuerdo con al menos una encuesta reciente, la longitud de la predicación más frecuente es de 20 a 28 minutos. Si eso es cierto, es un indicador elocuente acerca de la superficialidad espiritual de las iglesias de hoy. Muchas iglesias ya han eliminado sus servicios de la noche y si la tendencia popular es reducir el tiempo del sermón en una mañana de domingo, nuestra generación está recibiendo menos de la mitad de enseñanza bíblica que nuestros padres recibieron.

¿Cómo es que pensamos que podemos crecer más con menos predicación de la Palabra de Dios? Yo no creo, que los pastores de hoy pueden predicar con mayor profundidad en 20 minutos en comparación con los 80 minutos (o más) que los pastores solían dar (entre los servicios de la mañana y de la tarde).

No hace mucho tiempo, alguien en mi iglesia me dijo que pensaba que mis sermones eran demasiado largos. Yo estaba agradecido por su deseo sincero de ayudarme a ser mejor pastor de nuestro rebaño. Y mientras pensaba en las razones que pueden haber llegado a esa conclusión, he considerado las siguientes posibilidades:

Yo podría estar en un bache de predicación. Todo predicador lucha por mantener un equilibrio adecuado entre el contenido y la conexión. Ha habido momentos en los últimos años en los que he reconocido una rutina de predicación que es pesada en la explicación del contenido bíblico a expensas de conectar mi congregación con las implicaciones bíblicas del texto. Al mismo tiempo, hemos visto todos a los predicadores de televisión que tienen una conexión increíble con su público pero que son débiles en su contenido bíblico. Ambos extremos deben ser evitados.

Obviamente, la conexión sin contenido no produce nada más que un espectáculo de porristas inducido a la emoción. Por otro lado, el contenido que no se puede conectar puede ser francamente aburrido.

En una nota práctica, cada vez que soy alertado a un desequilibrio entre el contenido y la conexión que trato de predicar con menos notas. Al hacerlo, me ayuda a participar de manera más directa con la congregación.

Yo no podría estar estudiando el pasaje el tiempo suficiente Seamos realistas, el pastorado te mantiene ocupado. Hay semanas en las que se ve comprometido mi tiempo de estudio. Si estoy perdiendo la atención de los creyentes que desean que se les enseñe, parte del problema podría ser que tengo que estudiar más.

Para mí, la diferencia entre un buen sermón y un excelente sermón es a menudo cerca de tres horas de estudio. Si puedo dar un mensaje que creo que está listo para predicarse, y luego paso tres horas más en preparación, casi siempre hace una gran diferencia.

Yo podría no estar orando lo suficiente. Suelo orar a lo largo de mi tiempo de estudio. Pero, de nuevo, un tiempo de estudio apresurado a menudo resulta en una oración reducida. Pablo oraba frecuentemente por aquellos a quienes él ministró (Fil 1: 9; Efesios 1:16-19). Simplemente parece mal que yo me queje de los que se aburren durante mis sermones si yo no estoy orando para que puedan crecer en la gracia y conocimiento de Jesucristo.

Pueden no estar acostumbrados a la predicación expositiva. Algunos creyentes aún no han ganado un apetito por el "alimento sólido" de la predicación (1 Corintios 3:10.). Esto es importante para mí mantener en mente ya que esto podría ser una buena oportunidad para averiguar si desean más discipulado. ¿Están dispuestos a ser discipulados individualmente en la Palabra por mí o por otro cristiano maduro de nuestra iglesia? Si es así, el vínculo con alguien que pueda discipularlos en esta área puede ser una gran solución para el problema.

Pueden no ser salvos. Obviamente, no todo el que piensa que los sermones de su pastor demasiado largos están mostrando señales de un corazón no regenerado (no sería agradable, tener un indicador de esa manera). Pero puesto que las personas espiritualmente muertas son incapaces de comprender la verdad de Dios al igual que los creyentes pueden (1 Cor. 2:14), es posible que alguien que piensa que los sermones son demasiado largos no conocen a Cristo. Yo podría perder una excelente oportunidad para la evangelización si no me importara lo suficiente el alma de esta persona para hablar con ellos más acerca de su relación con Cristo.

Puede haber otras razones por las que algunas personas piensan que un sermón es demasiado largo, pero para volver a nuestra pregunta original:

¿Cuánto tiempo debe ser un sermón?

Una de las mejores respuestas a esta pregunta fue dada por John MacArthur, quien explicó que un sermón debe durar:

Cuanto tiempo sea necesario para cubrir adecuadamente el pasaje! No creo que la longitud del sermón es tan importante como su contenido. . . . . . Lo importante es cubrir los puntos principales para que la gente sea convencida de su verdad y comprenda sus demandas. Si no tienes nada interesante que decir, incluso veinte minutos le parecerá una eternidad a tu pueblo. (John MacArthur, Rediscovering Expository Preaching , 339)

El mensaje debe durar el tiempo suficiente para que el texto se explique correctamente y las implicaciones prácticas adecuadamente desarrolladas. Dependiendo de la longitud del pasaje, es difícil imaginar que fuera posible en tan sólo 20 minutos.

Aquí está la sencilla razón de porque creo que las iglesias no deben limitar a sus pastores predicar sermones cortos – entre mejor entienda una persona la Palabra de Dios, más va a crecer espiritualmente (1 Pedro 2: 2.). Ese es un principio básico de la vida cristiana, pero es ignorado por muchos.

Entiendo que el cerebro sólo puede captar lo que el asiento puede soportar. Pero si usted es capaz de mantener la atención de la congregación con una excelente exposición, ellos van a obtener un mejor conocimiento de la verdad de Dios. Cuanto más entiendan su Palabra, más verán cuán glorioso Él realmente es. Y cuanto más contemplen Su gloria, más serán transformados a Su imagen (2 Cor. 3:13).

Al final del día, la pregunta clave no es “¿cuánto tiempo predica usted?” La pregunta clave es “¿Cómo está ayudando a otros a contemplar la gloria de Dios en su predicación?” Para hacer eso bien, se necesita una gran cantidad de preparación, una cantidad significativa de tiempo durante el servicio de adoración, mucha oración y la gracia de Dios.

¿Cuánto tiempo puede ser su sermón sin perder la atención de la congregación? Algo de eso depende de quién es el predicador, parte de ello depende de lo largo que sea el pasaje, pero la mayor parte depende de lo bien que el predicador conoce el texto. En resumen, si el predicador conoce bien el texto y puede mantener la atención de su rebaño, él puede predicar por el tiempo que él guste.

O, como dijo John Stott “No importa cuánto tiempo usted predica, debe sentirse como de veinte minutos.”

*****

Brian Biedebach es graduado de The Master’s Seminary. En la actualidad es un misionero en Lilongwe Malawi donde se desempeña como pastor de la Iglesia International Bible Fellowship y enseña en la African Bible College, así como la Central African Preaching Academy. Brian y su esposa, Anita, tienen cuatro hijos.

3 comentarios leave one →
  1. nananossa permalink
    25 abril 2015 12:00 pm

    Realmente ahora cuando mi alma y corazon se enfrentan a los sermones expositivos de la Palabra, me goza el abatimiento que me causa porque, soy enseñada por el Espiritu Santo y entiendo quien soy, por fin el velo se corre de mis ojos y veo a Dios, la obra de Cristo, su santidad y soberania, amo ahora escuchar y el tiempo no importa, una hora o lo que sea es lo mejor que puedo recibir. Gracias a Dios por mi Pastor y su reverencia a la Palabra y su exposicion clara y que penetra hasta los tuetanos!!! Una palabra expuesta como en estos tiempos basados en pensamientos, testimonios personales u otras cosas solo mueven la emocion y la obra de la cruz es ajena a nuestra vida pues donde queda la eleccion, regeneracion, justificacion, santificacion, adopcion? Amemos escuchar la Palabra y que del tiempo se encargue Dios!!

  2. Oscar Seminara permalink
    6 junio 2015 8:55 pm

    Disculpe hermana ó hermano. Yo estudie hace ya muchos años ( 55) en el Instituto Biblico de la Iglesia del Nazareno, en la Calle Terrero 960, de Capital Federal. Y allí me enseñaron que un sermón no debe durar mas de 20 ó 25 minutos ¿ Saben por que? Porque a partir de ese tiempo , se empiezan a repetir las cosas que hemos predicado, y aparte de eso , está comprobado que la mente humana , no está preparada para guardar tantas cosas y al final de la predicación , no tiene claridad de lo que escuchó, por ser el sermón tan largo. Lo que pasa es que hay que saber resumir lo que se quiere predicar. Aparte de eso, la gente se cansa por escuchar tantas cosas. Hay que dejarles con hambre para que tengan voluntad , de escuchar otro mensaje y no que salgan empachados, y que no digieran lo que han escuchado.

  3. Hijo de Dios permalink
    29 agosto 2016 9:41 am

    HERMANOS nadie pone tiempo a Dios lo que el espíritu diga eso ara es como el pastorado lo pone Dios no el hombre Dios es el que deside el que diga lo contrario es un anatema,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: