Skip to content

El Ministerio de una Esposa Piadosa

20 abril 2015

clip_image002El Ministerio de una Esposa Piadosa

Por John MacArthur

El postmodernismo ha dejado muchas cicatrices en el evangelicalismo moderno. Uno que es particularmente profundo, es la práctica de la definición de los conceptos bíblicos en nuestros propios términos. Los estudios de la Biblia a menudo giran en torno a la pregunta: "¿Qué significa este versículo para ti?" Sermones y lecciones bíblicas comienzan con la frase: “Para mí esto significa. . . .” Y el “contexto” tiene más que ver con el intérprete y no lo que está siendo interpretado.

El lector postmoderno ejerce autoridad sobre el texto, que funciona como editor de Dios. Como resultado, muchas doctrinas bíblicas se han reescrito o borrado. Dentro de los que destacan está el papel bíblico de la mujer.

Trágicamente, la prohibición bíblica en contra de que las mujeres asuman roles de liderazgo de la iglesia es a menudo mal entendida o rechazada en su totalidad. Algunos han aplicado erróneamente que la prohibición y obstaculizar la habilidad de una mujer para servir en cualquier capacidad, obligándolas a ceder todo el trabajo del ministerio a los hombres. Otros lo toman como un tipo de chovinismo funcionando en toda la Escritura que debe ser cortado y echado a un lado para que la Biblia sea aplicable y relevante en una cultura post-feminista.

Pero el papel de la mujer en la iglesia no puede definirse simplemente por las prohibiciones contra el ministerio de anciano y el púlpito. La triste ironía es que los que supuestamente defienden la causa de las mujeres en la iglesia son los que pisotean y menosprecian el verdadero y supremo llamamiento de Dios para las mujeres. El estrecho y equivocado enfoque sobre mujeres predicando ha llevado a muchos a pasar por alto completamente las funciones ministeriales vitales que Dios ha diseñado que específicamente cumplan las mujeres.

Ganar el Marido Incrédulo

Para empezar, la mujer de Dios tiene un ministerio de tiempo completo para los incrédulos en su casa –en particular un marido incrédulo. El apóstol Pedro lo dijo de esta manera:

Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres al observar vuestra conducta casta y respetuosa (1 Pedro 3:1-2)

Los pastores y consejeros comúnmente escuchan a las mujeres protestando contra este principio. “Mira, tú no conoces a mi marido. Se niega a obedecer a Dios. Él no es un cristiano.¿Cómo puedo someterme a tal hombre?” Pero precisamente ese es el tipo de situación con la que Pedro estaba tratando: “si algunos de ellos son desobedientes a la palabra” sométase de todos modos. No hay exención para las esposas que están casadas con maridos incrédulos. De hecho, lejos de hacer de esas esposas una excepción a la regla, Pedro las utiliza como un ejemplo de lo que la sumisión piadosa puede lograr en un matrimonio. La esposa sumisa bien puede ser el medio escogido de Dios para ganar un marido infiel.

Una esposa creyente mediante su sumisión puede tener una influencia más poderosa en su esposo incrédulo de lo que nunca será al regañarlo o sermonearlo. Mediante su conducta, Pedro dijo, ella puede ganarlo para Cristo “sin decir una palabra” (1 Pedro 3:1). ¿Qué tipo de conducta? “Conducta casta y respetuosa” (1 Pedro 3:2). La pureza de la vida junto con profundo respeto (una especie de "temor" reverencial) hacia el marido: así es como una esposa piadosa muestra sumisión.

Manifestando una Belleza Piadosa

Nótese también el corolario: “Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos“ (1 Pedro 3:3). Las palabras de Pedro no podían ser más oportunas hoy. Las mujeres moldeadas por los valores de la sociedad contemporánea tienden a estar obsesionados con el adorno externo. Pero Pedro dijo que no es donde las prioridades de la mujer deberían centrarse (Pablo dijo algo similar en 1 Timoteo 2: 9-10).

No malinterprete lo que esto significa. Los apóstoles no estaban prohibiendo completamente joyas, cabello estilizado, u otros adornos femeninos; simplemente estaban diciendo que esas cosas no son lo más importante. La forma en que una mujer se ve no es la medida de su verdadera belleza, y los intentos de llamar la atención de todos a la forma en que se ve en realidad muestra una falta de sumisión a su propio marido.

En cambio, Pedro dijo, las mujeres primero que nada necesitan cultivar la belleza interior. Deben estar principalmente preocupadas por "el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios" (1 Pedro 3: 4). Es difícil imaginar algo que Pedro podría haber dicho que sería más fuera de sintonía con las nociones de corrección política-del siglo XXI!. Él estaba diciendo que las mujeres deben ser apacibles y tranquilas y sumisas, no escandalosas, bulliciosas y agresivas. Deberían preocuparse por su propio carácter, y no con la moda del mundo. En otras palabras, el verdadero atractivo de una mujer piadosa –y su verdadera fuerza – es que ella sea apoyo de su esposo y sumisa a él, y ella demuestra esa sumisión a través de la dulzura y la calma serena. Eso no puede de funcionar bien en una cultura feminista, pero es lo que dice la Biblia.

Santidad a Través de la Sumisión

Pedro ciertamente no estaba enseñando que las mujeres deben seguir ciegamente todo lo que sus maridos dicen, como si ellas nunca podrían ofrecer una opinión contraria o pensar por sí mismos. Pero él estaba sugiriendo que una mujer piadosa tratará de “ganar” a su esposo, por medios tranquilos, apacibles respetuosas – no rebelándose contra el, o tratando de tomar el control de su lugar como cabeza de la familia.

Pedro continua estableciendo todo esto en una perspectiva bíblica e histórica:

Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos. Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella, si hacéis el bien y no estáis amedrentadas por ningún temor. (1 Pedro 3: 5-6)

Pedro no estaba creando ninguna nueva regla. Y sin importar lo que las nociones modernas de corrección política podrían sugerir, estos no son principios anticuados, tampoco. Las mujeres piadosas siempre han estado más preocupadas por la santidad.

La Enseñanza en un Papel Vital

Las mujeres que cumplen supremo llamamiento de Dios en sumisión a sus maridos también están calificadas para un ministerio de enseñanza vital.

Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen lo bueno, que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. (Tito 2:3-5)

La expresión “ancianas” se refiere a mujeres maduras no necesariamente mujeres de edad avanzada, sino esposas y madres que ya tienen experiencia en criar familias y mantener un hogar en orden. Los deberes que Pablo les dio son simples y directos. Han de ser las mujeres de carácter santo ("reverentes en su comportamiento, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino"). Y ellas deben ser maestras ("que enseñen lo bueno"). ¿A quienes deben enseñar? A las mujeres más jóvenes. ¿Qué deben enseñar? Pablo enumeró una serie de obligaciones simples por esposas.

Esta sección de Tito da un patrón de belleza para las mujeres que buscan un ministerio en el que puedan poner sus dones para el mejor uso. Las mujeres ancianas deben enseñar a las mujeres más jóvenes las habilidades y disciplinas necesarias para tener un hogar y el matrimonio exitoso. Las esposas y madres experimentadas encontrarán su mayor avenida del ministerio al enseñar a las esposas más jóvenes lo que necesitan saber para ser esposas, madres y amas de casa eficaces.

Supervisar el Hogar

Note, por cierto, que todas las prioridades bíblicas de la mujer se centran en la familia y el hogar: “amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, 5 a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos” (Tito 2: 4-5). El punto de partida es el amor – el amor de la mujer por su propio marido y sus hijos. Y ella expresa ese amor en su virtud y su abnegación, principalmente en el ámbito de su propio hogar. El hogar es donde la mujer verdaderamente piadosa florece. Es el lugar donde se encuentra su mayor alegría. Y es donde tiene su más importante influencia.

Todo esto está envuelto en lo que Pablo quiso decir cuando instó a las esposas a estar sujetas a sus maridos (Efesios 5:22).

La próxima vez, vamos a ver sus instrucciones hacia los maridos.

(Adaptado de The Fulfilled Family )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150420
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: