Skip to content

El Llamado Supremo De la Sumisión

17 abril 2015

clip_image002

El Llamado Supremo De la Sumisión

Efesios 5: 22-24

Por John MacArthur

La palabra sumisión evoca imágenes feas y reacciones incluso más feas en nuestra cultura moderna "liberado". El concepto de sumisión está ahora popularmente asociado con la debilidad, la derrota y la opresión.

Es fácil olvidar que la sumisión de Cristo a su Padre, "hasta el punto de la muerte" (Filipenses 2: 8), no sólo demostró una inmensa hazaña de fuerza humana, sino que es también el modelo para la vida cristiana (cf. Filipenses 2:1-11). Y la unidad familiar es uno de los mayores campos de prueba para que los creyentes coloquen esa sumisión de manifiesto.

Pero ¿cómo podemos someternos unos a otros en el contexto de una familia sin dejar de reconocer las funciones ordenadas por Dios de liderazgo y la autoridad? Ese es el tema que Pablo abordó en Efesios 5:22-6:4. Puesto que la sumisión resume el carácter de la persona que está verdaderamente llena del Espíritu Santo, Pablo explicó cómo la sumisión mutua debe funcionar en una familia.

Él escribió bajo la guía del Espíritu Santo, por supuesto, así que esto no era solo la opinión privada del apóstol (2 Pedro 1:20-21). Dios mismo inspiró las mismas palabras del texto (2 Timoteo 3:16). Pablo habló aquí a las esposas, esposos, hijos y padres, en ese orden. Y la advertencia a las esposas es simple, cubriendo sólo tres versículos:

Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. (Efesios 5: 22-24)

Es importante recordar que Pablo no comenzó por señalar y consignar a las esposas a un estatus de segunda clase. Hay un sentido en el que todos los miembros de la iglesia deben someterse a todos los demás como Pablo establece claramente en el versículo anterior. Efesios 5:22 simplemente explica como las esposas deben demostrar su sumisión.

Observe también que Pablo comenzó y terminó esta breve sección especificando a quienes las esposas deben someterse: "a sus maridos" (Efesios 5:24). “Su marido” sugiere que la esposa debe estar voluntariamente sujeta al marido, que es su posesión. Los esposos y las esposas pertenecen el uno al otro, y por lo tanto tienen responsabilidades únicas uno al otro, de las que no tienen con nadie más (cf. 1 Corintios 7:3-4).

Las mujeres como grupo no se hacen siervos de los hombres en general, y los hombres no son elevados automáticamente a una clase dominante sobre todas las mujeres. Pero la Escritura llama a cada mujer a someterse, en particular, al liderazgo de su propio marido. En otras palabras, la propia familia es el ámbito principal en el que una mujer piadosa debe cultivar y demostrar la actitud de humildad, servicio y sacrificio que se pide en Efesios 5:21.

Además, el mandamiento es general y amplio. No se limita a las esposas cuyos maridos están cumpliendo su función. No está dirigida sólo a las esposas con hijos, las esposas de los líderes de la iglesia, o incluso las esposas cuyos maridos son fieles creyentes. Es categórico e incondicional: esposas. Cualquier persona que se ajusta a esa clasificación está obligado a obedecer el mandato de este versículo al someterse a su propio marido.

¿Qué, exactamente, requiere este mandamiento? La palabra griega para "sujeto" o someter (hupotasso) significa "hacer fila bajo." Tiene la idea de colocarse uno mismo en un rango inferior al de otra persona. Esta es la idea misma de la humildad, la mansedumbre y la humildad de mente que se pide en Filipenses 2:3: “cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo.” De ninguna manera tampoco implica inferioridad – se habla de una clasificación funcional, no una inferioridad de esencia.

Este es un papel que Dios mismo ordenó para las esposas. En Génesis 3:16, Dios le dijo a Eva: “tu deseo será para tu marido, y él tendrá dominio sobre ti.” Por un lado, el matrimonio es la unión perfecta de dos personas que se convierten en una sola carne (Génesis 2:24 ). Por otra parte, Dios ha ordenado claramente que el marido debe ser la cabeza en esa relación. Hasta la naturaleza parece afirmar el orden correcto. Los hombres normalmente tienen la ventaja de una mayor resistencia física y emocional, mientras que las mujeres por lo general tienen una concentración más misericordiosa y carácter que los equipan para ser un apoyo y aliento –ayudantes adecuados a sus maridos.

Estoy consciente que la supremacía del esposo y la sumisión de la mujer no son nociones populares en estos días. Incluso en algunos círculos cristianos hay movimientos que tratan de derrocar el orden bíblico y sustituirlo por algo que es más políticamente correcto. El mundo quiere un enfoque más humanista e igualitario a la sociedad: una igualdad asexual, sin clases, artificial. En lugar de rechazar esa filosofía y defensa de los principios bíblicos, muchos en la iglesia han sido presa de las mentiras de nuestro tiempo.

Pero la Escritura es clara y consistente. Cada vez que la Biblia habla sobre el papel de la mujer, el énfasis es exactamente el mismo. Esto no es una opinión personal machista del apóstol Pablo, como algunos han sugerido. Tampoco es un principio confuso o ambiguo que se sugirió vagamente en la Escritura. Toda la Escritura que toca el tema del papel de la mujer dice esencialmente la misma cosa. No hay que moverse por ese hecho bíblico y, como veremos la próxima vez, la Escritura da continuamente respuestas claras a cada objeción importante.

(Adaptado de The Fulfilled Family )


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150417
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

One Comment leave one →
  1. 18 abril 2015 11:45 am

    Muy bueno el artículo. Gracias por compartir cosas tan edificantes. En los tiempos en que vivimos, y a veces creyendo muchas mentiras, es imprescindible volvernos a las Escrituras. ¡Bendiciones desde Ecuador!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: