Skip to content

El Amor Bíblico: Buscando Mi Gozo en Tu Gozo

17 abril 2015

clip_image001El Amor Bíblico: Buscando Mi Gozo en Tu Gozo

Por Mike Riccardi

“No es que queramos tener control de vuestra fe, sino que somos colaboradores con vosotros para vuestro gozo; porque en la fe permanecéis firmes. Pero en mí mismo decidí esto: no ir otra vez a vosotros con tristeza. Porque si yo os causo tristeza, ¿quién será el que me alegre sino aquel a quien entristecí? Y esto mismo os escribí, para que cuando yo llegue no tenga tristeza de parte de los que debieran alegrarme, confiando en todos vosotros de que mi gozo sea el mismo de todos vosotros.”- 2 Corintios 1:24-2: 3 –

Pablo está dando detalles sobre lo que dijo en 2 Corintios 1:23 —que era por consideración de los corintios que él pospuso su segunda visita a los mismos, ya que no quería una repetición de su dolorosa visita. No quería venir antes de que tuvieran tiempo para arrepentirse, y luego tener que venir con la vara y castigar el pecado impenitente. Eso, dice, no habría tendido a su alegría (cf. 2 Cor 1,24).

Pero en los tres primeros versículos del capítulo 2, nos enteramos de que, aunque el cambio de Pablo en los planes de viaje era por consideración a los Corintios, antes que nada, no eran los únicos a los que estaba tratando de salvar de la tristeza. Note el énfasis repetido en estos tres versos de nuevo: “Pero en mí mismo decidí esto: no ir otra vez a vosotros con tristeza. Porque si yo os causo tristeza, ¿quién será el que me alegre sino aquel a quien entristecí? Y esto mismo os escribí, para que cuando yo llegue no tenga tristeza de parte de los que debieran alegrarme, confiando en todos vosotros de que mi gozo sea el mismo de todos vosotros.”

¿Está Pablo siendo egoísta? Sólo está repitiendo una y otra vez que su preocupación es que él no entristeciera, y que no iba a perder su medio de gozo. A menos que Pablo se haya vuelto absolutamente loco, y haya olvidado por completo de lo que está tratando de lograr mientras escribe, a saber, para convencer a los Corintios de su amor por ellos –y ahora está finalmente permitiendo bajar la guardia y mostrando sus verdaderos colores que él es sólo manipulador egoísta – a menos que eso es lo que está pasando aquí (y no lo es), lo que aprendemos de este pasaje es que hay una manera de buscar su propia alegría y, al mismo tiempo, amar a la gente. Y eso es cuando usted busca su gozo en su gozo – cuando usted busca la felicidad de los demás como su felicidad. El amor bíblico verdadero consiste en el compartir el mutuo gozo – de buscar el gozo del uno al otro como si fueran propios.

Charles Hodge realmente captura la forma en que Pablo está razonando aquí. Él escribe: "Si he venido a vosotros con la vara de la disciplina, sabía que eso sería causarles tristeza. ¿Y cómo puedo ser feliz, si van a ser afligidos? A menos que mi visita les cause gozo, no podría aportar ninguna alegría para mí (407).” Philip Edgcumbe Hughes dice: “El sentido de este versículo es que [Pablo] no podría agradarse de los que el había hecho entristecer; para su dolor es su dolor, al igual que gozo es su gozo.” (53) Charles Hodge dice otra vez, “Tal fue el amor del apóstol para los Corintios que si no estaban felices él no podía ser feliz” (407). Tal fue el amor del apóstol.

Como puede ver, amigos, el amor bíblico no es benevolencia desinteresada. El verdadero amor bíblico no es más que la abnegación fría, sin importar el costo. El punto del amor no es que el amante debe continuar sin algunas cosas buenas en particular. El punto del amor es que el amante debe hacer lo que hay que hacer para asegurar esas cosas buenas por su amada. El amor no es principalmente sobre nuestra abstinencia; se trata de la felicidad nuestra amada.

clip_image002 Uno de los mejores ejemplos de esta verdad que he oído es John Piper de la ilustración de “Rosas para Noel” (véase el punto 5 aquí ) .Aquí mi versión de la misma.

Imagínense, señores, que es el Día de San Valentín, y llegas a casa con un hermoso ramo de una docena de rosas rojas para su esposa. Ella te ve con los rosas, sus ojos se iluminan, sonríe de oreja a oreja, y ella se lanza a sus brazos alrededor de su cuello, y le dice: “Oh, cariño, que hermosas! Muchas gracias!”

¿Cuál es tu respuesta? “Sí, no hay de qué.” Estás desinteresado. “claro. Sólo hago mi deber marital.”

¿Es eso amor?

¿Por qué no? El amor es una acción, ¿verdad? Usted ha llevado a cabo obedientemente la acción de comprarle a tu mujer rosas para el Día de San Valentín. El amor es el auto-sacrificio, ¿no? Dejaste tu trabajo temprano, condujiste 30 kilómetros de distancia hacia la mejor florería que conocías, por tanto pudiste encontrar las más bellas rosas que se podrían obtener en sus manos. ¿Cómo es que eso no es amor?

¡Porque el amor es más que una acción! El amor es algo más que la auto-sacrificio! El amor busca su gozo en el gozo de otro!

¿Cuál es la respuesta del amor a las puertas, cuando su esposa le da las gracias por las flores? La está teniendo en sus brazos, sonriendo hacia ella, y le dice: "Cariño, es un placer. Nada me hace más feliz que verte feliz. "¿Quién de ustedes, señoras, va a llamar a su marido egoísta porque busca su felicidad en su felicidad? ¡Ninguna de ustedes! ¿Por qué? Porque aunque no siempre somos perfectamente conscientes de ello, entendemos que el amor es tener el gozo de otra persona tan inextricablemente ligado a su propio gozo, como si su corazón envolviese su propio corazón –que su felicidad es lo que sostiene tu felicidad.

Este es el amor que Pablo tenía por los corintios. Su gozo era su gozo. Y luego, al final del versículo 3 dice: “…confiando en todos vosotros de que mi gozo sea el mismo de todos vosotros.” En otras palabras: “Queridos Corintios, su gozo es mi gozo. Me siento feliz cuando son felices. Y en mí está la esperanza de que mi gozo sería su gozo también –que lo que les traiga el mayor deleite no es mi pena y mi dolor, sino mi gozo.”

¡Qué hermoso cuadro del verdadero amor, cristiano! Mi oración es que el Espíritu de Dios obre de tal modo el amor bíblico verdadero en los corazones de Su pueblo, que yo busque su bien como mi bien, que usted busque su gozo en mi gozo – que el pueblo de Dios buscará nuestra felicidad en la felicidad del otro.¿Sabes lo que pasaría entonces? El ministerio de sacrificio y entrega de unos a otros en el cuerpo de Cristo pasaría de ser simplemente nuestro deber, a ser nuestro deleite. El servicio difícil e inconveniente para nuestros hermanos y hermanas no sólo sería algo que sabemos que debemos hacer y sentirnos culpables de ello si nosotros no lo hacemos. Sería nuestro gozo; sería nuestra carne y nuestra bebida. Entonces las necesidades serían satisfechas. Entonces el cuerpo de Cristo verdaderamente se ministraría unos a otros.

Entonces el amor de Jesús sería manifiesto a un mundo que observa.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: