Skip to content

Una Breve Historia de la Eternidad

14 abril 2015

clip_image002Una Breve Historia de la Eternidad

Por Clint Archer

Este es un fragmento de mi libro una Guía de Visita al Infierno. El libro está destinado a ayudar a los no creyentes a entender (o creyentes explicar) por qué los cristianos creen en el infierno, y lo que la Biblia enseña al respecto. Este es un fragmento, seguido de un enlace a un video clip promocional del libro (comentarios sobre mi acento mestizo se borrará !!)

Una Historia del Infierno

Hasta donde la historia nos lleva, en todas y cada cultura que se molestaron en escribir sus creencias, el infierno ha obsesionado a la humanidad. No es mi intención dar una historia de cómo la doctrina fue desarrollada en la literatura, el arte y los sistemas de creencias religiosas. Otros han hecho un buen trabajo para eso.

Pero, francamente, aprender sobre lo que las diferentes religiones creían así como la forma y cuando esas doctrinas evolucionadas no es tan fascinante para mí como el hecho de que todos ellos tienen algunos aspectos en común. He aquí una breve muestra de como algunas religiones reconocibles conciben el infierno. Vea si puede detectar similitudes.

  • Los Judíos lo conocen como el Seol, una palabra que se refiere en términos generales a la tumba, o el ámbito de los muertos, y más ominosamente como Gehena, el nombre de un vertedero de basura de fuego fuera de Jerusalén donde la basura se quemaba día y noche, incluyendo animales enfermos desechados, y gusanos se criaban sin obstáculos.
  • Los griegos creían que en el Hades –el inframundo habitado por almas que han partido –estaba reservado un compartimiento de tormento espantoso para los que había disgustado a las personas responsables de adoptar decisiones en su panteón de dioses mitológico de algún modo..
  • El Quran del Islam describe el lugar de encarcelamiento eterno de los infieles, es decir Jahannam, ya que comprende una llama de fuego y un abismo oscuro.
  • Los antiguos egipcios aseguraban que aquellos cuyas vidas fueron considerados indignos de una eternidad dichosa simplemente eran aniquilados.
  • Mayas temían el reino de nueve niveles de Xibalbá, incluyendo las dimensiones inferiores que eran gobernadas por atormentar a los espíritus.
  • Los aztecas anticipaban un mundo aterrador de jaguares merodeantes una oscuridad eterna y montañas hostiles.
  • Celtas llamaban el reino encantado de difuntos y espíritus inquietos Uffern (como en la palabra relacionada con horno).
  • Los eslavos lo llamaron Peklo.
  • En las religiones asiáticas antiguas se emplearon nombres como Gimokodan y Naraka. Incluso en la comprensión de la reencarnación una condena de sufrimiento es ejecutada por un tipo de degradación de "infierno en la Tierra" a una forma de vida menor, digamos una rata, o un gusano, o casi tan terrible, un Dalit (casta inferior de ser humana).

Sea cual sea el apodo asignado al estado penal, algunos temas son congruentes misteriosamente: un lugar o reino que era físicamente indeseable (demasiado caliente o demasiado frío para la comodidad), oscuro o de otra manera estéticamente disonante, poblado por espíritus malignos que atormentan a los que terminan allí, y trágicamente inevitable. La mayoría reconoce que la sentencia es el resultado de violaciones de los valores aceptados, como irreversible una vez fallecido, y como lo suficientemente aterrador para infundir terror.
Positivamente dicho, el propósito de la doctrina parece ser la de promover el compromiso con el sistema de la religión de evitar el infierno a toda costa. O dicho más claramente, y a riesgo de sonar simplista: la doctrina tiene la intención de extraerle un susto.

¿Por qué es que la gente cree en el infierno?

La doctrina del infierno es un concepto universal innegable. De hecho, sólo los que descartan todas las religiones totalmente pueden tener una cosmovisión sin infierno. Y en la historia de la humanidad cual sea la creencia de que no hay vida después de la muerte es una visión muy joven y estadísticamente marginal. Los ateos son valores atípicos en esta cuestión. ¿Porque es eso? ¿Qué pasa con la gente en esta vida y en este planeta que necesita el infierno? La respuesta es que hay algo instintivo en los seres humanos que sin duda reconoce que un comportamiento es bueno y algo malo.

El Nuevo Testamento lo pone de esta manera en Romanos 1:19-20 " porque lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.”

En otras palabras, Dios tiene gente conectadas con el conocimiento innato de lo que él considera que es correcto e incorrecto. Un general militar altamente educado y de una tribu primitiva ambos saben que en cualquier cultura, en cualquier época, el asesinato tortuoso no provocado de un bebé inocente, por tomar un ejemplo deliberadamente que revuelva el estómago, cae de lleno en la categoría fácilmente reconocido del mal. Nadie puede hacer eso y afirmar una excusa de ignorancia. Sabemos que que hay correcto e incorrecto, y en su mayor parte se puede discernir la diferencia.

Y además, incluso sin la revelación de Dios, nuestros cerebros están orientados a ser consistentes. De esta manera, no se puede creer en el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, y al mismo tiempo aceptar que la gente puede hacer lo que quieran sin impunidad. La injusticia provoca disonancia cognitiva en nuestro cerebro, como una melodía inconclusa, o como una película donde el malo escapa. Esto explica por qué los lectores disfrutan con el Conde de Monte Cristo y la venganza que Dantes sistemáticamente causa sobre cada uno de sus enemigos que conspiraron para tomar todo lo que era valioso para él, algo en nosotros resuena con los villanos para obtener lo que se merecen.

La doctrina del infierno es una doctrina que no solo es enseñada con claridad y de manera incontrovertible en la Biblia, sino que es una doctrina exigida por necesidad práctica, filosófica y teológica.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: